torostarifa.blogspot.com

jueves, 28 de febrero de 2008

LA CORRIDA DEL DIA DE ANDALUCIA.

Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.

Este año la ciudad elegida para este evento ha sido la de Torremolinos y allí en su plaza de toros regentada por Jorge Conde han realizado el paseíllo, precedidos de un caballo español de capa castaña:
JAVIER CONDE (de catafalco y oro con cabos blancos).
DAVID FANDILA “EL FANDI” (de azul pavo y oro) quIen llevaba un precioso capote de paseo que había sido estrenado por su banderillero Oscar Padilla, al prestárselo en un olvido.
MIGUEL ANGEL PERERA (verde y oro).
Quienes cumplimentaron a la Presidencia ocupada por D. Francisco Carmona quién demostró en algunos momentos puntuales conocer el Reglamento Taurino. Presidencia que ocupaba el palco central engalanado con la bandera de España y que era flanqueado por dos palcos donde figuraban los colores de la bandera de Andalucía.
Los toros pertenecientes a la vacada de Juan Pedro Domecq que dieron excelente juego en general, salvo el cuarto de la tarde que correspondió al diestro malagueño Javier Conde.
La corrida fue televisada en directo para toda España a través de Canal Sur.
DESARROLLO DE LA CORRIDA.
El primer astado de la tarde llevaba en sus costillares el número 55 y en su romana era de 510 kilos. Su nombre "Torero". Se trataba de un toro castaño, ojinegro no excesivamente armado que galopa de salida.
Es recibido por Javier Conde con tres verónicas sin ajuste rematadas con una media a una mano.
Por descuido, le dejan que se vaya a por los caballos cuando salían al ruedo y allí sorprende al picador de turno que lo es Justo Jaén quién no obstante se agarra arriba. Cuando Conde trata de probarlo nuevamente se va en busca del caballo y el picador se limita a señalar el puyazo.
En el quite Conde se limita a tres lances de tanteo por la cara.
En banderillas “El Mangui” coloca un par en su sitio aunque apuradillo. Le vimos no muy sobrado de facultades físicas. Miguel Ángel García coloca un buen par aunque con apuros debido a que el toro corta en el viaje. Se cambia el tercio.
Conde brinda a “Curra” una amiga de siempre que ocupa un burladero de dentro del callejón.
Y comienza su faena excesivamente cerrado en tablas a base de tres pases semidoblones seguidos de tres pases de pecho en cadena, que sirven para medio sacar al toro a la raya de picar.
Sigue con dos redondos que son rematados con el doble de pecho.
El viento arrecia y molesta al torero, de tal manera que al intentar dar un natural le descubre, Conde no aguanta y el toro se va por él dejándolo en evidencia.
Suena la música al tiempo que administra cinco redondos ligados, a base de ganar un paso en cada muletazo, que son rematados con el doble de pecho.
Siguen cuatro redondos ejecutados a media altura y rematados por encima de la pala del pitón, que finalizan abrochados con el de pecho donde al protestar el toro le propina un cabezazo al diestro.
Con la muleta en la mano izquierda trata de dar dos naturales, ayudados con el estoque a fin de prolongar el engaño, que no son brillantes por la falta de aguante a la embestida del toro. Nuevo intento y más de lo mismo.
Vuelve a la diestra con la que logra cuatro redondos extraordinarios que remata con el doble del pecho. Tres nuevos redondos a media altura que son rematados con un pase de pecho aprovechando la huída a tablas del toro.
Conde va camino del estoque de verdad y cuando regresa al toro, le cuesta trabajo sacarle de la querencia a tablas. Se empeña en ejecutar la suerte suprema en la suerte natural (cuando el toro habia paretado hacia "los adentros") y ha de propinar tres pinchazos que son escupidos. Entra a descabellar antirreglamentariamente y lo logra al tercer intento. El silencio es el premio a su labor.

En su segundo que resultó ser el peor toro de la corrida de nombre “Grabador” con el número 148 y 503 kilos de romana, abierto de pitones aunque gachito.
En las cuatro verónicas de recibo se cierne por el pitón izquierdo de ahí que Conde no se ajuste en los lances.
“El Mangui” se encarga de tratar de enseñarle a embestir, sin conseguirlo.
Lo pica Ignacio Rodríguez que se agarra arriba mientras el toro empuja con la cara por las nubes. Lo prueba Conde con tres mantazos y nuevamente lo lleva al piquero para acto seguido desmonterarse pidiendo el cambio.
En banderillas Paco Arijo pasa apuros lo mismo que Miguel Ángel García quien las deja arriba. Se cambia el tercio.
El toro tiene la dificultad de frenarse en algunas embestidas antes de llegar a la muleta, por lo que es difícil confiarse con él.
El pitón más potable es el izquierdo de ahí que Conde trate de torear al natural, logrando tres naturales buenos que hacen que suene la música.
Con la muleta en la derecha tres intentos de redondos que no salen por falta de confianza y que no remata con el de pecho tras tres intentos fallidos debidos a las dudas. Y así en dos series más de tres que no son rematados porque son enganchados.
Conde duda ante la incierta embestida del toro. Comienza a componer la figura, pero el toro no pasa. Trata de realizar ese pase tan suyo de "paso de ballet" pero se queda en el intento debido a que los nervios no le dejan asentar las zapatillas en la arena al ver que se iba de vacío.
Debido a la larga faena realizada, sin justificación alguna, el toro gazapea y se hace tardo en cuadrar. En la suerte natural pinchazo que escupe. El toro aburrido se echa. Lo levantan y Conde le receta también en la suerte natural más de media estocada trasera que resulta suficiente para que el toro doble, mientras el público agradecido por la voluntad le tributa unas palmitas de consolación.

El segundo de la tarde atiende por “Avestruz”, lleva el número 67 y un peso de 485 kilos. Negro, gachito al que recibe “El Fandi” con una larga cambiada en el tercio seguida de cinco verónicas buenísimas y cuatro chicuelinas rematadas con un pase a capote vuelto precioso y finalmente con una larga a una mano. Gran ovación.
Lleva el toro al picador con cuatro chicuelinas al paso.
El toro se duerme bajo el caballo que monta Juan de Dios Quinta Caballero. Lo saca Oscar Padilla que es arrollado sin consecuencias.
El quite de “El Fandi” es precioso a base de tres chicuelinas enlazadas con tres talaveranas y rematadas con una revolera lentísima de ejecución.
Y estamos en el tercio fuerte de “El Fandi”. Toma las banderillas con los colores de Granada y desde el centro del ruedo cita al toro que está refugiado en tablas, corriéndole para atrás le coloca un par perfecto. El segundo par a un toro con muchos pies es haciendo "la moviola" y resulta espectacular por la perfección de ejecución y colocación. El último saliendo del estribo y clavando en el centro del anillo un par al violín. Finalmente cuando logra parar al toro el público se pone en pie mientras ovaciona al diestro.
Un buchito de agua y a por el último tercio. Tras mojar la muleta para contrarrestar el efecto del viento que ahora aprieta, se dirige al centro del anillo para brindar al público. Se va a por el toro, lo cita de largo y lo recibe de rodillas con cuatro muletazos por alto y un molinete. Ya de pie le propina tres pases de pecho seguidos, en el último de las cuales el toro pierde las manos.
Cuatro redondos rematados con el de pecho hacen que suene la música interpretada por la Banda del Colegio Las Flores de Málaga.
Como en el 2º redondo de la nueva serie pierde la muleta, la música cesa de inmediato, pero los cuatro redondos perfectos hacen volver a la melodía que contempla otros cuatro redondos más que son rematados con el pese de pecho tras martinete preparatorio.
Con la muleta en la izquierda tres naturales muy buenos. Al dar el cuarto el toro lo ve al quedar descubierto por el viento y se va a por él. “El Fandi” ni se inmuta mientras le administra otros cuatro más que son rematados con un afarolado y el de pecho. Nueva serie de tres rematados con el de pecho. Para finalizar antes de entrar a matar con una serie de rodillas donde ejecuta tres molinetes y ya de pie un circular completo. El toro rajado del todo ante el poderío del torero granadino. Refugiado en tablas allí mismo recibiendo le propina una estocada arriba. Le torea de pitón a pitón con la finalidad de que cuadre para el descabello. Le saca la espada y en ese momento el toro dobla.
Se pide la oreja de forma mayoritaria que el Presidente concede.

En su segundo que atiende por “Arrebato” marcado con el número157 y con 520 kilos de peso es un bonito toro de capa jabonera que adolece de falta de fuerzas motivo por el cual “El Fandi” no puede lucirse con el capote de salida.
La suerte de varas es ejecutada `por José Manuel González Cruz que se agarra arriba pero que consciente de la flojedad del toro no le aprieta. David pide el cambio que el Presidente concede.
En banderillas el tercio discurre así: Bajo las notas de el pasodoble más torero, Nerva, el primer par lo brinda al público y andando hacia atrás, clava en todo lo alto. El 2º tras tener que quebrar porque el toro venía con demasiado gas, se recorre más de media plaza corriendo para atrás y en la cara del toro clava arriba. El tercero fue una innovación de “El Fandi”, tomó cuatro palos, y ejecutó la suerte "del dos en uno", primero pone un par al violín en todo lo alto y seguidamente otro ejecutando la moviola.
La faena se la brinda a un niño que Juan y Medio llevó a su programa vestido de torero, se trataba de “Finito de Marbella” y la comienza toreando por redondos de rodillas a media altura que remata con el de pecho.
Dándole mucho sitio para cuidarlo en su falta de fuerzas, dos redondos y el de pecho.
Nuevo redondo, cambio por la espalda y serie de tres naturales en el último de los cuales clava los pitones en el suelo y da una voltereta.
Deja que se recupere y le propina una serie de seis naturales lentos rematados con el de pecho. Sigue por naturales en uno de ellos le engancha la muleta pero el torero no la suelta con lo que resulta roto el estaquillador. Ha de ir a por la nueva y al volver, el “pase de las flores” abre la serie de cuatro redondos rematados con el de pecho.
Nueva serie de un molinete, dos redondos completos, un martinete y el de pecho.
David Fandila parece emborracharse delante del toro, le da pases de todas las marcas hasta que ya no sabiendo que más hacer se va por la espada y de manera precipitada metisaca y pinchazo arriba que no suelta. El toro acusando el metisaca se echa. Se pide una oreja con fuerza que el Presidente concede.

El tercer toro de la tarde corresponde al diestro de Extremadura, Miguel Ángel Perera. Torero que nos ha encantado, pues al arte que atesoraba lo ha depurado de tal manera que ahora es un artista en toda regla. Ha estado extraordinario en sus dos toros.
Su primero lo quería crudo del todo por eso nada más entrar en jurisdicción de su picador Francisco Doblado se apresuró a pedir el cambio de tercio, pero como no lo hizo de manera reglamentaria el Presidente no le atendió la petición. Si se la concedió cuando se desmonteró al tiempo que le recriminaba con un gesto de cabeza.
El quite es precioso a base de tafalleras muy suaves que remata con una media a una mano.
En banderillas Álvaro Montes pone un buen par lo mismo que Guillermo Barbero. Se cambia el tercio.
Brinda al público desde el centro del anillo y deja con cuidado la montera en la arena.
Comienza la faena a base de seis pases por alto andando hacia las dos rayas y al llegar a ellas lo remata con un natural.
Por redondos administra dos series de cuatro y cinco respectivamente, lentos majestuosos, perfectos a los sones de un pasodoble precioso.
Más redondos en dos series de seis y tres que son rematadas respectivamente por un doble circular invertido y dos pecho perfectos.
Tres muletazos por bajo perfectos para cerrar al toro rematados con uno de pecho. En la suerte natural pinchazo arriba sin soltar para en la misma suerte estocada hasta la gamuza que hace rodar al toro. Se pide la oreja que el Presidente tras remolonear, concede.

Su segundo que es el sexto y último de la corrida atiende por "Comediante” pesa 494 kilos y es de capa castaña. Miguel Ángel lo recibe con seis verónicas de rodilla flexionada que remata con media a una mano en la misma postura.
Andándole por la cara lo lleva al caballo que monta Manuel Jesús Román quién se agarra muy trasero pero que tras rectificar le mete las cuerdas y deja de apretar ante los requerimientos de su matador.
El toro está como ausente, sin fijeza alguna, lo que dificulta el pareo por parte de Luis Miguel Calvo “Juncal” quien en el primer envite no logra clavar. Si lo hace el segundo Guillermo Barbero, para rematar el tercio “Juncal” en un par correcto del que sale incomprensiblemente destocándose.
La faena la comienza Perera con dos pases cambiados por la espalda, sin moverse de indudable mérito. Sigue con cuatro redondos abrochados con el de pecho, lentos y cadenciosos a los sones del pasodoble “Puerta Grande”.
Nueva serie de seis redondos templadísimos a pesar de los tornillazos del toro a la salida de los mismos que remata con un pase de pecho muy protestado por el toro.
Dos series de tres naturales largos y bien rematados, a pesar de que el toro se para a veces en medio del pase. Miguel Ángel aguanta todo con una seguridad y un valor a prueba de bomba.
Un “pase de las flores” da paso a una serie de cinco redondos que remata con el doble de pecho en dos tiempos.
Nueva serie de cuatro redondos rematados con el de pecho quedándose quieto haciendo el péndulo entre los mismos pitones que llegan a rozarle la taleguilla.
Seis manoletinas, un redondísimo y el de pecho es el final de su gran faena antes de conseguir una estocada en la surte contraria que tira al toro. Naturalmente se piden las dos orejas que el Presidente concede.
ENTONCES SI NOS QUERIAN.

Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.

En todos los tiempos, los toreros han ayudado con su trabajo a todo necesitado, de ahí que siempre fueran queridos por el pueblo español.
Esta vez voy a hablar de aquella corrida que organizó D. José Ortega y Munilla, director de "El Imparcial" a Beneficio de los soldados heridos y enfermos en Cuba y Filipinas, donde también, cómo tantas y tantas veces, el público taurino colaboró y contribuyó no sólo con su aportación económica sino que, en este caso, el elemento femenino engalanó la calle de Alcalá con sus mantillas y mantones de Manila al son de los cascabeles de los caballos que tiraban de los carruajes que las portaba a la Plaza.
La antigua plaza de toros de Madrid con lleno "hasta la bandera" en ese día 12 de noviembre del año 1896, en una tarde que parecía primaveral porque también el tiempo quiso colaborar al éxito de esta obra humanitaria.
El público tributó un gran aplauso a los maestros retirados Rafael Molina “Lagartijo” y Salvador Sánchez “Frascuelo” primero cuando les vió en los carruajes separados. Aplausos que se tornaron en ovación al contemplar como tras parar sus carruajes a la altura de la Cibeles, se reunieron en uno de los vehículos al tiempo que se abrazaban efusivamente Y finalmente ovación atronadora cuando aparecieron en Presidencia para actuar de asesores del Gobernador civil que actuo de Presidente.
Un público taurino y patriota que continuó aplaudiendo al ver aparecer en el palco número 5, engalanado con banderas de España, a un grupo de soldados heridos en la guerra. Para rematar sus aplausos a la salida de las cuadrillas, del mejor terno que se podía dar en aquel momento, encabezadas por Rafael Guerra “Guerrita”, Antonio Reverte y Emilio Torres “Bombita” quienes hicieron el paseíllo a los acordes de la “Marcha de Cádiz” seguidos de sus cuadrillas de auxiliares que, respectivamente, estaban formadas por: Picadores: “Formalito” y “Zurito”, Molina y “Charpa” y “Cigarrón” y “El Inglés”. Banderilleros: Juan Molina, Antonio Guerra y “Pataterillo”, “Pulguita de Madrid”, “Currincha” y “El Barquero” y Moyano, "Ostioncito" y “Pulga de Triana”.
Prolegómenos que como vemos resultaron brillantes, si bien no lo estuvieron en su obligación los seis toros de Pablo Benjumea que resultaron mansos a pesar de tomar 36 varas, propiciar 12 caídas y matar 5 caballos. Toros a los que se hubo de "echar mano" al ser lo único disponible a estas alturas de temporada y pertenecientes al dicho popular de: "Benjumea que los mate quién lo quiera".
El desarrollo de la corrida lo contaron así:
“Guerrita” de verde y oro. Actuó en los toros: donde estuvo magnífico, donde dio el salto del transcuerno, al que hizo una gran faena y al que colocó dos magníficos pares de banderillas, el primero de los cuales fue subastado en 100 pesetas.
Reverte de tabaco y oro. Actuó con una herida abierta a pesar de lo cual muleteó al de la tarde tan cerca que fue atropellado en varias ocasiones. A sus dos enemigos les pasaportó de pinchazo y dos estocadas superiores. Actuó también en el en un quite con el capote al brazo que era su especialidad
“Bombita” de café y oro. Mató a su primero de una gran estocada que fue la estocada de la tarde. Y estuvo aseado en su segundo. Actuó también en los dos primeros toros de la corrida quitando las cintas de las divisas y en el al que puso un gran par de banderillas.
El producto líquido de la corrida fue de más de noventa mil pesetas y entre los donativos se destacaron los siguientes: de la Reina regente = 1000 pesetas. De D. Francisco Recux = 10.500 pesetas para pago de los toros. De D. Mariano Nuez = 2.125 pesetas para el del servicio de caballos. La Sociedad de Revendedores de Billetes = 4.000 pesetas y de los señores condes de San Bernardo y Peñalver y marqués de Comillas = 250 pesetas cada uno. Y a todo esto hay que añadir el detalle del empresario Bartolo Muñoz al renunciar al importe del piso de plaza.
¡Los taurinos respondieron una vez más porque el pueblo español lleva en su sangre la afición a los toros!

miércoles, 27 de febrero de 2008

LA VIEJA PLAZA DE TOROS DE TARAZONA.

Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.

Hay quien dice de ella que, después de las Maestranzas de Caballería de Sevilla y Ronda, es el monumento taurino más bello y típico de España.
Aunque no se conoce exactamente la fecha exacta de su construcción por aquello de faltar datos, si debió tener lugar entre los años 1790 y 95, puesto que en 1796 ya consta que se celebraron corridas de toros promovidas en beneficio del Hospital por la Junta de Sitiada y el Ayuntamiento .
La idea de su construcción comenzó a gestarse allá por el año 1752 por parte de la Corporación Municipal, el Gremio de Labradores y algunos particulares, quienes la querían ubicar en terrenos del Prado de la Virgen del Río.
Pero hubieron de pasar 36 años para que surgiera el intento definitivo por parte de ocho vecinos con dinero, quienes se ofrecieron a construir: “una plaza compuesta de casas uniformes si el Concejo les proporcionaba el solar de forma gratuita”
Conseguida esta premisa, comenzó la construcción al mismo tiempo que la de la Casa de Presidencia que cederían al Hospital de Tarazona. Obras que comenzaron en el mes de abril del año 1790 y que acabaron en septiembre de 1792.
Y de inmediato a pedir permiso al Corregidor para celebrar un ciclo de novilladas con motivo de la Festividad de San Atilano patrono de la ciudad. La concesión se llevó a efecto y la primera novillada de inauguración de la Plaza tuvo lugar el día 5 de octubre de ese mismo año.
La plaza tiene planta octogonal. Cada lado del polígono está constituido por tres casas alineadas que poseen planta baja y tres alturas más, cuyas puertas de entrada dan al interior de la plaza, al igual que los 12 grandes arcos de medio punto que contactan con las galerías interiores que servían de acomodo a los espectadores, mientras que la parte externa de las casa poseen ventanas que miran a las calles circundantes.
Al ruedo se accedía por cuatro túneles con puerta situados en los cuatro puntos cardinales. El Norte (comunicaba con el desolladero). El Sur (era la puerta de cuadrillas). El Este (puerta de entrada del público). El Oeste (puerta de toriles).
En los días de festejo, se construía un tendido de gradas de madera que llenaban el hueco dejado entre las paredes internas de las casas y la valla delimitadora del ruedo.
Ha sido coso taurino permanente hasta el año 1870 en que se construyó la nueva plaza de toros y que fue inaugurada el 23 de agosto de ese mismo año con una Corrida de Toros del hierro de la Campanilla en la que actuó como único espada Salvador Sánchez “Frascuelo”.
Su propietario es D. Benito Aparicio Guerra y el aforo de 6.000 espectadores.
Y desde esa fecha de 1870 ha permanecido inactiva mientras se ha restaurado. Restauración que acabó en el año 1999.

En el año 2006 y concretamente en la fecha de el 5 de octubre nuevamente acogió, tras dos siglos de silencio, un festival taurino, para desde ese momento y a raíz de ser declarada en el año 2001 “Bien de Interés Nacional” cerrar definitiva sus puertas a eventos taurinos y dedicarse a actividades culturales como conciertos, festivales de jotas o teatro.
Plaza de gran originalidad y belleza que ha merecido ingresar en la Unión de Plazas Históricas de España donde están integradas las de Almadén, Aranjuez, Béjar, Campofrío y Santa Cruz de Mudela.

martes, 26 de febrero de 2008

TOROS Y TAXIDERMIA.

Por LUIS ALONSO HERNANDEZ. Veterinario y escritor.

Industria económica floreciente dentro de lo que mueve el mundo del toro.
“Disecar una animal muerto o planta para que conserve la apariencia de vivo” es la definición que el Diccionario de Real Academia de la Lengua hace de Taxidermia.
Mi padre me refirió que cuando era estudiante en Madrid, conoció a un salmantino disecador hijo de padres italianos apellidado Severini que había montado un taller disecador allá por los años 1.876. Luego llegó a tener, por aquello del paisanaje, amistad con él. Su nombre, si mal no recuerdo, era el de Ángel.
Cuando me fui a estudiar a Madrid mi carrera de Veterinaria en el año 1.961, un buen día tropecé al pasar por la calle Zorrilla con un taller de esta índole que resultó ser el de Ángel Severino, si bien lo regentaba un sobrino suyo llamado Luis Gutiérrez Ravé, quién heredó las habilidades y maestría de su tío. Al referírselo a mi padre, se llevó una gran alegría a pesar de que ya no conocía al nuevo disecador.
En el año de 1.966 cuando estaba a punto de finalizar mi carrera nuevo tropiezo con una revista taurina en la que venía un reportaje sobre este taller de taxidermia. Reportaje que guarde y que hoy me ha servido para este reportaje.
En el taller trabajan dos hermanos: Luis y Mariano quienes en su tarjeta de visita hacen constar que son Disecadores-Taxidermistas y sobrinos de Severino.
El alma del taller es Luis quién dice que: “disecar como Dios manda es un secreto profesional que nadie ha “localizado” todavía”.
Su principal actividad la dedican a disecar cabezas de toros de lidia que, por una u otra circunstancia, los matadores, empresarios, ganaderos e incluso particulares adinerados han querido perpetuar.
Nosotros consideramos que el secreto de un buen taxidermista está en saber dar vida a esa cabeza del toro después del trabajo.
Toreros de todos los tiempos han solicitado su trabajo a la saga Severini, desde “Machaquito” hasta “Manolete” pasando por “Joselito” y Belmonte.
La media de cabezas disecadas por temporada la cifran en unas 60 a 70 cabezas.
Los motivos de la solicitud depende del solicitante: el ganadero lo hace con la finalidad de conservar la cabeza del toro que fue un “fuera de serie” por su bravura en el ruedo; el torero por tratarse del toro de su alternativa, confirmación, triunfo importante en plaza de máxima categoría o de su retirada; el empresario cuando se trata del primer toro lidiado en su plaza el día de la inauguración.
Dentro de los toros que despidieron a toreros están disecadas las cabezas de los de: la retirada de César Girón en Madrid y que era del Pizarral de Casatejada (2 de octubre de 1.965); el de la despedida de Pedro Martínez “Pedrés” en Albacete de la ganadería de Arauz de Robles (14 de septiembre de 1.965); el de la despedida de Antonio Ordóñez en Lima.
Entre los toros de grandes triunfos, figuran: la de “Rabanito” de Pinto Barreiros lidiado en sexto lugar en Madrid en la Corrida de la Asociación de la Prensa el 6 de junio del año 1.944 en la que “Manolete” le cortó las dos orejas; la de “Fino” de D. Félix Cameno lidiado el 8 de agosto en Madrid y con el que Antonio Chenel “Antoñete” obtuvo un gran triunfo.
Entre los toros que causaron tragedias en la Fiesta están: la de “Bailaor” toro de la viuda de Ortega que el 16 de mayo de 1.920 mató a “Joselito” en Talavera de la Reina. Estas cabezas son las que más falsificaciones han sufrido por la trascendencia del hecho. De “Bailaor” circula por ahí una falsificación. Lo mismo que de la cabeza de “Islero” el toro que mató a “Manolete” cuando la verdad es que no fue disecada.

Actualmente las falsificaciones son prácticamente imposibles ya que todas las cabezas son registradas y selladas por la Dirección General de Seguridad inmediatamente después de finalizar la corrida.
El torero que más encargos ha realizado es Santiago Martín “El Viti” con 22 cabezas y el que menos Manuel Rodríguez “Manolete” con una la de el ejemplar de Pinto Barreiro.
Finalmente Luis refiere una anécdota:
Un toro de Muriel lidiado en San Sebastián de los Reyes el 29 de agosto de 1.963 parecía que embestía después de muerto, pues manipulando sus astas le cortó dos venas de la muñeca al escapársele de la mesa. Cuando se repuso del percance se le cayó de donde le tenía colgado y le rompió una costilla.
Y es que dan tanto realismo a su trabajo que casi, casi llegan a embestir.
LA FRASE DE “FAICO”.

Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.

En varios de mis escritos han podido leer la frase de:
“la sangre que se pierde por la herida tras cornada es la sangre de los valientes y la que queda es la de los cobardes”
que indudablemente encierra un contenido digno de analizar, pues da la verdadera medida del valor de un torero.
¡Cuantos han “desaparecido de la circulación”,tras cornada!
Y,¿quién pronunció tan acertado aserto?
Pues el matador de toros sevillano Francisco González Ruiz “Faico” quién con 12 años capitaneó allá por el año de 1.885, junto a Enrique Vargas “Minuto”, una cuadrilla de “niños sevillanos” que actuó con mucho éxito en las principales plazas españolas y que llegó incluso a presentarse en Madrid el 15 de agosto de 1.887.

Se trataba de un torero más que notable a quién “Don Ventura” definió como: “dotado de arte fino, extenso, gracioso y de la mejor calidad”, pero que como era un “pincha uvas” no llegó a triunfar en aquella época donde la estocada era primordial.
Era un capotero variado y con la muleta destacaba tanto que incluso se le llegó a comparar con nada más y nada menos que con el patriarca de la dinastía torera de "Los Gallo", el señor Fernando.
Fue uno de los tres Franciscos que compusieron la terna de la Corrida que se celebró en Lima el 20 de octubre del año 1.912 y que se anunció y conoció como “La Corrida de los 3 Franciscos” que fueron: Francisco González Ruiz “Faico”, Francisco Carrillo y Ordóñez y Francisco Soriano “Maera” en la que estoquearon seis toros de D. Vicente Camacho.
“Faico” tomó la alternativa en Zaragoza un 2 de abril del año 1.893 de manos de Rafael Bejarano “Torerito” con Antonio Arana “Jarana” de testigo.
Acabó en América donde fue olvidado poco a poco.

lunes, 25 de febrero de 2008

¿LA ECLOSIÓN DE UNA NUEVA FIGURA?

Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.

De todos es conocido que: "las aficiones necesitan entronizar nuevas figuras taurinas que vengan a ocupar el pedestal del que ellas mismas han apeado al que subieron un tiempo antes".
Debe ser ley de vida eso de: crear una figura del toreo, subirla al pedestal, disfrutar de ella, hartarse, odiarla, defenestrarla y sustituirlo por la nueva.
De ahí que pensemos que este año en la Feria de Sevilla 2008 el esperado no será; un torero consagrado como “El Cid”; uno que lucha por conseguir la consagración como “Morante de la Puebla” o alguien que en la feria pasada hizo tilín en la campana de la Maestranza, Alejandro Talavante.
Lo será un joven de 18 años nacido en Gerena, paisano de nuestro titular de la Peña Taurina, Manuel Escribano, quién como él hace unos años, actualmente está llenando papel de tinta taurina no por un triunfo logrado en la Maestranza, sino, hace unos días, en un pueblo torista de los alrededores de Madrid, Valdemorillo donde se dice sale "un toro de los de Madrid".
Llevado por un tandem con fuerza en el mundo del apoderamiento (José María González de Caldas & Marcos Sánchez Mejías) y bajo la dirección artística del banderillero Curro Robles, estará una tarde en la Feria de Sevilla compartiendo cartel con dos Salvadores, uno sevillano y el otro malagueño, frente a los toros cordobeses de Alcurrucen.
Se le está comparando con Paco Camino, y nos parece ¡una pasada!
Pues Camino, al que tuvimos la suerte de ver en aquella Corrida de Beneficencia que toreó en solitario en el año 1.970 con toros de distintas ganaderías a los que cortó ocho orejas.
¡A siete toros a los que ni repitió faena ni estocada!
El llamado “niño sabio de Camas” dotado, en las más altas cotas, de valor, arte y técnica. Considerado como un depuradísimo estilista con el capote, extraordinario muletero y excelente ejecutor de la suerte suprema.
El mismo que mereció que Juan de la Vaca le cantara ese fandango que dice:
Ya Camas tiene un Camino
y en el Camino un Romero,
Con la aroma del Romero,
se está alegrando el Camino.
¡Qué Camino y qué Romero!

¡D. Francisco Camino! El protagonista de aquella anécdota, protagonizada -desde el rinconcito de la barrera del 7 de La Maestranza donde tiene su abono-, con el chulo empresario taurino mejicano que cometió la osadía de llamar una impertinencia al diestro Emilio Muñoz en medio del silencio que sólo se respira en la Plaza de Toros de Sevilla cuando las cosas “no rulan” en la arena.
Paco Camino, poseedor de la Medalla de Bellas Artes, no está de momento al alcance de ser comparado con un recién llegado.
A Daniel Luque, al que hemos visto de novillero en varias ocasiones, le deseamos suerte en su comparecencia en la Maestranza para que no decrezca su popularidad, pues Sevilla da y quita, más de lo que la gente se piensa.

domingo, 24 de febrero de 2008

LA SEPTIMA Y ULTIMA DEL CICLO TAURINO VALLADOLID 1979.

Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.

La última corrida de este ciclo taurino se anuncia así:
Las previsiones meteorológicas anuncian el mismo tiempo de ayer.
Con un torero de la ciudad en el cartel y los toros de Victorino, que por sus hechuras impresionaron en los corrales, nuevamente se agotó el papel en las taquillas de la plaza. Económicamente creemos que ha sido la mejor feria en muchos años.
LOS TOREROS.

ROBERTO DOMÍNGUEZ.
Nace en Valladolid el 21 de febrero de 1951. Tomó la alternativa en Mallorca el 20 de agosto de 1.972 con José maría manzanares de padrino y Julio Robles de testigo. Confirmó el 19 de mayo del año 1.975 con Ángel Teruel de padrino y nuevamente Robles de testigo. Es el único torero que ha hecho doblete en esta feria.
Auxiliado por:
Picadores: José Alonso Y José González.
Banderilleros: Pablo Sáez, Francisco Álvarez y Antonio Polláns
.

ORTEGA CANO.
Nace en Cartagena el 27 de diciembre del año 1953.Toma la alternativa en Zaragoza en el año 1.974 el 12 de octubre. Su padrino José María Manzanares y el testigo Paco Bautista. Confirma el 14 de mayo del año 1.978 de manos de Antonio Rojas y con Lorenzo Manuel Villalta de testigo. Es su presentación en nuestra plaza.
Auxiliado por:
Picadores: Miguel Santiago y Raimundo Rodríguez,
Banderilleros: Antonio Briceño, Manuel Romero y Antonio Martín Poveda
.

MANUEL RUIZ “MANILI”.
Nació en Cantillana (Sevilla) el 25 de febrero de 1.952. Tomó la alternativa en Sevilla el 24 de abril de 1976 de manos de Curro Romero y con Palomo Linares de testigo. Confirma en Madrid el 18 de mayo de 1.978 con José Luis Galloso de padrino y Julio Robles de testigo. Torero valiente y cumplidor.
Auxiliado por:
Picadores: Ambrosio Martín y Francisco Martín.
Banderilleros: José Carbonell, Luis Mariscal y Máximo González.

LOS TOROS.
Pertenecen al hierro de la A propiedad de Victorino Martín que pastan en Galapagar. Origen Santa Coloma rama Saltillo.
Divisa Azul y encarnada y Señal hoja de higuera en las dos orejas.
El peso de la corrida fue de: 540, 522, 558, 511, 540 y 523 que como podemos ver se trata de una corrida muy pareja
DESARROLLO DE LA CORRIDA.
Como era de prever nuevamente la plaza se llenó hasta la bandera a pesar de que en el día de hoy el tiempo ha sido desapacible del todo, con un viento frío que ha molestado bastante a los toreros precisamente con estos toros que psicológicamente pesan mucho a los toreros.

La expectación despertada por los toros de Victorino se ha venido abajo cuando estuvieron en el ruedo y se pudo comprobar su falta de acometividad y de fuerza. No se entregaron en los caballos y tan sólo uno logro poner al caballo “patas arriba”. Casi todos fueron pitados en el arrastre. Se salvó el quinto de la tarde que fue el único que propició el lucimiento.
El resumen de la misma podemos escribirle así:

ROBERTO DOMINGUEZ.
(Grana y oro). En su primero expuso para que el toro se fijara en él. Sacó algunos pases meritorios. La estocada atravesada se refrendó con el descabello a la primera (Cortó una oreja).
Al cuarto se limitó a aliñarlo por la cara y recetarle una media estocada que bastó.

El público consideró que podía haber hecho algo más de ahí que demostrara el inconformismo con su paisano.(División de opiniones).

ORTEGA CANO.
(Morado y oro). Las pasó del color de su terno en el primero que “gazapeaba al trote”. Como falló a espadas con dos pinchanzos previos a la estocada y al descabello (Pitos).
En su segundo llegó incluso a estirarse en algunos buenos muletazos que pecaron de realizarlos con la muleta retrasada. De haber traído al toro toreado hubiera conseguido un gran triunfo pues el animal arrastraba el morro por el suelo. Le propinó una magnífica estocada y como descabelló al primer envite le pidieron la oreja que el Presidente con buen criterio no concedió.

“MANILI”.
(Burdeos y oro). Muchos pases sueltos. Demostró que posee valor para lidiar estos toros. Tras pinchazo hondo necesitó cinco intentos de descabellos para acabar con el burel.
En el último de la corrida no se confió y se limitó a aliñarlo. Un pinchazo hondo hizo doblar al toro.
Los toreros no fueron capaces de lidiar una corrida que no presentó de entrada dificultades, si bien a medida que las cosas se iban haciendo mal, las dificultades afloraron al tratarse de toros con sentido.
De los seis toros lidiados únicamente dos de ellos el primero y el quinto hubieran podido servir de haber caído en “manos expertas” para la lidia de estos ejemplares.
El primero cayó en manos de Roberto Domínguez y en verdad que el de Valladolid trató en todo momento de triunfar, pues lo recibió con una larga cambiada de rodillas y siguió con cuatro verónicas de buena ejecución rematadas con una revolera. Luego llevó con elegancia el toro al caballo y finalmente en la faena de muleta los derechazos tuvieron cierto regusto si bien con el peligro de que el toro sabía lo que “se dejaba a tras”.Lo mató mal, pero el público reconoció el mérito de lo realizado por el paisano y le pidió la oreja que el Presidente concedió.
El quinto fue a parar a las manos del debutante Ortega Cano, que hizo con él cosas de artista si bien siempre citando con la muleta retrasada lo que no sirve para este tipo de toros. Pudo conseguir un triunfo sonado, pues lo mató de una gran estocada. Se pidió la oreja que al no ser concedida el cartagenero dio la vuelta al ruedo en medio de los aplausos del público que se fue contento con su actuación.
A “Manili” le tocó el peor lote de la tarde y el hombre a pesar de su valor y de pisar terrenos más que comprometidos se fue de esta feria con más pena que gloria.
Y “engarañados” nos fuimos a casita para escribir esta última crónica del ciclo ferial del año 1.979. Crónica que hoy les hemos reproducido en este blog para que los que, hace ahora diez y nueve años, estuvieron en la plaza recuerden lo que pasó aquel día en que fracasaron los toreros ante unos toros de Victorino que también ese día fracasó como ganadero
.
LA SEXTA CORRIDA DEL CICLO TAURINO VALLADOLID 1979.

Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.



Hoy la corrida se anuncia así:
Por fin las previsiones meteorológicas no anuncian lluvia, pero sí vientos que al proceder del norte aconsejan ir abrigados al coso del Paseo de Zorrilla.
Desde las primeras horas de la mañana, en las taquillas de la plaza de Toros está el cartel de NO HAY LOCALIDADES para la corrida de esta tarde.
Emilio Ortuño "Jumillano" este septiembre hizo "el agosto". Naturalmente nos alegramos de ello.
LOS TOREROS.
FRANCISCO RIVERA “PAQUIRRI”.
Nacido en Barbate de Franco (Cádiz) el 24 de marzo del año 1.948. Tomó la definitiva alternativa en Barcelona el día 11 de agosto del año 1.966 de manos de Paco Camino con “El Viti” de testigo. Y digo definitiva, porque con anterioridad y concretamente en la fecha del 17 de julio del también citado año de 1.966, se celebró la corrida de su alternativa en la que su padrino era Antonio Bienvenida y como testigo Andrés Vázquez, sucediendo que el protocolo del doctorado no pudo llevarse a término al cornearle de gravedad el toro que abrió plaza antes de la cesión. Confirmó al año siguiente teniendo de padrino nuevamente a Paco Camino y de testigo a José Fuentes el día 18 de mayo. Torero dominador de todas las suertes quien por su entrega ocupa lugar alto en el escalafón taurino.
Auxiliado por:
Picadores: Antonio Torres y Rafael Muñoz.
Banderilleros: Salvador Mateo, José Fernández y Manuel Ponce.
ANGEL TERUEL.
Nacido en Madrid el 20 de febrero de 1950. Alternativazo en Burgos en fecha de 30 de junio de 1.967 con “El Viti” de padrino y Pedrín Benjumea de testigo. Confirmó en Madrid el 12 de mayo de 1.969. Torero de carrera irregular. En la actualidad se encuentra en plena madurez artística de ahí que se espere en este ciclo una brillante actuación.
Auxiliado por:
Picadores. Miguel Atienza y José Luis Sánchez.
Banderilleros: José E. Pérez, Francisco González “Pacorro” y Emilio Saugar.
JOSÉ LUIS GALLOSO.
Nacido en El Puerto de Santa María (Cádiz) el 27 de agosto de 1.953. Tomó al alternativa en su ciudad natal el 18 de julio de 1.971 de manos de Antonio Bienvenida con Palomo Linares de testigo, confirmando en Madrid el 17 de mayo de 1.972. El año pasado a raíz de su gran faena en la Feria de San Isidro le hizo remontar el puesto que no había logrado conservar por su irregularidad en los ruedos.
Auxiliado por:
Picadores: Mateo navarro y Juan Gil.
Banderilleros: Antonio González, Antonio del Pino y Leopoldo López.
LOS TOROS.
Pertenecen al hierro de D. Diego Puerta Dianez que pastan en Castilblanco de los Arroyos (Sevilla). Ganadería compuesta con las sangres Rincón +Pedrajas +Gamero Cívico + Villamarta.
Divisa blanca y verde y Señal zarcillo en ambas orejas.
Recordados por estos pagos al dar magnífico juego en su anterior comparecencia.
El peso de la corrida ha sido:478, 449, 490, 493, 448, y 520 kilos por orden de aparición en el ruedo.
DESARROLLO DE LA CORRIDA.
Un nuevo llenazo hasta la bandera, y van…
La corrida de esta tarde difirió algo de la anunciada en principio pues Ángel Teruel fue sustituido por Francisco Ruíz Miguel, resultando una terna de tres toreros gaditanos. Por otro lado el sexto toro de la tarde era del Marqués de Ruchena al sustituir al desechado de la ganadería titular.
Se ha desarrollado en medio de un tímido sol y de un viento fresco que molestó en algunos momentos de la lidia a los matadores y siempre a los espectadores.
Nos hemos divertido, al igual que el resto de los concurrentes al festejo, porque cuando los toreros están dispuestos y los toros colaboran la corrida forzosamente ha de resultar interesante.
La actuación de los toreros resumida puede escribirse así:
“PAQUIRRI”.
(Azul y oro). Extraordinaria faena en su primero con excelentes naturales que remató de una gran estocada hasta las péndolas. (Oreja y petición de la segunda). Brindo al público.
En su segundo, que brindó al Gobernador de Burgos, llegó a mejorar la faena anterior y como mató superior le fueron pedidos los máximos trofeos. La presidencia hurtó el rabo y recibió una gran bronca, mientras el torero daba dos vueltas al ruedo en medio de la locura colectiva. Se le dio la vuelta al ruedo al toro.
RUIZ MIGUEL.
(Azul marino y oro). Faena de pelea y entrega. Brindó al respetable. Como mató de una buena estocada y descabelló a la primera le fue concedida una oreja (el público pidió las dos).
En su segundo, que brindó a Angelita Rodríguez de Arce, faena de “arrimón” debido a las escasas fuerzas de su oponente. A pesar de matar de pinchado, estocada y descabello se le concedió una oreja.
JOSE LUIS GALLOSO.
(Perla y oro). Realizó una buena faena a base de redondos a su primero. Tras estocada tendida se le concedieron las dos orejas.
En el último de la tarde, que era el toro del Marqués de Ruchena, no llegó a confiarse. Mató de media caída y tres descabellos, siendo silenciada su labor.
Los tres matadores salieron a hombros.

El verdadero triunfador de la tarde ha sido, FRANCISCO RIVERA “PAQUIRRI” quien a su poderío y valor ha unido torería y ligazón. Ha estado extraordinario en sus toros. Sus naturales han sido perfectos por su largura y remate. No se ha dejado enganchar los “trebejos”, perfectamente planchados, en ningún momento de las dos extraordinarias faenas realizadas.
Se le ha negado incomprensiblemente una oreja en su primero y el rabo en su segundo, mientras, a nuestro parecer, se le ha concedido la vuelta al ruedo a su segundo enemigo cuando no ha sido el mejor toro del encierro y al que “Paquirri” ha hecho lucir con su bien hacer.
Ruiz Miguel, que según dicen salió mermado de facultades a causa de su última cogida, ha estado con la voluntad y valentía de siempre, pero…quizá su premio ha sido excesivo al igual que el de su compatriota Galloso que con un trofeo hubieran ido perfectamente pagados.

sábado, 23 de febrero de 2008

AUNQUE NO NOS QUIERAN.

Por LUIS ALONSO HERNANDEZ. Veterinario y escritor.

Una vez más... el tan denostado mundo de los toros, ha dado una lección de solidaridad tratando de ayudar a las familias de aquellos cinco marineros trabajadores del barco pesquero “Pepita Aurora” que el 5 de septiembre pasado nos trajeron días de angustia en espera de que se hiciera realidad lo irrealizable y que acabó con la imposible recuperación de los cadáveres.
Una vez más... el viento de levante que, con sus furores desatados, desarboló cinco familias, ha querido ahora posponer para mejor tiempo , - trayendo su velocidad de 47 Km/hora y la lluvia pertinaz-, la celebración de este Festival que una vez más el poder gobernante hubo de no autorizar porque un incompetente empresario taurino desconocía sus obligaciones.
Una vez más... lo que los políticos, -más ocupados de su bienestar continuado-, no hacen, han de hacerlo los toreros y su entorno, en definitiva el mundo taurino. De la única forma que puede y sabe hacerlo: con un Festival que mitigue en parte la penuria económica de cinco familias que se quedaron sin cabezas encargadas de llevar el sustento.
Y finalmente una vez más demostrar a quien sea menester, que si se acaba con la Fiesta de los Toros ¿quién socorrerá a los necesitados?
Los componentes de la Peña Taurina “Manuel Escribano” de Tarifa íbamos a desplazarnos en masa este sábado a Barbate a ver el Festival Taurino, por dos motivos: el primero porque el “alma mater” del mismo es el padrino de alternativa de nuestro torero y segundo por la solidaridad que todos los taurinos tenemos cuando es requerida nuestra colaboración en cualquier obra benéfica.
A pesar de las oscuras perspectivas climatológicas de la noche anterior, siempre confiamos en la posibilidad de un mejoramiento climatológico que permitiera la celebración de tan loable festejo, pero la mañana apareció imposible y "don levante" nos la ha jugado una vez más imposibilitando la acción.
José Antonio Canales Rivera un joven y extraordinario matador de toros ha querido dar una lección de altruismo y ayuda a sus paisanos. Lección que toda España debe tomar en consideración para que luche en la conservación de las tradiciones y la cultura que representa el mundo de los toros.
Se ha puesto en cabeza protagonista de ese evento enmarcado dentro de la grabación de “Tres Deseos” programa televisivo de corte social de Antena 3 TV, que tendrá su “cinta de salida” en el marinero pueblo de Barbate.
Es José Antonio Canales Rivera un torero muy conocido por nosotros, no sólo porque es apoderado por nuestro gran amigo Manolo Martín, sino porque torea con asiduidad, merced al gran cartel de que goza, en nuestras tierras de Castilla a lo largo de la temporada taurina. Lo tenemos calificado como "responsable", "valeroso" y "artista" cuando los colaboradores lo propician.
Por eso, con esta “carta de presentación”, no dudamos que los novillos toros que otros taurinos también –en este caso los ganaderos- han donado (Torrestrella, Guateles, Partido de Resina, Palmosilla y Derramaderos) serán estoqueados en faenas, no de compromiso, con lucimiento artístico más que asegurado.
Esperemos que el próximo sábado el tiempo colabore para que el lleno de la plaza portátil de Barbate rebose de ese público taurino que siempre está y estará dispuesto a ayudar a quien lo necesite.

viernes, 22 de febrero de 2008

MI RECUERDO A UN GRAN CABALLERO.
(D. Álvaro Domecq y Díez).


Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.

Tuve ocasión de conferenciar con él en alguna que otra Jornadas Taurinas y conocer su exquisito señorío.
De ahí estas líneas dedicadas a D. Álvaro aquel caballero jerezano que consideraba al campo y al toreo como “la verdad y la claridad”, por eso definió al mundo del toro como “un mundo de respeto y seriedad”.
Porque en la cría del principal protagonista de la Fiesta, la intervención del ganadero aportando en la selección, su personalidad y responsabilidad, se ve amparada siempre por los disciplinados vaqueros montando los bien domados caballos. Conjunto que en el campo, al que D. Álvaro consideró como “la gran academia de tradiciones” aporta categoría, dominio y belleza.
Nunca estuvo de acuerdo con la introducción de las nuevas tecnologías en la cría del toro bravo, pues “aportaban mansedumbre”.
Siempre fue amante de los ritos tradicionales que en numerosas ocasiones enumeró como:apartado,desahijado, enlazado para herrado, "facado" al recién nacido, e incluso "hacer entrar en razón al toro desmandado". Todo contando con su fiel y amado colaborador, el caballo y en el campo que él consideró siempre como gloria.
Y se preguntó muchas veces que ocurrirá (él nos dejó el 5 de octubre del 2.005) cuando se pierda el campo en la vida y producción del toro bravo y se “fabrique un toro de laboratorio”. Cuando se pierdan esas jornadas a caballo de sol a sol, donde tras cruzar las piernas en lo alto de la silla vaquera, se saboreaba el pan untado en tocino y trasegado con un buen vino de los que esta bendita tierra produce, se convertía en el sustento del día.

Cuando no acompañe la emoción de la persecución de la jaca por un toro malhumorado al que invadimos su querencia y que dio origen a aquellos versos del ganadero Fernando Villalón de: “si no me parte el palo-aquél torillo berrendo- no me hiere a mi caballo”.
¡Caballo! El colaborador ideal para las faenas camperas del toro de lidia. ¡Imprescindible! Porque llega a conocer la bravura, genio y estilo de cada toro, a través de su convivencia con él y de la observación de su mirada, del amusgue de las orejas y de todo cuanto realiza cuando se le acosa, se le recorta o se le derriba.
¡D. Álvaro! que fue capaz de narrar como nadie los “escarceos amorosos del rey de la Fiesta” cuando a comienzos del año pasa a los cerrados de las vacas con la misión de procrear y se presenta a cada una por separado para que le reconozcan como “su dueño y señor” hasta el día de San Juan. Tiempo durante el cual ha tenido preferencia en todo y ha mandado en todas incluidas las "preferidas", quienes se cuidarían muy mucho de extralimitarse lo más mínimo con el juez de el cerrado.

Como gran conocedor del toro bravo nos ha referido en varias ocasiones, cómo los becerrillos recién nacidos permanecen quietos, allí donde sus madres les han dejado momentáneamente, para pasar camuflados ante sus predadores y como éstas tratan de confundir al vaquero en sus ansias de conocer el sexo del recién nacido para seguidamente “facarle”. Y como nos ponía en aviso de los prolegómenos del ataque de las vacas madres, tras disimulos perfectamente escenificados.
Nos deleitaba con sus narraciones llenas de vida y de verdad porque las había vivido cientos de veces y gozaba como un chiquillo cuando las refería. Miles y miles de anécdotas atesoradas a lo largo de sus ochenta años de vida. Una enciclopedia viviente del toro de lidia, de su lenguaje, de sus manías, de sus querencias, de todo lo inimaginable.
También nos refería como prueba a sus sementales para que haya posibilidad de transmitir su bravura (lo cual no siempre se consigue). Cómo no se le da ni un solo capotazo para que no aprenda, para que llegue virgen a la plaza donde ha de ser lidiado. Para que no represente peligro aprendido de antemano para el torero.

Refería las pruebas de “acoso y derribo” que él en su ganadería realizaba a toda la camada de machos en varias jornadas donde los caballistas (amparador y acosador) se curaban las manos, despellejadas por el contacto con la pesada garrocha de majagua, con un buchito de vino amontillado.
Y finalmente solía referir en sus conferencias los experimentos de investigación que con la colaboración veterinaria y el asesoramiento de los catedráticos de la Facultad de Veterinaria cordobesa hacía en su ganadería tratando de buscar la afectividad en sus toros que no es otra cosa que el deseo de embestir siempre, lo que no resulta nada fácil en un animal cuyo origen procede de un toro manso.
Formó su propia ganadería, -tras adquirir los conocimientos necesarios junto a sus tres hermanos con la ganadería que su padre compró al Duque de Veragua-, con reses de Curro Chica + Carlos Núñez y parte de lo de Jandilla consiguiendo el encaste Torrestrella.
Y luego se hizo rejoneador para actuar en muchos festivales benéficos que le proporcionaron la concesión de la Cruz de Beneficencia.
Ganadero, universitario y político, todo en grado superlativo.
Don Álvaro, ¡Va por usted con mi recuerdo y mi respeto!
LA QUINTA CORRIDA DEL CICLO TAURINO VALLADOLID 1979.

Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.

La corrida se anunció así:

Hoy parece que el tiempo, aunque no para impedir que la corrida se celebre, sí nos traerá agua según las previsiones meteorológicas.
Luego el "hombre del tiempo" de nuestra zona se equivocó y la tarde resultó primaveral del todo.
Nuevamente el toreo de a pié tras la decepcionante corrida de rejones de ayer.
Y nuevo llenazo en la plaza que sin duda hará que el amigo Emilio Ortuño "Jumillano" esté contento por el resultado económico hasta el momento. ¡Cinco tardes de toros y cinco llenos hasta la bandera!
LOS TOREROS.
RAFAEL DE PAULA.
Nace en Jerez de la Frontera el 11 de febrero del año 1940. Tomó la alternativa en Ronda el 8 de septiembre de 1.960 de manos de Julio Aparicio con Antonio Ordóñez de testigo. Confirma en Madrid, catorce años después, el 28 de mayo de 1.974, y allí por un quite se catapultó a la fama donde ahora se encuentra. ¡Las cosas del mundo del toro!
Aquí, en el coso de Zorrilla ha actuado dos tardes y en las dos ha visto irse vivo al corral uno de sus toros.
Auxiliado por:
Picadores: Manuel Cid y Mariano Antolín.
Banderilleros: Andrés Luque Gago, Juan Sánchez y Juan Bellido.

MANUEL BENITEZ “EL CORDOBÉS”.
Nació en Palma del Río un 4 de marzo del año 1.936. Tomó la alternativa en Córdoba un 26 de mayo del año 1.963 de manos de Antonio Bienvenida con José María Montilla de testigo, cortando cuatro orejas y un rabo. Al año siguiente el día 20 de mayo confirma en Madrid de manos de Pedrés y con Palmeño de testigo. Cortó una oreja que le fue llevada a la enfermería al ser herido por el toro de su confirmación. Torero polémico para sus partidarios y detractores. Es la figura máxima del toreo actual.
Auxiliado por:
Picadores: José Ramos y Manuel Serrano.
Banderilleros: Antonio Cobo, Antonio Romero y José Garrido.


SEBASTIAN PALOMO “LINARES”.
Nació en Linares el 27 de abril de 1.948. Torero salido de las novilladas de “Oportunidades de Carabanchel” del año 1.964. Tomó la alternativa aquí, en nuestra plaza, el día 19 de mayo del año 1.966 de la mano de Jaime Ostos con Juan García Mondeño de testigo. Pasados cuatro años un 19 de mayo confirma en Madrid de la mano de Curro Romero y con Juan José de testigo. Torero de entrega que le hace estar en lo más alto del escalafón taurino.
Auxiliado por:
Picadores: Francisco Atienza y Francisco Muñoz.
Banderilleros: Luis Parra, Manuel Vega y Antonio Bernal.
LOS TOROS.
Pertenecientes a la ganadería sevillana de D. Luis Algarra que posee ganado de procedencia Juan Pedro Domecq y Benítez Cubero.
Divisa morada y blanca y señal: rajada la derecha y hendida la oreja izquierda.
El peso de la corrida por orden de aparición en el ruedo ha sido: 473, 482, 469, 485, 520 y 450 kilos.
DESARROLLO DE LA CORRIDA.
Con lleno hasta la bandera y en tarde esplendida, se ha celebrado esta corrida en la que los toros anunciados en principio han tenido que ser sustituidos, al ser desechados tres de los titulares en el reconocimiento, por dos de Antonio Pérez que salieron en primero y sexto lugar y uno del Marqués de Ruchena que fue lidiado en el quinto
La remendada corrida se “ha dejado” dando un aceptable juego excepto el que salió en tercer lugar que fue masacrado en el caballo de picar.
El peso de los mismos fue de: 473, 482, 469, 485, 520 y 450 por riguroso orden de salida.

RAFAEL DE PAULA.
(Azul marino y oro). Nos hizo concebir esperanzas cuando tras abrirse de capote con arte, comenzó la faena de muleta confiado en una serie de redondos con empaque. Pero pronto se apagó y acabó descompuesto. Dos pinchazos y descabello (Silencio).
Al segundo oponente, que no enemigo, no quiso ni verlo. Tres pases por la cara y bajonazo ignominioso. (Gran bronca).

MANUEL BENITEZ “EL CORDOBÉS”.
(Tabaco y oro). Faena de las que acostumbra con pases de todas las marcas. Estocada casi entera y descabello a la primera (Dos orejas).
En su segundo, nuevamente los pases “marca de la casa”, con el enardecimiento del público. Estocada tendida y descabello al primer envite. (Oreja y petición de otra).
Un espontáneo se lanzó al ruedo en este toro, sin que afortunadamente llegara a acercarse al cornúpeta.
SEBASTIÁN PALOMO “LINARES”.
(Blanco y plata). Nada pudo hacer con el primero de su lote que fue aniquilado en el caballo de picar. Estocada en todo lo alto. (Silencio).
En su segundo y último de la tarde, faena que no acaba de llegar al público, quién únicamente se enardece cuando realiza unos pases de rodillas con desplante final que le valieron la oreja tras una gran estocada hasta la gamuza.

He de decir que quién llenó la plaza hoy, ha sido “El Cordobés” que sigue teniendo el tirón de siempre entre sus seguidores y ¿por qué no decirlo?, también entre sus detractores, ya que acuden a no sabemos qué. Deben saber que su toreo no es ortodoxo, que él “va a su bola” y que ésta es la que le proporciona esos millonarios honorarios no alcanzados por ningún otro compañero de oficio.
¿Qué sabe torear? No hemos de dudarlo, y hoy lo ha demostrado en unos redondos y unos naturales, ¡buenos de verdad! que sin embargo no gustaron a sus partidarios. Por eso volvió a “lo suyo” que es lo que le proporcionó las tres orejas cortadas, qué el Presidente de la corrida hubo de conceder para no originar un altercado de orden público.
Hemos de reconocer que quién manda en los toros es el público pagano. ¡Nos guste o no nos guste! Y hoy el público ha impuesto su ley en la concesión de los trofeos.
¿Que la pureza en el toreo está devaluada?, pues es muy probable que así sea, pero que a los toros van personas de distinta condición, conocimientos taurinos y forma de ver las cosas realizadas y hoy por hoy hay más partidarios de la diversión que del arte.
El “Cordobés” sigue arrastrando multitudes, al igual que antes de su retirada, porque el carácter español es así con los que en otros tiempos fueron desafortunados económicamente.
Ha eclipsado a sus dos compañeros de cartel, uno de los cuales, Paula está de pena y el otro, hoy ha pasado desapercibido del todo.
Mañana habrá que ver las crónicas de quienes se consideran “puristas del arte de Cúchares”, que seguro ponen a Manuel Benítez a “caer de un burro”, mientras nosotros tenemos la conciencia tranquila sin partidismos y contando lo que verdaderamente ocurrió
.

jueves, 21 de febrero de 2008

LA CUARTA CORRIDA DEL CICLO TAURINO VALLADOLID 1979.

Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.

La corrida de hoy se anuncia así:

Se trata de una corrida de rejones que, en estas tierras donde hay mucho amante de caballo por aquello de ser necesario para los encierros, llenarán con toda seguridad el coso del Paseo de Zorrilla.
Las previsiones del tiempo son de riesgo de chubascos, que esperemos no nos molesten demasiado durante la hora de la corrida prevista para las cinco y media de la tarde.
LOS CABALLEROS REJONEADORES.

ALVARO DOMECQ.
Hijo del caballero jerezano D. Álvaro Domecq. Comenzó su andadura en el mundo del rejoneo allá por los años sesenta, cuando era costumbre rejonear a los toros en puntas. Formó parte de aquél cuarteto compuesto por los hermanos Peralta y el portugués José Manuel Lupi, que se conocieron con el nombre de los “Jinetes de la Apoteosis”, quienes introdujeron la actuación por colleras en los dos últimos toros de la tarde.
Auxiliado por:
José Rodríguez y Angelino Donet.

MANUEL VIDRIÉ.
El rejoneador de Madrid que se ha convertido en la máxima figura de este arte, desde que un jurado le proclamara como el mejor rejoneador de la temporada anterior. Sus armas son la seriedad, precisión y el temple.

En Madrid se le recuerda por aquél quiebro que a "porta gayola" hizo a un toro y que levantó de sus asientos al entendido público de "Las Ventas".
Auxiliado por:
Máximo González y Antonio Briceño.

ANTONIO IGNACIO VARGAS.
Rejoneador sevillano que goza, merced a sus triunfos, de gran fama en su tierra de Despeñaperros hacia abajo.
Rejoneador bullidor y expectacular que seguramente sea quién más llegue al público amante del caballo vallisoletano.
Se entrega en cada actuación, porque trata de llegar a "lo más alto" en este difícil mundo del rejoneo y en estos momentos es el más necesitado del poker actuante.
Auxiliado por:
José García y José Puerto.
JOAO MOURA.
Uno de los más importantes jóvenes rejoneadores portugueses. El “Niño Moura” que con quince años cautivó, hace tres años, a la afición de Madrid.
Gran conocedor de este arte al ser la base del toreo en Portugal, hace "fácil, lo difícil", si bien su "talón de Aquiles" es la suerte suprema, por aquello de que en su país no se lleva a efecto.
Auxiliado por:
Javier Elbal y Amancio Grosa.
LOS TOROS.
Son de D. Ángel Rodríguez de Arce, suegro del empresario.Su procedencia Villamaría + Albaserrada a los cuales agregó sangre procedente del Conde de Mayalde.
Su divisa es amarilla, azul y rosa. Señal: horquilla en ambas orejas y pastan en El Espinar (Segovia).

DESARROLLO DE LA CORRIDA.
Consideramos acertada la idea de introducir en la mitad del ciclo taurino una corrida de rejones, para que el público se olvide un poco de la monotonía de los repetidos lances de capote y los no menos repetidos muletazos. Pues así cuando mañana vuelvan los toros de a pié, el público de siempre volverá a ocupar su sitio en la plaza con renovados ánimos, máxime cuando mañana actúa el polémico Manuel Benítez "El Cordobés".
Hoy los toros de D. Ángel han demostrado toda la mansedumbre que atesoran (alguno incluso quiso ver el piso del callejón) y otros no lo hicieron por carecer de fuerzas. Todos barbearon las tablas y dotados de gran bondad para los caballeros.
Los rejoneadores que otrora lidiaran toros en puntas hoy no han "hecho ascos" a los excesivamente desmochados toros, cuyos derrotes no llegaban a la diana.
El peso de los mismos: 490, 435, 436, 480, 452 y 500.
A decir verdad, tras ser fijados, todos han acudido con presteza a los caballos sin crearles dificultades a pesar de que Moura se dejó tropezar demasiado.
Dice el refrán: "Lo bueno si breve, dos veces bueno" que traducido a la corrida de hoy se convierte en: "Si lo insulso es breve, se convierte en bueno". Y así fue pues la corrida se liquidó en menos de hora y tres cuartos.
ALVARO DOMECQ.
En el que lidió en solitario no se acopló de ahí que su intento de faena fuera, frío, breve e insulso.
En el que lidio en collera con Moura, tampoco “estuvo por la labor” dejando la iniciativa al portugués que ha logrado lucimiento.
¿Cómo se puede venir con esa predisposición a Valladolid?
MANUEL VIDRIÉ.
Ha realizado un toreo serio y reposado que no llega a este público festivo que gusta más de las cabriolas de las cabalgaduras que de un rejoneo clásico.
En su toro de colleras se inhibió, como hizo su amigo Álvaro, dejando la iniciativa al sevillano tal vez por aquello de que dos rejoneadores frente a un solo toro es multitud.
JOSE IGNACIO VARGAS.
Ha sido el único que ha logrado encandilar al público vallisoletano con sus quiebros delante de la cara del toro. Ha dado espectacularidad al rejoneo y de ahí su triunfo. Cortó una oreja en el que lidio en solitario.
También se empleó en el toro de colleras, al inhibirse su compañero Vidrié.
JOAO MOURA.
Ha estado con ganas. Se ha arrimado el que más, pero sus caballos resultan demasiado tropezados con los toros. De haber tenido algo más de pitones sus oponentes, alguno de sus caballos hubiera resultado herido de consideración. Falla en la suerte de matar, tanto en el que lidió en solitario como en el que lidió en collera con Domecq.
La verdad que el público caballista ha salido un tanto decepcionado de esta corrida donde por la categoría del cartel se presumía apoteósica.
Y es que ya lo dice el dicho:
“Días de expectación, días de decepción”
LOS APODERADOS.

Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.

En todos los sectores de la Fiesta de los Toros no ejercen la tiranía los toreros, ni los ganaderos.
Bien que según el escalón que ocupen en la escalera preferencial del público asistente a las plazas, se lleven un trozo más o menos grande de esa tarta económica (cómo explico en artículo anterior), pero los verdaderos tiranos de la fiesta son los apoderados de uno o de varios toreros considerados figuras.
De anomalía en anomalía han llegado a un enorme predicamento de cargos que en un principio eran subalternos, pues la acción del apoderado se estima más feliz cuanto más se aparte de los principios básicos en que la Fiesta se ha fundamentado.
Es el apoderado el primero que comienza a hablar sobre cuestiones de "negocio" y "conveniencia" de sus pordedantes. Los mismos que se toman el lema de "después de mí, el diluvio".
El cordobés Rafael Guerra Bejarano "Guerrita", quien "comercializó" la Fiesta de los toros, caso de que llegara a tener apoderado, cosa que no he podido constatar, éste nunca llegaría a gozar de privilegio alguno, porque la personalidad la tenía el propio torero, como demostró en aquella frase de "En Madrid que toree San Isidro" al no estar dispuesto a que el público no reconociera su supremacía taurina, que sin duda alguna tenía.
Menuda soberbia poseía "Guerrita". ¡Cómo para aguantar a alguién que le pusiera "cortapisas" en hacer lo que le viniera en gana!

Este apoderado moderno, hasta los tiempos de "Joselito" y Belmonte, tenía tan escasa relevancia que apenas eran conocido por los íntimos de los toreros.
"Joselito" y Belmonte tuvieron apoderados con funciones que no estuvieron nunca en oposición a las ambiciones artísticas de cada uno. Por eso en ocasiones se vieron desautorizados.
Recordemos el caso del apoderado de "Joselito", nada más y nada menos, que el día que hizo su debut en Madrid. El apoderado habia escogido, de acuerdo con el ganadero, SEIS NOVILLOS. Cuando el ganadero invitó al torero a que fuera a verlos en el campo, éste dijo:
-Don Manuel he estado viendo los novillos de Madrid y los he desechado en absoluto. En su lugar irán los otros seis del cerrado contíguo.
.....
-Pero... si esos son una corrida de toros...!
-Pues aquellos D. Manuel y no se hable más del asunto.
Al lado de esta, hay otra anécdota que se atribuye al matador de toros Manuel Varé García "Varelito" y que no quiero dejar en el tintero, pues también los menos relevantes eran capaces de tener "vergüenza torera":
El torero comprobó que no había sido incluído en el cartel de la Corrida de miura que siempre había toreado, debido a las gestiones llevadas a cabo por su apoderado que le proporcionó otra corrida más suave. De inmediato se puso en contacto con el empresario y le dijo:
-He sabido que no toreo la corrida de Miura.
-En efecto. Tu apoderado...
-Mi apoderado habrá dicho lo que quiera. Pero el que manda y sabe lo que me conviene soy yo. ¡De modo que ya me está poniendo con los miuras!
- Lo siento, pero ya no puede ser, están hechos los carteles por completo.
-Pues si no puede ser, vaya buscando quien me sustituya en los otros días. Hoy el torero ha perdido personalidad, como la ha perdido el toro. De ahí que se considere figura del toreo a cualquiera que se vista el traje de luces más de veinte veces en la temporada. ¡Sí! porque todo se ha empequeñecido lamentablemente y ello ha favorecido que apareciera la figura del apoderado, quién sin criar ni matar toros, ni exponer dinero, manda en los que los crían, en quién los mata e incluso en quién financia las relaciones entre unos y otros.
¡La cosa tiene su guasa!
En la actualidad el apoderado lucha por hacer millonario cuanto antes a su pordedante, porque para ellos la Fiesta solo ofrece un interés comercial, al igual que para los ganaderos y empresarios. Además cuanto antes su torero se haga millonario, antes lo será él también. ¡Es pura lógica!
Permítanme unas elucubraciones
¡Dinero! ¡Dinero! ¡El dichoso dinero! .
Lo que ahora, más que nunca parece ser la base de la vida, por aquello de que: "no dá la felicidad pero sí tranquilidad, y una persona tranquila es una persona feliz" en estos tiempos tan fluctuantes, tan envidiosos, tan inestables y tan fáciles de ganarlo, según se dice.
Claro que si lo miramos de otra manera, podemos ceñirnos al refrán de: "hay gente tan sumamente pobre, que solo tiene dinero".
Y digo yo, ¿por qué estar tan "aperreado" por el dichoso dinero si: "en la vida hay que escoger entre ganar dinero o gastarlo, pues no hay tiempo suficiente para ambas cosas".
Claro que al vecino hay que darle con él en las narices.
En fin, sigamos con el tema.
Las facultades motivo de contratación de un apoderado son:
Suelen adoptar la forma legal de mandato y son especificadas en escritura pública.
Suele haber dos clases:
SUJETOS A LA PATRIA POTESTAD: en este caso el otorgante es el padre del torero.
NO SUJETOS A LA PATRIA POSTESTAD: el otorgante es el torero mismo.
Actualmente este personaje, que antes solía proceder del mundo del toro a través de la faceta de matadores, banderilleros, empresarios, carniceros, aficionados etc, etc, ha cambiado de procedencia y ahora o lo es del mundo de las finanzas o del mundo informativo ya que el torero ahora está programado como si de un ordenador se tratare y la labor de marketing ha de ser realizada por quien entiende de ello, donde normalmente no están integrados la "gente del mundo del toro".
¿Donde iremos a parar?.
Esa es para mí, la pregunta del millón.