torostarifa.blogspot.com

lunes, 20 de julio de 2020

HISTORIA DE LOS TOROS EN TARIFA. Entrega 68


BIBLIOGRAFÍA.
Andrés Sarriá Muñoz.-Tarifa a comienzos del siglo XVIII. Málaga 175/ 1996.
Carlos Núñez Jiménez.-Crónicas taurinas de Tarifa. Imagenta 2014
Crescencio Torés Butrón.- XXV Aniversario de la nueva plaza de toros de Algeciras (1969-1993). CA 639/1994.
Francisco Javier Criado Atalaya.- Tarifa en el reinado de Felipe III. Una ciudad de realengo. A 740/2007.
Guillermo Boto Arnau.- Cádiz origen del toreo a pie. (1661-1858). Madrid 43713/2001.
Javier Villán coordina a diversos autores. Ediciones  AKAL. Madrid 10914/1993.
José Antonio Valdés Escuín.- Algeciras romántica. Recuerdos de la Vieja plaza de Toros. Editorial ALBA. Cádiz 378/1983.
María F Cortés Melgar.- Tarifa en los albores de la contemporaneidad. Introducción a la Historia de Tarifa durante el siglo XIX (1795-1870). Cádiz 382/04.
Wenceslao Segura González. Crónicas de Tarifa 1950-1954. Tomo 2.- Revista Al Qantir Nº 19. Año 2016.
Datos de Archivo del Excelentísimo Ayuntamiento de Tarifa.
Datos del Periódico Unión de Tarifa (1924-1934).
Datos del Periódico El Progreso de Tarifa (1930).
Datos del Periódico El Sur de Tarifa (1935).
Datos del Periódico La Voz del Pueblo de Tarifa (Año 1990).
Datos del Periódico ABC.
Datos del Periódico Diario de Cádiz.
Datos del Periódico Área.
Datos del Periódico Europa Sur.
Datos de la Revista Tarifeña Aljaranda.
Datos de la Revistas El Ruedo.
Datos de la Revista 6 Toros 6.
Datos de la Revista Aplausos.
Datos taurinos sacados de diversas Revistas Maestranza de Sevilla.
Datos de crónicas de Salguero Duarte.
Datos taurinos sacados de diversas Agendas Taurinas editadas por Ediciones Templa S. L
Carteles proporcionados por Juan Navarro Cortecejo,  Vaca Ferrer y Miguel Piñero.
Carteles recogidos por el autor en taquillas de diversas plazas.
Datos sacados de Internet donde se han contrastado noticias de recortes.

HISTORIA DE LOS TOROS EN TARIFA. Entrega 67


AFICIONADOS TARIFEÑOS QUE HICIERON SUS PINITOS EN EL TOREO.

Juan Alba Campos  “Pelota”
Gonzalo Acuña “Ginebra”
Rafael Fernández “Barreño”
Baltasar
Morenito de Tarifa
Minuto
Ildefonso Lara.
José Román.
Juan Santos.
Manuel Segura.
Manuel Manso.
Julio Derqui.
Juan Valencia.
Eusebio Fernández “El Insólito”
José Chamizo.
Antonio Peralta.
Curro Gallardo.
Juan Núñez Manso.
Luis Serrano.
Miguel Avilés “Avilerito”.
Fernando León “El Tarifeño”
Miguel Piñero “Cayetano”
Antonio Morales.
Curro Núñez.
Joaquín Dos Santos El Caletero”.

Banderilleros.

José Chicano “panadero”
Antonio García “El socio”
Pepe Saez “pajarito”
José Román
Juan Santos.
Manuel Segura.
Manuel Manso
Rafael Bermúdez.
Francisco Gutiérrez “ligero”
Antonio Romero “canito”
Juan Triviño
Juan Segura
Francisco Puyol
José Moreno
Benito Flores
Manuel Selma.
Antonio Solís
Antonio Rodríguez.
Miguel Gil.
Rogelio Ruiz Donda
Julián Garrido
Francisco Pelegri
Ruffo Manuel Lara
Juan Campos
Pedro Marset
Rafael Román
Luis Villanueva
Francisco Gálvez
Sebastián Puyol
Francisco García Sillero.
José Mayo
Luis Aragón.
Juan Notario.
Agustín Segura
Pepe Carrasco
Gurrea
Mateo
Santiago Alba
Paco Madrid
Trujillo
Romero
Antonio Peralta
Luis Lobao (Sevilla)
Antonio Camacho “Camachito”
Joaquín Dos Santos “El Caletero”
Julián Valencia Picazo (de la Zarzuela)
Antonio Guerra “Guerrita”
Iglesias Chico

HISTORIA DE LOS TOROS EN TARIFA. Entrega 66.


RELACIÓN DE TOREROS QUE PISARON LA PLAZA DE TARIFA

Adolfo Ávila.
Alfonso Galán.
Alfonso Ordóñez.
Álvaro Domecq ( rejoneador).
Álvaro Núñez.
Ámgel Peralta.
Andrés Naranjo.
Andrés Suárez.
Antonio Bienvenida.
Antonio Borrero “Chamaco”.
Antonio Duarte.
Antonio Estella.
Antonio Ordóñez.
Bombita”.
Camisero”.
Cantimplas”
Cayetano de Julio.
Cayetano Ordóñez “Niño de la Palma”.
Colorín”
Corruco de Algeciras “.
Cristo González.
Curro Pérez.
Dámaso González.
Diego Gómez Laínez.
Diego Ramos “El Merlo”
Domingo Valderrama.
Eduardo Gordillo.
El Soldado”
Emy Zambrano (rejoneadora).
Fabián Mena (ecuatoriano).
Faico”
Fermín Bohorquez (rejoneador).
Fernando Cepeda.
Finito de Córdoba.
Francisco Alba.
Francisco Jiménez “Pacorrillo”.
Gil Belmonte
Gil Belmonte.
J. A. Romero.
J. Pérez “Vito”.
Jesulín de Ubrique.
Joaquín Rodríguez “Cagancho”
José Luis Cañaveral ( rejoneador)
José Luis Gallosos.
José Martínez “Limeño”
José Núñez Escalante.
José Villegas “El Potoco”.
José Villegas “Potoco”.
Joselito de los Reyes.
Juan García “Mondeño”.
Juan García “Mondeño”.
Juan García “Palmeño”
Juan José Padilla.
Juan Muriel. Curro Escarcena.
Juan Núñez.
Juan Villegas “El Loco”
Julio Aparicio.
Julio de la O.
Litri”
Lolita Muñoz ( rejoneadora)
Luis Escribano.
Manolo Vázquez.
Manolo Zerpa.
Manuel Carvajal ( rejoneador).
Marcos Núñez del Cuvillo (rejoneador)
María José Iglesias ( rejoneadora)
Miguel Ángel.  
Miguel Campos.
Miguel Campos.
Miguel Márquez.
Miguel Mateo “Miguelín”
Morenito  de Algeciras”
Niños Sevillanos.
Pablito Lalanda.
Pachequito”
Paco Alba.
Paquirri
Paquito Muñoz.
Pedro Castillo.
Pedro Castro Riaño “Riañito”.
Pepe Gallardo.
Pepe Guerra.
Pepe Iglesias.
Pepe Luis Vázquez.
Pepín Martín Vázquez.
Perlacia.
Pintura”
Rafael de Paula.
Rafael Pacheco.
Rafael Peralta (rejoneador)
Rafael Peraltaccc.
Rebujina”.
Salvador Mateo.
Venturita”
Vicente Fauro.
Vicente Vega “Gitanillo de Triana”.
Vicentito Franco.


sábado, 18 de julio de 2020

HISTORIA DE LOS TOROS EN TARIFA. Entrega 65


MANUEL ROMÁN GARRIDO.


Manuel Román Garrido  nacido el 11 de mayo de  1954. Su oficio cerrajero. 
Es un hombre muy particular tanto que, “como muestra este botón”  que sirva de anécdota.
En el momento de la entrevista un amigo Antonio Garrido me estaba sustituyendo (por pérdida de llaves) una cerradura en una caja fuerte portátil y le dije:
-       ¡Hombre Manuel!. ¿Con que cerrajero y le dejas a Antonio que me sustituya la cerradura?
-       Contestándome:
-       Lo que pasa que yo no le voy a quitar al amigo Antonio las herramientas de las manos, porque lo considero una falta de respeto. Pues a mí me quitó uno unas tijeras cuando estaba cortando una chapa de aluminio y le dije que:¡ No me quitara las herramientas!
Como se puede constatar una forma muy particular de ver la vida con el respeto por encima de todo.
La afición a los toros le viene heredada de su padre que era un gran aficionado. Tanto que, cuando ya mayor no salía de casa, él le grababa las corridas de toros de Canal + toros para que las viera tranquilamente por las mañanas.
Le pregunté si su padre iba a los toros con mi suegro que era un gran aficionado y me contesta:
-Se llevaban bien, pero no iban juntos a los toros. Pues tu suegro iba con Chamorro un marinero que era su íntimo amigo.
Su primera corrida la vio en Tarifa se trataba de una novillada en la que toreaba Juan García “Mondeño”. Fue acompañando a un vecino que estaba muy torpe haciendo de lazarillo acción que pidió a su madre diciéndola:
-       Voy a pagar la entrada a Manolito para que me acompañe.
Recordó a “Mondeño” cuando pasados los años vio la película “El Niño de las monjas” protagonizada por el torero de Puerto Real nacido en enero de 1934.
Me habla de la gran afición a los toros que había en Tarifa y me refiere que en esta plaza debutó el primer torero inglés de la historia un tal Frank Evans que se apodaba “El Inglés” y que según Manuel era de Gibraltar, pero que en realidad había nacido en Salford el 18 de agosto de 1942 quedándome la duda si se trata de este torero o no.
Asistió al festival organizado por Antonio Ordóñez el 21 de septiembre de 1974 donde actuaron Antonio Ordóñez, Francisco Rivera “Paquirri”, Miguel Márquez y el novillero Alfonso Galán y me refiere emocionado que en él  “Paquirri” que picó a su toro, conoció a Carmina Ordóñez, quien asistió  junto a su hermana Belén al festival y que un servidor de ustedes también vio al coincidir con unas vacaciones.
Refiere que entró con la entrada denominada de oficio perteneciente a un cabo de la guardia civil que era vecino y que no era aficionado a esos eventos.  En esos momentos trabaja en la fragua de el denominado Tiznao.
A la feria de Algeciras iba todos los años con su padre. Refiere que vio una vez dar 17 descabellos a un cornúpeta a Emilio Oliva hijo y que finalmente metieron al toro al corral vivo.
Pregunta por la edad de este torero Chiclanero y le refiero que Emilio Oliva Baro  nació en el año 1963 en Madrid pero se crió en Chiclana. Fue novillero puntero saliendo en el año 1984 a hombros por la Puerta del Príncipe en Sevilla tras cortar 3 orejas a una novillada de D. José Murube.
Tomó la alternativa en el año 1985 en El Puerto de Santa María de manos de “Rafael de Paula” y como testigo José Luís “Galloso”.
Confirmó en Madrid  en el San Isidro de 1985 en una corrida de Pablo Romero actuando de padrino  Francisco Ruiz Miguel y como testigo Luís Reina.
Finalmente dice que sabe que Oliva dejó los toros y puso un negocio de compra-venta de coches. Refiere que el padre ha sido el torero que más cornadas ha recibido y que se casó “in articulo mortis” en Algeciras tras operarlo D. Fernando Argüelles.

Es un hombre que lee mucho y que ve mucha televisión. Está dotado de una gran memoria.
Me habla de la muerte de Sebastián “Palomo Linares”  de sus 69 años y de que le van a tirar sus cenizas en la finca que tiene en Salamanca.
Yo le refiero que presencié la última corrida que toreó en Valladolid en el año 1993.
Seguidamente hablamos de los tragos que los toreros pasan ante el toro y yo le refiero el hecho de las lecturas del Holter que le pusieron al matador de toros Sergio Sánchez  en una corrida de toros en Valdemorillo para medir lo acumulado y deducir el grado de estrés cardíaco a que están sometidos los toreros en cada momento de la lidia.
170 pulsaciones/minuto en el tercio de banderillas.
150 pulsaciones/minuto en la faena de muleta.
170 pulsaciones/minuto  en la suerte suprema.
Le hice ver que el número máximo de pulsaciones ocurría al recoger los trofeos conseguidos donde daba 180 pulsaciones/minuto.
¡Al borde del infarto! Y esto en cada día de corrida y a lo largo de la vida laboral del torero a la larga supone un deterioro importante del órgano cardíaco.  
Pero cuando prácticamente desapareció la cerrajería a favor del aluminio cambió de oficio y pasó a trabajar en una fábrica de harina de pescao, el famoso guano, como encargado durante siete años en la fábrica vieja que estaba en el mismo sitio de la conocida de El Polígono y que era de una empresa portuguesa  BIEW que estuvo aquí 10 o12 años con unos empresarios muy buenos se fue con ellos a Portugal. Finalmente la traspasaron a un catalán y posteriormente se formó la Cooperativa Harinas de Andalucía que tan malos olores han proporcionado al pueblo de Tarifa
Al salir de la empresa se fue a trabajar con Antonio Ojeda que tenía y conserva un taller de cerrajería en la placita donde hoy está el bar de “Los Melli”  frente a la subida a la “ranita”en las escaleras que albergan una fuente en forma de ducha, y al que califica con un gran profesional.
En Sevilla fue con su padre a ver una corrida con una excursión que salió de Tarifa para ver a “Espartaco” que era el ídolo de su padre.
Su padre, que era mecánico naval (motorista) , en la Empresa Lloret y Linares cuando en Tarifa había 11 fábricas de Conservas conoció a “Manolete” personalmente porque en Tarifa había un bar de Calderón al que venía el torero cordobés cuando tentaba en “Los Derramaderos”. Lo vio cuantas veces toreo en la antigua plaza de Algeciras llamada “La Perseverancia”,
Manuel es un hombre simpático. Ocurrente y no exento de gracia gaditana.
Cómo en dos semanas va a la Comunión de la hija de un sobrino junto a otros 150 invitados compara este acontecimiento actual con su comunión que narra de esta manera:
“Yo como era el más chico hube de hacer la comunión con la ropa de mi hermano mayor y con una cruz de bakelita, mientras hoy la llevan de oro.
De baquelita que como te arrimara mucho el cura la vela para comulgar salía el cristo ardiendo.
Hizo la comunión con la ropa de su hermano Paco que era de talla más chico que él. Su mare le probó la ropa cuando su hermano hizo la comunión y entonces le estaba estupenda pero cuando pasaron cuatro años a él no se le veía ni el entorchado de capitán. Matiza que el hizo la comunión con el traje de la marina no voluntario sino esforzao porque el traje era de mi hermano y con tan mala suerte que no había dinero para comprarle unos zapatos y hubo de ponerse los zapatos del hermano y con  la mala suerte d que çel a los catorce años ya calzaba el 43 y medía 177 centímetros.
Mi madre tuvo la ocurrencia de probarle los zapatos el sábado por la noche. Unos zapatos que ya habían recorrido los pies de todos los primos y que tenían lo menos 20 manos de Kanfort
Aquello no eran unos zapatos eran las botas de un buzo.
Su madre por la noche le decía:
-Manolito hijo: con lo que hay te tienes que apañar.
Ahora estoy cojo pero cuando hice la comunión parecía que llevaba unos zancos. Los pies encogidos.
Entonces no todos los que hacían la comunión se hacían fotos pues muchos no tendían dinero para hacérsela
Él hizo estampas y su madre le decía:
-No des estampa a quién no te de un duro.
A él le hizo el reclinatorio para hincarse de rodillas Alfonso el “Jorobao”.Con cajones de leche condensada y  cobró a su madre 5 duros.
No había catequesis como ahora. Uno iba unn més antes porque le decía el maestro escuela:
-Cómo no vayas mañana no hay queso, ni leche en polvo ni polvorones.
Cuando se quitó los zapatos de la comunión tenía los dedos encogidos co mno las tagarninas.
Su madre le llevó junto a su hermana Pepi (que hizo la comunión con él) a casa de su tío Julián Garrido y allí vio por primera vez un frigorífico americano que había que darle con el pie abajo a una palanca para que se abriera. Cuando llegaron les recibió la mujer que se llamaba María les dijo que tío no había llegado porque era cuando s compraba y se vendía el pescado aquí.
Los dedos de los pies le hervían. El Kanfort se estaba derritiendo del calor que mis pies despedían.
El tío Julián les dio un billete de quinientas pesetas. Era un billete como la portada de un libro. Un billete celeste con un tío con una boina.
Mi madre corriendo detrás de nosotros para quitarnos el billete pues con eso había para dos meses de comida.
En aquellos tiempos la comunión consistía en ir al Colegio de las niñas donde está hoy el Hogar del Pensionista y te ponían una olla de  chocolate y unos bollos que hacía Julio Groso y que metías el bollo en la taza y te traías la taza pega.         
Interviene Antonio Garrido y dice que él hizo la comunión calzado con unos zapatos coloraos de Segarra con la suela de tocino. Les dieron tinte blanco y con ellos hicieron la comunión los dos hermanos.


HISTORIA DE LOS TOROS EN TARIFA.-Entrega 64


JUAN NAVARRO CORTECEJO.



Nace en Tarifa en el año 1950 en la calle Guzmán El Bueno. En el seno de una familia de seis hermanos con paridad de género, 3 varones y tres hembras, (Juani, Paqui, Juan, Pepe, Antonio y Gloria) que se formaron trabajando en distintos departamentos de Casa Villanueva, para posteriormente enfocar sus vidas en distintas actividades.
Casado felizmente con Manoli quien le ha dado dos hijas: Gloria y Raquel de quien una de ellas le ha dado un nieto Abraham.
Nuestro personaje de hoy, realizó sus estudios primarios, cómo prácticamente todos los chiquillos de aquella época, en el Colegio de las Monjas y seguidamente fue el maestro D. Alfonso Rodríguez quien le preparó para ingreso en el Bachillerato.
Juan inició sus estudios de Magisterio pero a falta de algunas asignaturas abandonaría, porque había que ayudar a su padre en el trabajo de hostelería para el sustento de la familia. Actividad que desempeñó durante cincuenta años. Dice que es una actividad muy sacrificada  pues abrían a las 5 de la mañana  y estaban todo el día en pie tras una barra hasta las 10 de la noche. Sus clientes de madrugada eran los basureros, los municipales y otros operarios del Ayuntamiento quienes le estaban esperando, a que abriera, en Acapulco.
Juan, muy taurino que digamos, no es, pero sí ha visto todas las corridas de toros que se dieron en la Plaza de Toros de Tarifa cuando junto a su padre llevaba el ambigú de la plaza, lo que le llevó a recortar y archivar, todo lo que se encontraba hablando de Nuestra Fiesta más Nacional.
Su verdadera afición era escribir, pero escribir de su ciudad, Tarifa. En temas tan dispares como fiestas (Carnaval, Feria, Semana Santa, Navidad), personajes tarifeños tales como Joaquín Abreu, José Fuentes o María Gómez), o Historia futbolística de Unión Deportiva Tarifa, porque también regentó el ambigú del antiguo campo de fútbol de Tarifa sito junto al Matadero y hoy convertido en polideportivo.
Cuando le preguntamos de donde sacaba la información para configurar sus escritos nos dice que de libros, revistas, archivos y de conversaciones con los mayores, pues le ha gustado leer y sobretodo escribir. Pero recalca, siempre de temas locales.
Múltiples trabajos impresos en las páginas de todos los periódicos y revistas tarifeñas tales como; “Europa Sur”, “Tarifa, la Voz de un Pueblo”, “Aljaranda”, “Gualdalmesí”, “Vox Populi”, “Herald Tarifa” etc, así como en artículos para programas de Feria.
Formó parte del Consejo de Redacción de la Revista Aljaranda de ahí que tuviera relación con el Ayuntamiento y facilidad para investigar en los Archivos del Consistorio. Cuando la revista cambió de formato, dejó de aportar sus escritos por las imposiciones normativas que le exigían, muy dispares con la máquina de escribir que siempre utilizó.
Tiene afición por el Cine a raíz de conocer al director de cine Carreño que es un tarifeño del que hizo su biografía y que trata de publicar en la Revista Aljaranda
¡Para él lo importante es la Historia y sobre todo la Historia de Tarifa!
Considera que la historia de una ciudad engloba muchos campos, música, cine, fútbol, toros, fiestas, carnavales, actividades de todo tipo por eso indaga y escribe sobre cualquier actividad.
Ha realizado exposiciones en la Sala Cárcel Real sobre “Documentos Tarifeños” y sobre fotografías de “Más de un siglo de la Hostelería tarifeña”.
Todas estas actividades le llevaron a que le fuera concedido el Premio “Isidro de Peralta” por la Asociación Mellaria debido a su Archivo y su contribución a la Cultura Tarifeña.
Su padre fue un pionero en La historia de la Hostelería de Tarifa, ya que llevó los bares que se instalaban en la Feria de Tarifa, en las Romerías y en las Verbenas. También fue quien introdujo en esta ciudad los Campeonatos de Mus, que los organizaba en el Bar Acapulco con participación de hasta 200 parejas. Introdujo las Quinielas en esta ciudad cuando regentaba el Café Central. Luego traspasó la actividad a su hija  Gloria que lleva un despacho en los tiempos actuales.
Cortecero padre  fue el empresario de la Hostelería en Tarifa  llevando los bares de las casetas de Feria de Tarifa. Llevaba el Bar Acapulco y el Balneario tarifeño donde puso de moda las ortigas de mar de las que preparaba de madrugada hasta 400 docenas para ofrecérselas como aperitivo a sus clientes.
Esta entrevista tuvo lugar en el garaje de su casa que ha convertido en archivo de todos los libros y recortes ordenados en carpetas y que pone a disposición de quien se lo solicite.
Le conocí atendiéndome en el bar de su propiedad cuando le visitaba en compañía de mi amigo Gonzalo el excelente mecánico de bicicletas (q.e.p.d), si bien no mantuvimos conversación larga hasta que un día se dirigió a mí en un descanso de la última  edición de las Jornadas de Historia de Tarifa, para ofrecerme recortes taurinos que tenía almacenados para que escribiera la Historia de los Toros en Tarifa, seguramente movido porque le había gustado el libro que escribí sobre mi buen amigo Paco Ulloa boxeador.


Estoy acabando el libro taurino “Historia de los Toros en Tarifa” que espero le guste, pues es él con sus aportaciones, el alma de este proyecto.


viernes, 17 de julio de 2020

HISTORIA DE LOS TOROS EN TARIFA. Entrega 63.


JUAN LUIS MUÑOZ ALONSO.  

 
Nace en el verano del año 1943 en Facinas. Hijo de José Muñoz natural de Vejer de la Frontera, a la sazón Sargento de Infantería que estaba destinado en el Campamento de dicha ciudad y Josefina Alonso natural de Asturias.
Su primer trabajo vendedor de pasteles en el cine. El segundo cuidador de cerdos y el tercero como camarero en la tasca de Pepe Moreno con un sueldo de una peseta diaria..
A los once años y con motivo de venir a Tarifa su padre a desempeñar el puesto de policía municipal en el Ayuntamiento Juan Luis entró a trabajar en Casa Villanueva con un sueldo de 2 pesetas y media diarias.
En el año 1959 sin saber la verdadera causa de esta decisión tomó el camino del Convento del Corazón de María de Jerez de los Caballeros (Badajoz) donde permaneció durante dos años y medio
Volvió a Tarifa para nuevamente entrar a trabajar en Galerías Villanueva donde su disco duro cerebral fue acumulando anécdotas que luego contaría una y mil veces  a los muchos escuchantes de sus ocurrencias donde siempre había una frase referida a quienes fueron sus jefes comerciales.
Pasa algo más de año y medio y toma la decisión de montar un bar en la calle de La Luz al que denominó “El Coto” que le sirvió para hacer el doctorado de la licenciatura que había comenzado en la tasca de Facinas e  instalar un nuevo bar en la calle San Francisco, después de pasar por un establecimiento de comestibles en la calle Santísima Trinidad.
Juan Luis era una verdadera esponja capaz de absorber todas las vivencias de sus trabajos; bares, cuidador de cerdos, fraile y dependiente de comercio y con todo esto lo metió en una coctelera y surgió el negocio definitivo de lo de Juan Luis en la calle San Francisco que en principio fue la sucursal de la Venta denominado “El Ombligo” sito en terrenos de la Peña y a orillas dela carretera nacional 340 que une Cádiz con Barcelona.
Después, Casa Juan Luis  se puso de moda por aquello de que las anécdotas del dueño eran graciosas y a escucharlas acudían muchos algecireños que venían a degustar las hamburguesas de Juan Luis en un bar muy estrecho, incómodo al máximo pero donde la calidad de los productos del cerdo eran de calidad. Las anécdotas haciendo alusión a los Villanueva y al cerdo del que solía repetir una y mil veces que le gustaban hasta los andares le llevaron a la fama y a que personajes del mundo de la radio y televisión se interesaran por ellas
Bar caro, muy caro carente de precios fijos donde la misma consumición difería acorde con la categoría del consumidor y que hizo rico al propietario quien en 1980 compró el edifico de enfrente y lo convirtió en un comedor de lujo donde Juan Luis imitó en sus maneras de servir a los restauradores de Castilla que él había absorbido de sus visitas a Valladolid donde traía el vino Yllera del que era representante para Andalucía y el truco de colocar el jamón bien cortado en el plato para que al darle la vuelta no se cayera.

Este gracejo e inventiva le llevaron de la mano de La Morena a la radio, Cadena SER de Algeciras  para hablar de fútbol y de la de Jesús Quintero ()el fresador metido a presentador de programas tales  
como: “El Lobo estepario”, “El perro verde” o “los ratones coloraos” entre otros) a Canal Sur Andalucía  para tomar una copa de fino (asiéndola de la base, en pose copiada de la Feria de Sevilla)) mientras soltaba sus ocurrencias preconcebidas y, aun hoy, no comprendemos como Manuel Molés  Imagen.
que también degustó en varias ocasiones su buen jamón de tres J en su restaurante nuevo,  no le fichó como asesor taurino de sus retransmisiones, ya que Juan Luis sabía de todo de ahí el sobrenombre de El Sabio de Tarifa.



Tuvo muchos amigos porque se favorecían de su rumbosidad en el restaurante, pero Juan Luis nunca perdía dinero ya que lo que regalaba a quien le podía dar categoría social, se lo sacaba al cliente que cotidianamente acudía a su negocio.
Uno de sus amigos fue Antonio Burgos quien, como buen andaluz, quedó prendado de la interpretación que Juan Luis hacía de las Bodas de Canáan y se quedó con  el sabor del buen jamón 5 J bellota pata negra de Sánchez Romero Carvajal que Juan Luis traía de Huelva y las muletillas con las que siempre eludía los momentos dialécticos de compromiso el bautizado como Filósofo Eólico que no eran otras que: ¡Ya lo creo! y ¡Hombre por Dios!

 


Rieron sus chascarrillos muchos personajes conocidos tales como: Felipe González, Jaime Mayor Oreja, Javier Arenas (quien a la postre fue el único político de altura que asistió a su sepelio) y un largo etcétera de políticos que aterrizaban por su restaurante en busca de las preciadas viandas porcinas que les proporcionaba y servía un personaje que fue “fraile antes que cocinero”.
En la faceta taurina, presumió siempre de tener grandes amigos en el mundo del toro cuando en realidad su faceta taurina quedó reducida a asistir a las corridas que se daban en Tarifa, asistir anualmente a la Feria de Algeciras de la que era abonado, y protagonizando en una corrida de feria la acción de repartir manojos de romero en la corrida toreada por el Faraón de Camas lo que le reportó el premio al Mejor aficionado de ese año, ir a alguna corrida en la Feria de Sevilla y de El Puerto de Santa María en la temporada de verano.

Asistieron a su restaurante figuras del toreo tales como Curro Romero acompañado de su esposa Carmen Tello llevados de la mano de Luis Escribano, José Tomás, Fernando Cepeda, Óscar Higares, Manolo Moles y Antoñete



Luis Escribano, Manuel Pérez y Juan el dueño del Restaurante La Codorniz en Palco de la plaza de tientas de Los Derramaderos.





Como era un excelente relaciones públicas supo estar en el sitio adecuado en el momento oportuno como en esta ocasión en que D. Álvaro Domecq disertara en el Casino de Tarifa

.
Falleció en el año 2012 y ese mismo año fue protagonista de dos acontecimientos: nombrado post-mortem Hijo Predilecto de Tarifa y con fecha 11 de octubre quedó inaugurado en el Paseo de la Alameda, el más representativo de la ciudad, un busto en bronce obra del escultor Nacho Martín con la inscripción siguiente:


“La Fundación El Larguero, el pueblo de Tarifa, sus amigos y las buenas gentes del mundo, a Juan Luis Muñoz Alonso, “El Sabio de Tarifa” 1943-2012”