JavaScript

viernes, 16 de enero de 2015

LA ACCIDENTADA CORRIDA FEMENINA DE LA MÉXICO.

LA ACCIDENTADA CORRIDA FEMENINA DE LA MÉXICO
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
Como la suerte suprema ha pasado a ser secundaria, los matadores de toros no la dan actualmente la importancia que debe tener como suerte fundamental. Y si esto la hacen los matadores de toros masculinos no digamos los femeninos a los que no he visto matar como Dios manda a ninguno.
Que algunas de las matadoras de toros conscientes o inconscientemente se enfrontilan con el toro en la suerte suprema hay que reconocerlo, pero luego… no saben realizar la cruz en el momento del embroque y mucho menos vaciar la suerte, por ello sufren tremendas cogidas que, porque Dios las realiza su quite, no acaban en cornadas mortales.
Asi ocurrió en una de las últimas corridas de la temporada 2014 en la Monumental de México, donde la torero Karla de los Ángeles tomaba la alternativa de manos de Hilda Tenorio y con la veterana Lupita Gómez como testigo, en una corrida fuerte, demasiado fuerte en mi estimación, del hierro de Guadiana que fundada por Lorenzo Garza Errauxbide hoy está en las manos de Armando Guadiana Tijerina.
Una corrida con mucho toro para tres mujeres de las que únicamente Hilda Tenorio demostró estar a la altura de las circunstancias.
Una alternativa donde ya en la ceremonia hubo cierto barullo en el intercambio de trastos y donde saliéndose de lo habitual la toricantana no lucía el típico traje de luces con el tafetán de color blanco.
El toro de la alternativa era un toro precioso de lámina y con trapío.
Karla de los Ángeles, apoderada por Lázaro Rosas,  lo toreó bastante bien de capote e incluso comenzó su faena de muleta de manera torera, pero llegada la hora de la verdad demostró que tiene un valor “a prueba de bomba”, pero que carece de idea en la ejecución de la suerte suprema. Por ello entró en rectitud y el toro le propinó una cornada en la cara interna del muslo derecho por lo que hubo de acudir al callejón a reponerse del golpazo, beber el agua reconfortadota y someterse a la recomposición mediante vendaje del traje destrozado.
Nuevamente se fue valientemente a por el toro para entrar a matar de nuevo. Al perfilarse, el toro se adelantó a su acción de estoquear y nuevamente una cogida espectacular que afortunadamente quedó en el susto y en nueva cornada.
Acudieron muchos capotes al quite, pero de manera precipitada hasta el extremo de que uno de los banderilleros, cuando Karla estaba en manos de las asistencias para llevarla a la enfermería, dio un capotazo en sentido equivocado echando el toro encima de las asistencias y recibiendo una cornada uno de los  monosabios portadores de la matadora herida.
Finalmente fue llevada a la enfermería mientras el toro doblaba al filo de las tablas. Los padres de la torera bajan de la barrera que ocupaban al callejón para ir a la enfermería en unas escenas dramáticas.
Sale el segundo toro que es recibido con una larga cambiada de rodillas en terrenos de tablas por la torera michoacana Hilda Tenorio vestida con un terno grana y oro con los cabos blancos.
Ya en pie el toro aprieta e Hilda se zafa con valentía de las embestidas para una vez domeñarlo administrarle unas buenas verónicas que remata con una revolera.
Con lances por delante sin cruzar lleva al toro al caballo de picar y el picador Juan Pablo González se agarra ligeramente caído a un toro que aprieta mientras rectifica el piquero la colocación de la puya para continuar pegándole.
Lo saca un banderillero y lo deja en el capote de la matadora quien quita en base a tres lances por delantales rematados con una revolera. Aplausos.
No ha podido hacerse la ceremonia de devolución de trastos por estar la toricantana en la enfermería.
En banderillas Héctor García clava un  buen par, tomando precipitadamente el olivo al ser perseguido por el astado.  Alfredo Ibarra a la mejicana y con apuros prende el segundo, teniendo que tomar con precipitación el burladero después de que su compañero Juan Ramón Saldaña  le haga un preciso quite. Cierra tercio Héctor García con un solo palo arribas.
Hilda Tenorio brinda al público y recibe la ovación pertinente y se va a barreras para entregar la montera a su mozo de estoques.
La faena de muleta la inicia doblándose por ambos pitones para rematar con un pase de pecho sobre la mano derecha.
Torea por ambos lados al toro con la muleta portada en la mano diestra, rematando con un molinete.
Serie de cuatro buenos redondos que, tras martinete, remata con el de pecho sobre la mano derecha. Ovación.
Tras dar distancia al toro se acerca con la muleta portada en la derecha. Tres buenos redondos. El toro se para. Nuevo posicionamiento. Dos nuevos redondos, martinete, cambio de muleta de mano. Trata de dar un natural y como el toro aprieta finaliza con un desplante torero ante la cara del cornúpeta.
Un pase de pecho sobre la mano derecha la deja posicionada para el toreo al redondo. Buenos redondos. El toro se para. Nuevo posicionamiento. Dos buenos redondos. Se cambia la muleta de mano ante la cara del toro y remate con el pase de pecho sobre la mano izquierda.
Muleta en la zurda. Ayudándose del simulado administra una serie de cuatro buenos naturales que remata con el de pecho sobre la izquierda. Ovación.
Cuatro excelentes redondos que, tras martinete remata con un pase de pecho de rodillas sobre la mano derecha al que sigue un desplante de rodillas ante la cara del toro. Ovación.
Dos molinetes en cadena. Un redondo. El toro se para. Muy valiente Hilda se enfrontila con el toro. Un buen redondo. Cambio de muleta de mano y remate final con el pase del desprecio. Con la muleta plegada sobre el antebrazo izquierdo se va a por el estoque de matar.
A la vuelta unos ayudados por alto. Busca la igualada. En la suerte natural pinchazo arriba que encuentra hueso y el estoque es escupido. En la suerte contraria pinchazo arriba que el toro escupe nuevamente. Nuevo pinchazo en la suerte natural que es escupido por el toro. Finalmente a la cuarta y en la suerte natural, logra una estocada entera aunque ligeramente caía de la que el toro tras capoteo de los banderilleros y tras recibir un aviso,  es abatido con el golpe certero del descabello manejado por Hilda.
Sale el tercero de la tarde. Agustinjaime. 515 kilos con el hierro de Guadiana. Cárdeno oscuro de capa. Su lidia y muerte corresponde a Lupita López que viste un terno nazareno y oro con los cabos blancos.
El toro desdeña el primer capotazo de saludo de Lupita y se da una vuelta al ruedo  A la vuelta la de Yucateca le administra unas buenas verónicas al tiempo que le gana terreno y en terrenos fuera de las dos rayas de picar, remata con una revolera en la que resulta desarmada.
Sergio González el banderillero de la cuadrilla de Lupita lo lleva al caballo de picar .Tras dudar en la embestida el toro se arranca improvisadamente cuando el picador está posicionando el caballo y sale huyendo en el momento que siente el hierro en su cruz. Nuevamente lo mete al caballo el banderillero y ahora el picador haciendo la suerte de la aceituna se agarra arriba y tapándole la salida trata de castigar a un toro que no se emplea en la suerte de varas. Como le sigue tapando la salida el juez de plaza le avisa con un bocinazo de trompeta.  El toro pierde las manos en la salida del caballo. Nuevamente el banderillero lo lleva a una tercera entrada  mientras Lupita solicita el cambio de tercio desmonterándose
En banderillas Sergio González prende un par trasero con facilidad. Juan Ramón Saldaña a la mejicana coloca el par arriba. Cierra el tercio Sergio González con un solo palo arriba.
Lupita tras pedir permiso al juez de plaza deja la montera en el estribo para brindar  a los heridos en esta corrida.
Y comienza su faena toreando al redondo en una serie de tres redondos a media altura y, sin mucho ajuste que digamos, rematados con el pase de pecho sobre la mano derecha.
Y tras dar tiempo al toro, un molinete la deja posicionada para el toreo al redondo. Lupita muy tranquila y haciendo las cosas con asentamiento da una buena serie de redondos.
Muleta en la zurda. Dos buenos naturales a un toro dotado de media arrancada por lo que ha de salir de la cara del toro. Un natural ayudado. Otro bueno sin ayuda empleando bien la embestida del toro ayudándose del estoque simulado tras aguantar al toro en un natural donde entra rebrincado le administra dos naturales buenos  y remate con el pase de pecho sobre la derecha al que sigue un desplante torero con la rodilla derecha en tierra.
Vuelve a dar tiempo al toro y se va a por él con la muleta portada en la diestra. Serie de redondos a media altura y a pies juntos. En el último se cambia la muleta de mano y tras aguantar la embestida descompuesta del toro en dos naturales, remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda.
Dos redondos rematados con un pase de pecho despegado. Sobre la mano derecha.
Con la muleta en la zurda, un natural en la que el toro se queda en el centro de la suerte. Lo vuelve a intentar Lupita y sufre la misma consecuencia. En la tercera intentona le echa muy bien la muleta y logra un buen natural .
Como ve que la faena no remonta se va a por el estoque de matar. En la suerte natural le administra un bajonazo del que el toro dobla. El puntillero con una gran habilidad acierta desde la distancia.
El cuarto de la corrida atiende por Cecilio y pesa 490 kilos. Negro de capa.
Hilda lo saluda con una verónica a pies juntos de la que el toro sale suelto. A la vuelta otro lance más a la salida del cual el toro salta al callejón e hiere en la mano izquierda al aficionado Gonzalo Martínez que ocupaba un burladero y la que un monosabio le lleva a la enfermería al sangrarle la mano abundantemente.
Hilda lleva el toro al caballo de picar montado por Luís Miguel González con lances por delante sin cruzar. El  Picador se agarra arriba y el toro cornea el peto con la cara a media altura. Sale suelto pasando sin fijarse en los capotes tanto del banderillero que pretendió sacarlo del caballo como en el de su matadora. Finalmente es el banderillero quien lo lleva a la segunda entrada, en la que el piquero vuelva a agarrarse arriba. El toro sale nuevamente suelto coceando.  Hilda realiza su quite de capote en base a una chicuelita en la que resulta desarmada.
En banderillas, Diego Martínez clava un buen par. El tercero de la cuadrilla Ibarra al relance las deja arriba  Cierra tercio Matíñez con un buen par que le permite el desmonterado desde el tercio.
Hilda brinda en terrenos de tablas al matador de toros Teodoro Gómez. . La faena de muleta la comienza doblándose por ambos pitones a medida que lo gana terreno para sacarlo fuera de las dos rayas donde se lleva la muleta a la izquierda. Un natural que remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda.
Prueba al toro por el pitón derecho y el astado entra midiendo al torero. Dos buenos redondos. En el tercero el toro se desentiende la muleta de Hilda.  Otros nuevos redondos y tras cambiarse la muleta de mano, remata con un trincherazo sobre la mano izquierda al que sigue un pase del desdén.
Se trata de un toro que está pendiente de todo menos de la muleta de su matadora.
Hilda cambia de muleta que le proporciona uno de sus banderilleros en terrenos de tablas. Y se va en busca del toro. Un pase de las flores la deja posicionada para el toreo al redondo. Un redondo del que el toro sale suelto en busca de las tablas. La torera lo persigue y seguidamente con pases por delante tira de él cambiándole de terreno. Le administra un natural ayudado. Otro sin ayuda de la que el toro sale suelto y se va a su querencia.  Nuevos pases de tirón para cambiarle de terreno.  En ese nuevo terreno un buen natural ayudado, pero el toro tiene mal estilo en sus embestidas por lo que esta valiente torera decide ir a por el estoque de matar.
Estocada caída aunque entera. Ca`poteo de los banderilleros y el toro se echa. El puntillero acierta al segundo intento.
Sale el quinto de la tarde. Yesero 530 kilos. Negro de capa. Un toro grande que de salida remata en el burladero. En un momento de su carrera salta al callejón y sorprende a un monosabio que estaba distraído  produciéndole graves lesiones en la cara.
Cuando entra d nuevo al ruedo Lupita lo torea por la cara tratando de fijar su embestida. Al no conseguirlo se hace cargo del toro un banderillero Cristian Sánchez que lo lleva al centreo del ruedo para sujetarlo en ese terreno en espera de que se posicionen los picadores. Ese mismo banderillero lleva el toro al caballo de picar. El picador realiza la suerte de la aceituna no obstante lo cual se agarra caído. El toro no aprieta a pesar de que el picador le estimula repiqueteando con la puya sobre su anatomía. Lo saca Cristian y lo deja en el capote de un compañero quien a su vez lo deja en el capote de la matadora. Lupita le administra un capotazo del que el toro sale suelto y se va nuevamente al picador quien le administra un picotazo del que el astado sale suelto.  El banderillero que protege al segundo picador le mete en el caballo de éste, y en medio de las protestas del público el picador Carlos Domínguez mueve bien el caballo y cuando el toro se arranca le pica arriba  en medio de la bronca del público.
Lupita realiza su quite de capote con un capotazo del que el toro sale suelto y desentendido de la tela.
Mientras se procede a completar el segundo tercio Lupita recibe los consejos de su apoderado.
En banderillas con lidia de Sergio González, parean; Cristian Sánchez al cuarteo clava un buen par en todo lo alto. Juan Ramón Saldaña Clava al sobaquillo en par comprometido. Cierra tercio Cristian teniendo que entrar por dos veces ya que el toro en la primera entrada le gana la acción y ha se pasar en falso esquivando la embestida de su oponente. En la segunda entrada, entrando desde muy cerca, prende un gran par que merece la ovación y el desmonterado.
Lupita brinda a toda la afición del mundo y de España y finalmente al público de la corrida. Comienza su faena de muleta con un pase contrario,  un redondo ganado terreno y sacando al toro fuera de las dos rayas. En ese terreno remata con un pase de pecho sobre la mano derecha. Serie de buenos redondos en los que el toro volviendo al revés trata de irse. Dos redondos más que remata con un pase de pecho sobre la mano derecha.
Un pase de pecho sobre la mano derecha le deja posicionado para el toreo al redondo. Un redondo tapándole con la muleta la cara del toro y remate con el pase de pecho sobre la mano derecha.
Tira del toro para sacarlo a los medios  y allí se lleva la muleta a la mano izquierda. Dos naturales. En el último pierde la muleta que ella misma se ocupa de recoger del suelo una vez que el toro se aleja del lugar. Un natural del que el toro sale rajado para irse a refugiar en las tablas. Un pase de pecho sobre la izquierda  al que sigue un pase del desdén.
Dos molinetes en cadena. Serie de ayudados por alto al filo de las tablas que es el terreno a donde se refugió el astado y allí lo torea de pitón a pitón.
Tras tomar el estoque de matar busca la igualada. En la suerte contraria entra a matar sufriendo un puntazo en el muslo derecho logrando algo más de media estocada .
Capoteo de los banderillero. El toro barbea tablas para doblar al llegar a  la altura de un burladero. Se levanta nuevamente , Continúa barbeando tablas. Está muy herido. Dobla y el puntillero desde dentro del burladero acierta con la puntilla.
Sale el sexto y último de la tarde. Chimocheco. Hilda lo lancea tratando de fijar la embestida El toro la aprieta hacia los adentros y tras pasar unos momentos de apuros Hilda logra salirse hacia los medios. En el centro del ruedo trata de torearlo de capote. Un toro dotado de media arrancada.
Diego Martínez lo lleva al caballo de picar. Pica Juan Pablo González y en el primer picotazo el toro sale suelto. El banderillero nuevamente lo posiciona ante el caballo. El piquero vuelve a agarrase arriba. El toro aprieta y es castigado  a modo. Gran pelea en varas la de este toro.
Hilda solicita el cambio de tercio que el juez de plaza concede.
Trata de quitar Hilda. Un capotazo en el que el toro no pasa.
En banderillas Rubén Ávila clava un buen par con exposición. Al igual que en su segunda entrada.
Hilda brinda a Karla de los Ángeles y comienza su faena de muleta doblándose a media altura sobre ambos pitones. Muleta en la diestra. Trata de torear al redondo pero el toro no pasa quedándose en medio de la suerte. N redondo en el que tras martinete remata con el de pecho sobre la derecha.,
El toro se niega embestir conocedor en todo momento de lo que se deja atrás, por lo que la matadora con buen criterio se va a por el estoque de matar. En la suerte contraria y fuera de las dos rayas, pinchazo arriba sin soltar. En la segunda entrada y en la suerte contraria logra una estocada entera recibiendo en el encuentro la torera un fuerte golpe en el abdomen.
El toros se acula en tablas y el puntillero entrando por de tras acierta al primer intento.
Un despropósito de corrida que llevo al coso de Insurgentes a 5000 espectadores que pudieron ver la disposición de tres toreadoras de toros que, no matadoras de toros, quienes pasaron sus apuros y una, la menos preparada técnicamente, que sufrió unas cornadas que pudieron traducirse en una tragedia.
Reportaje gráfico de lo realizado por Karla de los Ángeles.

 







 






 







 







 







 







  









Reportaje gráfico de los realizado por Hilda Tenorio.

 







 







 








 








 







 







 







Reportaje gráfico de lo realizado por Lupita López.

 







 








 








 







 







 






 








Cosas de la corrida.


 









 







 








 







 






 










No hay comentarios: