JavaScript

lunes, 16 de diciembre de 2013

LAS DIFRENCIAS ENTRE LAS CORRIDAS DE TOROS EN ESPAÑA Y EN MEXICO.



LAS DIFERENCIAS ENTRE LAS CORRIDAS DE TOROS EN ESPAÑA Y EN MÉXICO.

Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.

Presenciamos una corrida en la Monumental de México y añoramos las corridas de la Monumental de Las Ventas, porque en nuestra patria los toros tienen más mordiente y más casta y ello conlleva que, cuando embisten, lo hacen con más posibilidades de coger al diestro que está delante.

Por esta circunstancia, en España hay más emoción y los toreros han de lidiar más que tratar, durante la faena, de tomar la posición en la que el toro se arranque.

Era una corrida de encaste Santacoloma, pero carecían de la movilidad, malas ideas y el pronto aprendizaje de los toros de este encaste en España. Estaban muy "agarrados al piso" y ello quitaba emoción a la faena  Y como por otro lado las cabezas estaban muy cortas de pitones pues eso…que nos hicieron añorar los toros de España donde el trapío y los pitones son notas dominantes sobre todo de Despeñaperros para arriba.

En cuanto a los toreros; éstos hacen, en el ruedo, las mismas cosas que los españoles e incluso con el capote son más variados porque las condiciones de los toros son menos exigentes y ello propician suertes más comprometidas.

Con la muleta…¡Lo de siempre! Redondos y naturales (hasta aburrir a la concurrencia)  que son rematados con el pase de pecho. Hay cambiados por la espalda e invertidos. Exceso de desplantes ante toros que lo permiten por estar remisos en embestir.

A la hora de matar. Se me antoja que no son tan seguros como los diestros de nuestros lares. O al menos esa es la impresión que tuvimos después de ver OCHO toros ya que en México lo de regalar toros está a la orden del día y en la corrida que presenciamos vimos ocho toros en la arena, dado que el Juez de Plaza no tiene inconveniente en autorizar la lidia.

Al igual que aquí, valoran con jaleos los pases ligados y creo que para conceder los trofeos el público no es tan exigente como el nuestro y los jueces de plaza no son tan rigurosos como los presidentes de las nuestras.

En cuanto a la asistencia de público, éste día se vio, mucho cemento. La falta de casta en los toros lleva el aburrimiento en los tendidos y cómo esta se prodiga un día sí y otro también, los aficionados dudan asistir y los espectadores sencillamente no repiten aburrimiento al faltar emoción en las faenas.

A nosotros que generalmente no nos cansamos de ver torear por muchos trapazos que se den, la corrida de la México se me antojó un tanto tediosa por la desesperación que me produjeron esos toros que para embestir necesitan una temporada entera tras insistencia continua de sus matadores.

Tres animosos y notables toreros que pusieron todo de su parte, pero que se estrellaron ante estos bureles quitaesenciados en bravura, que no obstante tenían su peligro como se vio en la espectacular cogida de uno de los banderilleros en el primer toro de la tarde.

Voy narrar una faena de cada matador, para que se hagan una idea de cómo se desarrolló la corrida.

Abre la terna Arturo Macías que viste un terno azul pavo y oro. En su primer oponente que sufre una voltereta espectacular en el tercio de banderillas, tras encaminarse ceremoniosamente al centro del ruedo para brindar a la escasa concurrencia, comienza su faena de muleta con un pase contrario por alto. Seguidamente se dobla por ambos pitones con la muleta portada en la mano diestra.. Se posiciona para el toreo al redondo y logra una serie de tres redondos en el último de los cuales el toro pierde las manos y seguidamente se para. Continúa con redondos de muleta retrasada en series muy cortas puesto que el toro no repite. Remata con el pase de pecho bueno de ejecución y remate.

Nueva serie de buenos redondos entre los que intercala cambiados por la espalda tratando de dar emoción a una faena donde el toro carece de transmisión.

Metido prácticamente entre los pitones y tras insistir logra dos redondos + dos redondísimos + cambiado por la espalda + natural que remata con desplante torero. Le roba unos naturales y remata con el pase de pecho sobre la mano derecha. Un redondo y, tras martinete sale toreramente de la cara del toro.

Sigue sobre la mano diestra en serie de dos buenos redondos. El toro se para. Se posiciona nuevamente y logra unos buenos redondos que, tras martinete  remata con el pecho sobre la mano derecha, seguido de un desplante torero muy cerca de la cara del toro. Ovación.

Macías aguantó las paradas del toro metido prácticamente entre los pitones al conocer muy bien las características de este toro mexicano.

Remata su faena con el toro muy cerrado en tablas en base a cuatro manoletinas, un redondo y remata con el pase de pecho sobre la mano derecha seguido de un desplante torero.

En la suerte suprema logra algo más de media estocada contraria que va saliendo a medida que es capoteado, en rueda, por los banderilleros. Con el verduguillo, tras recibir un aviso presidencial, falla en repetidas ocasiones. Del toro pierde los cuartos traseros, momento que aprovecha el puntillero Jaime Gutiérrez para atronar al toro en el segundo golpe de puntilla.

Reportaje gráfico de lo realizado por Macías en sus toros.






























































El segundo toro de la tarde corresponde su lidia al diestro Fermín Rivera que viste un terno purísima y oro. Tiene un peso de 489 kilos. Nació en junio del 2009. Pertenece a la ganadería de Marrón. El toro sale con muchos pies y es toreado desde dentro de los burladeros por los banderilleros en costumbre mexicana.

Cuando lo saluda el matador, sale suelto de los dos primeros capotazos. Siguen dos verónicas de las que también sale suelto. Dos nuevas verónicas y remate con una revolera a un toro que no tiene una embestida franca.

Con lances por delante sin cruzar mete al toro prácticamente debajo del caballo del picador. El toro aprieta y el piquero se agarra arriba.  Finalmente el toro sale suelto.

Con una sola vara se descota el matador para pedir el cambio de tercio que Presidencia concede.

Fermín Rivera realiza su quite por chicuelinas en serie de tres buenas y remate con revolera.

Tras banderillear a la mexicana por parte de un lucido Wilson, Javier Escalante es cogido al caer delante de la cara del toro.

Fermín Rivera brinda al público y cuida la montera entregándosela a su mozo de espadas. Comienza su faena doblándose por ambos pitones para cuando  tiene al toro fuera de las dos rayas administrarle un redondo y seguidamente retirarse mucho des astado

Con la muleta portada en la mano derecha se va en busca del oponente. Torea al toro muy de cerca en toreo vertical en serie de tres buenos redondos. Nueva serie de buenos redondos que, tras cambio de muleta por la espalda, remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda, retirándose toreramente de la cara del toro.

Un pase contrario por bajo lo deja posicionado para seguir al redondo en buen toreo templado que es jaleado por el público. Remata con el pase de de pecho sobre la mano derecha y recibe una gran ovación.

Se acerca al toro con la muleta portada en la mano izquierda. Serie de naturales a un toro que se queda mucho más corto por este pitón. Remata final con el de pecho sobre la mano izquierda.

Nuevo distanciamiento y acercamiento en esta ocasión con la muleta portada en la mano derecha. Trincherazo sobre el pitón izquierdo del toro que lo deja posicionado para seguir el toreo al redondo. Tres buenos redondos, citando en la cercanía. Un redondísimo y remate con el de pecho sobre la mano izquierda. Remate con el pase del desprecio y salida airosa andando de la cara del toro.

Tras dejar reposar al toro, un molinete lo deja posicionado para seguir toreando. Pase de pecho sobre la mano derecha. Aguantando, un redondo. Dos más, instrumentados con mucha quietud y andando muy bien por la cara al toro remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda.

Tras tomar en barreras el estoque de verdad, se va a la toro para instrumentarle unos buenos trincherazos que no obstante resultan enganchados en el remate .Entra a matar en la suerte contraria y logra un pinchazo arriba sin soltar porque el toro se movió antes del embroque y ya no pudo rectificar la entrada. Nueva entrada logrando una estocada contraria de la que el toro dobla. Cuando va a apuntillarle el banderillero el toro se levanta. Finalmente dobla de nuevo y es apuntillado por detrás.

Reportaje gráfico de lo realizado por Fermín Rivera en sus toros.


























































El tercero es un toro con poco peso no llega a los 400 kilos. Corniapretado  y escaso de pitones que es protestado por el público.

Juan Pablo Sánchez que viste un terno carmesí y oro se va a por el toro. El astado desdeña los capotazos de saludo del torero. Seguidamente lo torea por delante de la cara sin cruzar y remata en el mismo centro del ruedo con una media verónica demasiado despegada.

En la suerte de varas, el picador se agarra arriba. El toro se va en el momento que siente el hierro. En la nueva entrada, el piquero levanta inmediatamente la vara, a instancia del matador.

Juan Pablo se destoca en solicitud del cambio de tercio que presidencia, concede.

Gustavo Campos pasa en falso en la primera entrada en banderillas.  En la nueva entrada las deja arriba teniendo que tomar precipitadamente el burladero. El tercero las deja arriba y cierra Campos con un excelente par que merece la salida al tercio a petición del público.

Juan Pablo Sánchez brinda al público la muerte de este toro y recibe la ovación pertinente. También cuida la montera entregándosela a su mozo de estoques. La faena la comienza doblándose sobre ambos pitones al tiempo que gana terreno, retirándose de su oponente cuando lo tiene entre de las dos rayas.

Se acerca con la muleta portada en la mano derecha. Tira de él para sacarlo fuera de las dos rayas. Tres excelentes redondos que remata, tras cambio de muleta por la espalda, con el pase de pecho sobre la mano izquierda.

Tras dar distancia al toro, se acerca con la muleta montada sobre la mano derecha. Cuatro excelentes redondos. Cambio de muleta de mano, un natural y remate con el pase de pecho sobre la mano izquierda y salida torear de la cara del toro.

Un pase de pecho sobre la mano derecha lo deja posicionado para el toreo al redondo. Excelentes redondos en los que incluso codillea. Remate con el pase de pecho sobre la mano derecha. ha tratado de torear sobre la izquierda, pero al no lograrlo se lleva nuevamente la muleta a la mano derecha. Excelentes redondos que remata con el pase de pecho sobre la mano derecha de los denominados de `pitón a rabo.

Pase de pecho codilleando sobre la mano derecha lo deja posicionado para el toreo al redondo. Serie de cinco excelentes redondos, templados y bien rematados. Seguidamente lo torea magníficamente delante de la cara, recambia la muleta de mano y remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda.

Sigue toreando al redondo. Intercala un cambiado por la espalda. Nueva dosantina y remate final con el de pecho sobre la izquierda.

En la suerte suprema y en terrenos contrarios pinchazo arriba que no profundiza. Nueva entrada en la suerte contraria donde logra un pinchazo hondo agarrado. Tras desprender el estoque nueva entrada a matar. En la suerte contraria y muy cerrado en tablas otro pinchazo que el toro escupe. Toma el descabello y acierta al primer intento.

Reportaje gráfico de lo realizado por Juan Pablo Sánchez en sus toros.



1






































































No hay comentarios: