JavaScript

viernes, 26 de julio de 2013

NOVILLADA DE PROMOCIÓN DE ESCUELAS TAURINAS DE ANDALUCÍA EN SU 19ª EDICIÓN. PRIMERA SEMIFINAL.



NOVILLADA DE PROMOCIÓN DE ESCUELAS TAURINAS DE ANDALUCÍA  EN SU 19ª EDICIÓN.1ª SEMIFINAL DE LA 19ª EDICIÓN.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
Da gusto ver lo bien vestidos que van. Cuando se habla con ellos son educados y exquisitos en sus palabras y luego ante los erales hacen las mismas cosas que los matadores de toros ante los hermanos mayores de estos astados. Únicamente falta la trascendental suerte de varas
Da gusto verles torear, pues cada uno de ellos porta en su toreo las características toreras de los profesores que, en las Escuelas Taurinas donde se están formando, les inculcan día tras día durante su formación.
Características que luego, con más o menos nervios, expresan el día que Canal Sur Televisión les brinda la oportunidad en las eliminatorias para llegar a la gran final.
Hoy en Montoro, en una preciosa y coqueta plaza de toros que presenta un lleno en entrada gratuita, presenciamos la primera Semifinal de la 19ª Edición del Certamen de Escuelas Taurinas de Andalucía, de la que saldrán, tras baremo de Jurado convocado al efecto, los tres ganadores, que junto a los tres que ganen  en la otra semifinal a celebrar en Bélmez formarán el sexteto novilleril que luche por el campeonato de la final.
Alguacil y alguacililla (por eso de la igualdad de género) montando dos preciosos caballos tordos en fase blanca,  realizan el despejo de plaza, para seguidamente encabezar el paseíllo, bajo los sones del pasodoble “Manolete” interpretado por la Asociación Músico-Cultural Juan Moedo dirigida por Dª. Carmen Cepa Ramos, seguidos de los seis novilleros que cumplimentan a presidencia encabezada por D. Lorenzo Galán.
Sale el primer eral de la tarde. Nº 44. Villaverde de nombre. Castaño salpicado
Jesús Álvarez Escobedo de la Escuela de Tauromaquia de Camas (blanco y oro con los cabos blancos, regalo de Manuel Díaz “El Cordobés”) lo saluda por verónicas sobre ambos pitones de rodilla flexionada, intercalando una chicuelina y, en el centro del ruedo, remata con una media sobre el pitón izquierdo del eral, seguida de una revolera..
Durante los capotazos el eral ha perdido las manos en varias ocasiones debido al estado del ruedo, regado en exceso.
El segundo del sexteto realiza su quite. Es Rafael Reyes de la Escuela de Córdoba. Lo hace por chicuelinas que enlaza con tafalleras en serie de dos que remata con una revolera.
Jesús Álvarez toma las banderillas vestidas con papelillos de la bandera de España. Con lidia eficaz de “El Ruso”, en el primer par solamente deja un palo en la oreja, porque el eral apretó en exceso. El segundo par lo clava perfectamente arriba con precisión y soltura. El tercer par con los papelillos de la bandera de Andalucía, las prende arriba asomándose al balcón tras ganar la cara previo quiebro al eral. Ovación fuerte de la concurrencia.
Tras pedir permiso a presidencia, brinda a todos los profesores intervinentes en este Certamen a los que saca al ruedo, incluido Eduardo Ordóñez.
La faena de muleta la comienza con un ayudado por bajo, al que siguen tres ayudados por alto que remata con un pase de pecho sobre la mano izquierda. El eral se para. Un pase de pecho sobre la mano izquierda y se aleja de su oponente.
Dos buenos redondos a un novillo dotado de afectividad de embestida. Nueva serie de tres redondos con pérdida de un paso entre pases. El eral se para. Nuevo posicionamiento. Serie de tres buenos redondos que remata con el pase de pecho sobre la mano derecha. Ovación.
Sigue el redondo. Serie de buenos redondos que remata con el de pecho sobre la mano derecha y dobla, tras posicionarse e insistir, con el de pecho sobre la mano izquierda.
Con la muleta en la izquierda. Natural templado a un eral que humilla pero que sabe lo que se deja atrás. Se tiene que retirar del eral para seguidamente enjaretarle dos naturales en los que el eral, al verle, hace por él. Dos naturales más que resultan enganchados porque el eral protesta al final del muletazo. Trata de rematar con el pase de pecho sobre la mano izquierda, pero como el eral se niega a embestir, remata con el de pecho sobre la mano derecha.
Con un pase de tirón saca al eral, de la querencia a tablas. Entre las dos rayas, un primer redondo bueno, el segundo resulta enganchado. Tras posicionarse nuevamente, un redondo y remate con el pase de pecho sobre la mano derecha, en la que el eral lo ve y lo coge por la corva sin consecuencias. Sigue al redondo. Dos buenos redondos con remate por arriba, y remate final con el pase de pecho sobre la derecha que dobla con el de pecho sobre la izquierda.
En las cercanías, un redondo que remata con el pase de pecho sobre la mano derecha. Tras posicionarse, invertido por la espalda que remata con el de pecho sobre la izquierda.
Muleta en la mano izquierda y golpeándole con el estoque simulado sobre el testuz para que se arranque le administra dos buenos naturales. Dos naturales ayudándose del simulado. Un excelente natural que remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda. Desplante torero y salida de la cara del eral.
Un pase de pecho sobre la mano derecha lo deja posicionado para el toreo al redondo. Un buen redondo que remata con el de pecho sobre la mano derecha. Cambiado por la espalda y remate poniéndose de rodillas ante la cara del eral.
Tras tomar el estoque de matar se va por el eral con la muleta portada en la mano derecha. Dos excelentes redondos porque el eral ha atemperado la embestida y se retira en busca de la igualada.
En la suerte natural haciendo todo el novillero logra media estocada perpendicular en la yema .Capoteo de los banderilleros. El eral se acula en tablas. El estoque se sale a medida que el eral es movido. El novillero solicita el descabello con el que falla por tres veces para acertar al cuarto intento. Aparecen escasos pañuelos en los tendidos por lo que presidencia no concede la oreja.
Sale el segundo eral de la tarde. Nº 27. Perdigote. Castaño, bocidorado. Su lidia y muerte corresponde a Rafael Reyes  alumno de la Escuela del Círculo Taurino de Córdoba que viste un traje burdeos y oro
Lo saluda con cuatro verónicas por ambos pitones a medida que le va ganado terreno. Como el eral embiste a arreones, el novillero después de estas verónicas de saludo, no ha podido lucirse con el capote.
Hace su quite el tercero del sexteto que es Manuel Ponce alumno de la Escuela Taurina de Chiclana que viste un terno verde esperanza y oro con los cabos blancos. Dos lopecinas que remata con una revolera recibiendo una gran ovación.
En banderillas es el propio matador, quien tomando los palos y encaminándose de manera elegante y artística se dirige al eral, le gana la cara y clava en lo alto  Toma un segundo par de banderillas vestidas con los papelillos blancos y verdes, se sube al estribo y de dentro a afuera tras recorte al eral, le gana la cara y clava en todo lo alto. Toma el tercer par de banderillas vestidas con los papelillos de los colores de la bandera nacional. El eral se arranca con mucha fuerza y el novillero andando hacia atrás, le gana la cara y prende el par en todo lo alto. Recibe una grandísima ovación.
Manuel Ponce, tras cumplimentar a Presidencia, brinda a un profesor de la Escuela de Alto Rendimiento de la Fundación “El Juli”.
La faena la comienza con dos pases contrarios doblándose sobre ambos pitones Al novillero se le ve muy suelto y con la lección muy aprendida, templado y tranquilo ante la cara del eral. Tira del oponente para sacarle de la querencia de tablas lo que en principio le cuesta. Cuando lo tiene en las dos rayas, le administra dos redondos, en el segundo de los cuales se le cierne y está a punto de echarle mano. Tras posicionarse, le ejecuta un excelente redondo. Pierde dos pasos. Otros dos buenos redondos que, tras cambio de muleta por la espalda, remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda. Recibe una gran ovación.
Se distancia del eral para seguidamente acercarse con la muleta montada sobre la mano derecha. Comienza a sonar la música en el pasodoble Tercio de Quites. El novillero torea muy bien al redondo. Nueva serie de redondos enganchados en el remate. El eral se descompone Un redondo muy bueno que, tras cambio de muleta por la espalda, remata con el de pecho sobre la mano izquierda.
Nuevos pases de tirón al eral para sacarle de la querencia a tablas. Ayudándose del simulado, un natural ayudado. En el siguiente el eral pierde las manos. Nuevo posicionamiento. Un natural, otro más que resulta enganchada la muleta en el remate. Remate final con el de pecho sobre la mano izquierda.
Tras sacar al eral de la querencia. Tres naturales que han resultado buenos, y remate con el pase de pecho sobre la mano izquierda al que sigue un desplante de rodillas ante la cara del eral al tiempo que con el estoque simulado le hace la sierra sobre el testuz.
Se distancia del eral para aproximarse con la muleta portada en la mano derecha. Dos buenos redondos aprovechando la embestida del eral, remate con el pase de pecho sobre la mano izquierda.
Con la muleta en la mano derecha, serie de cuatro buenos redondos que remata con el pase de pecho sobre la mano derecha. Abaniqueo sobre la cara del eral.
Nuevo distanciamiento y acercamiento con la muleta portada en la mano izquierda Dos naturales en los que resulta apretado por el eral, y que remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda.
Muleta en la mano derecha. Dos buenos redondos. Circular completo. Metido entre los pitones serie de excelentes redondos que remata con un buen pase de pecho sobre la derecha que liga con el de pecho sobre la izquierda. Desplante tirando los trebejos lejos de sí ante la cara del eral.
Tras tomar estoque y muleta en barreras, busca la igualada con mucha torería. Dos buenas manoletinas en las que el eral aprieta rompiéndole el estaquillador de la muleta. Tras tomar una nueva muleta, se dobla sobre ambos pitones con la finalidad de quitarle fuerza.
En la suerte contraria, estocada delantera de la que el eral rueda sin puntilla. Los tendidos se pueblan de pañuelos y presidencia concede la oreja a Rafael Reyes. Como se insiste en la petición el presidente concede también la segunda. Dos orejas para el novillero.
Sale el tercer eral. Nº 54. Cantaor. Castaño de capa que remata en el burladero al ser llamado.
Su  lidia y muerte corresponde a Manuel Ponce de la Escuela Taurina Francisco Montes “Paquiro” de Chiclana de la Frontera.
El novillero después de andarle para atrás, le administra cuatro buenas verónicas, remata con una media sobre el pitón derecho en la que el eral se le queda debajo del cuerpo.
El cuarto novillero José Antonio Lavado realiza su quite. Es de Málaga y se echa el capote a la espalda y como el eral se le arranca de improviso ha de esquivarlo. Nuevo posicionamiento y ejecuta cuatro gaoneras que remata con un capotazo a una mano en pase de pecho.
En banderillas con lidia de Manuel Cruz Martínez, “El Ruso” prende un excelente par de banderillas. El tercero prende un buen par. Cierra tercio “El Ruso” que ha de pasar en falso en el primer intento para en el segundo colocar un buen par si bien ha de tomar el olivo ante el acoso del eral.
Manuel Ponce brinda a Eduardo Ordóñez y a su profesor Antonio Lozano. La faena la comienza doblándose muy bien sobre ambos pitones con mucha torería. Se cambia la  muleta de mano sobre el mismo pase, un natural y remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda.
Con la muleta en la diestra, dos buenos redondos andando muy listo en el remate. El eral se para. Otros dos redondos a un eral dotado de media arrancada. Sigue sobre la diestra. Un buen redondo. Tras posicionarse, dos buenos redondos, y tras cambiarse la muleta de mano, remata con el pase de pecho sobre la izquierda.
Saca al eral a la altura de las dos rayas y con la muleta portada en la izquierda, tres excelentes naturales. El eral se para. Nuevo posicionamiento, tras girar en torno al eral, y portando la muleta en la zurda, serie de tres excelentes naturales. Dos más a los que siguen otros tres más y remate con el pase de pecho sobre la mano izquierda. Invertido completo que remata con el de pecho sobre la mano izquierda.
Tres excelentes naturales. Otros dos más que, tras cambio de muleta delante de la cara del eral, remate con el pase de pecho sobre la mano derecha. Con la muleta en la derecha y abriéndose la chaquetilla ofreciendo el pecho a su oponente, logra unos excelentes redondos. Es desarmado cuando se cambia la muleta por la espalda.
Con la muleta en la zurda serie de buenos naturales aislados porque el eral no repite y se le para debajo del cuerpo. Lo aguanta. Remata los naturales con un pase de pecho sobre la mano izquierda.
Lo lidia magníficamente. Un invertido por la espalda, que repite. Circular en tres fases y remate final con el pase de pecho sobre la mano derecha.
Tras tomar el estoque de matar ayudado por bajo que continúa con dos por alto. Insiste para dar uno por bajo a un eral que se ha negado a embestir. Remate final con el pase de pecho sobre la mano derecha.
En la suerte natural, estoconazo a un tiempo. El eral cae sin puntilla. Los tendidos se llena de pañuelos y el presidente concede la primera oreja. Se pide la segunda con mucha fuerza y presidencia también la concede. Dos orejas para Manuel Ponce.
Sale el cuarto eral de la tarde. Nº 8. Alegría. Negro de capa.
José Antonio Lavado Lo recibe con una larga cambiada de rodillas en terrenos de tablas para seguir, ya en pie, toreando a la verónica demasiado cerca, tanto que ahoga al eral. Remata con una media
El alumno de la Escuela Taurina de Camas Andrés Roca Rey, realiza su quite por gaoneras.
En banderillas Corruco de Algeciras deja el par ligeramente trasero y caído.
El novillero brinda al ganadero de Las monjas Manolo Bajo.
La faena de muleta la comienza con un cambiado por la espalda. Pase por alto. Nuevo cambiado por la espalda.
Un pase de pecho sobre la mano derecha y se queda posicionado para el toreo al redondo ante un novillo que está muy pronto en la embestida y no le deja posicionarse. Cuando logra colocarse administra buenos redondos que, tras cambio de muleta por la espalda, remata con el de pecho sobre la izquierda. ¡El eral tiene tal prontitud en la embestida que no deja colocarse al novillero!
Bajo los sones del pasodoble Martín Agüero consigue unos buenos redondos. Se cambia la muleta de mano sobre el último redondo, un natural y remate final sobre el pase de pecho sobre la mano izquierda a un eral repetidor y noble en la embestida.
Deja reposar al eral y hacia él se va con la muleta portada en la mano izquierda. Lo cita de largo, lo aguanta y le administra dos buenos naturales. El eral se para. Tres excelentes naturales que remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda. Cuando trata de realizar un desplante, el eral se le arranca.
Muleta en la diestra. Un buen redondo que tras cambio de muleta por la espalda, administra un natural y queda posicionado para el toreo al natural. Una serie de cuatro buenos naturales de mano baja, que remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda de los denominados de pitón a rabo.
Se distancia del eral. Un pase de las flores lo deja posicionado para el toreo al redondo. Tres buenos redondos. Un invertido por la espalda, que repite. Un redondo seguido de un desplante torero.
Con la muleta en la izquierda se acerca al eral, tras haberle dado distancia. Un  natural de rodillas. El eral le atropella. Dos series de tres naturales cada una. Remate final con el pase de pecho sobre la mano derecha.
Se va a barrera para tomar el estoque de matar, momento en que recibe las instrucciones de su director de escuela. Ante el eral, molinete de rodillas en que resulta acosado por el eral. Pases por alto a una mano sobre ambos pitones.
En la suerte contraria pinchazo arriba que el eral escupe al ser capoteado. En la segunda entrada, pinchazo arriba que encuentra hueso. A la tercera entrada, estocada delantera tendida de la que, tras capoteo de los banderilleros, el eral dobla. El puntillero acierta al segundo intento de puntilla. Aparecen algunos pañuelos en los tendidos y el presidente concede la oreja.  
Sale el quinto eral de la tarde. Nº 4. Ranchero. Negro.
Su lidia y muerte corresponde a Andrés Roca Rey de la Escuela de Tauromaquia de Camas, aunque nacido en Lima (Perú), (caña y oro con los cabos blancos) le está administrando unas excelentes verónicas. Hay un momento en que le engancha el capote y el comportamiento del eral cambia completamente.
El novillero que le sigue en antigüedad Ginés Marín, realiza su quite  en base a tres tafalleras que remata con una larga cambiada de rodillas en el centro del ruedo.
Réplica del limeño. Tres chicuelinas que remata con una revolera seguida de un capotazo a una mano sobre el pitón izquierdo del eral.
Roca Rey toma las banderillas y clava un excelente par en medio de los sones del pasodoble “Gallito”. El segundo par lo prende perfectamente arriba, tras cuartear con perfección. El tercer par arranca desde el estribo y de dentro a afuera le gana la cara y prende arriba.
El novillero brinda a su padre y a su abuelo que están en Lima a través de los micrófonos de la cadena autonómica que retransmite la novillada. Están viendo las imágenes por televisión a través de Canal Sur.
La faena la comienza con la secuencia siguiente: un cambiado por la espalda. Un pase por alto. Cambiado por la espalda. Pase por arriba y remate final con un pase de pecho sobre la mano izquierda con mucha quietud y elegancia. Tras distanciarse del eral se acerca con la muleta portada en la mano derecha. Cuatro excelentes redondos que, tras cambio de muleta por la espalda, remata con el de pecho sobre la mano izquierda.
Nuevo distanciamiento. Un pase de las flores lo deja posicionado para seguir al redondo. Dos excelentes redondos. En el último, el eral pierde las manos. Nuevo posicionamiento. Buenos redondos, cambio de muleta de mano sobre el pase, un natural, y en el remate el eral pierde las manos. Tras levantarlo lo deja reposar y con la muleta portada en la mano derecha le administra un molinete despacioso, un pase de pecho sobre la derecha en cuyo remate el eral vuelve a perder las manos. Tres buenos redondos que, tras martinete, remata con el pase de pecho sobre la derecha y dobla con el de pecho sobre la izquierda de los denominados de pitón a rabo.
Tras dar tiempo el eral, se acerca con la muleta portada en la mano izquierda. Elegantemente ejecuta dos buenos naturales. En el tercero le pisa la muleta y se la arrebata estando  a punto de echarle mano.
Con la muleta en la diestra, cuatro excelentes redondos que remata con el pase de pecho sobre la derecha y dobla con el de la izquierda. Nueva serie de excelentes redondos que, tras cambio de muleta por la cara, un natural y remate final con el de pecho sobre la izquierda.
¡Extraordinario el torero limeño!
Con el eral muy cerrado en tablas, le administra una serie de buenos redondos, un redondísimo que, tras martinete, remata con el de pecho sobre la derecha. Aguanta un parón del eral justo debajo del cuerpo del novillero. Desplante tirando los trebejos delante de la cara del eral.
En la suerte contraria logra una estocada en la yema. El eral rueda sin puntilla. Los tendidos se pueblan de pañuelos y presidencia concede la oreja. Como se pide con insistencia la segunda, también es concedida. Dos orejas para Andrés Roca Rey.
Sale el sexto y último eral de la tarde. Nº 34. Soñador. Negro, de la ganadería, como todos sus hermanos anteriores, de Las Monjas sita en Lora del Río (Sevilla).
Ginés Marín espera la salida del eral sentado en el estribo embutido en su traje rosa y oro. Lo recibe con una larga afarolada de rodillas en el tercio. Ya en el centro del ruedo le administra una serie de verónicas intercalando alguna que otra chicuelina y finalmente remata con una revolera.
El primero del sexteto, Jesús Álvarez, realiza su quite por chicuelinas que remata con una media seguida de una revolera. Ginés replica por tapatías.
En banderillas Corruco de Algeciras clava un excelente par en la segunda entrada.
El novillero quiere brindar a su profesor de la Escuela pero el brindado declina el brindis a favor del público.
La faena la comienza de rodillas por alto. En el segundo muletazo el eral le arranca la muleta. Ginés Marín torea al eral por delante de la cara para sacarle de la querencia. Cuando lo consigue, lo torea al natural. Serie de cuatro buenos naturales que remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda.
Tras retirarse del eral, se acerca con la muleta portada en la mano derecha. Tres excelentes redondos, en el último de los cuales se cambia la muleta de mano, un natural, y remate con el pase de pecho sobre la mano izquierda.
Un molinete y se queda posicionado para el toreo al redondo. Serie de cuatro buenos redondos atacándole al eral que se quiere ir. Remata con el pase de pecho sobre la derecha y dobla con el de la izquierda.
Después de sacar al eral de la querencia, se lleva la muleta a la mano izquierda. Serie de excelentes naturales bajándole la muleta para que el eral no se vaya a su querencia de tablas. Remata finalmente con un  pase de pecho sobre la mano izquierda, seguido de un redondo, un pase de pecho sobre la mano derecha que dobla con el de pecho sobre la izquierda.
Con la muleta en la diestra. Un redondo bueno. Un cambiado por la espalda  Pase de pecho sobre la mano derecha. Un buen redondo. Un redondísimo. Se cambia la muleta de mano en el pase, dos naturales que remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda.
Un pase de pecho sobre la derecha lo deja colocado para seguir al redondo. Serie de tres excelentes redondos que remata, tras cambio de mano de muleta, con un natural  al que sigue el de pecho sobre la izquierda.
Invertido por la espalda que trata de rematar con un pase de pecho sobre la mano izquierda pero que como el eral  se ha negado a embestir ha cambiado por salida torera de la cara de su oponente.
El eral se ha ido a las tablas y tras sacarlo de allí hasta las dos rayas, se lleva la muleta a la mano derecha. Tres redondos. En el ultimo de cambia la muleta de mano, un natural y remata finalmente con el pase de pecho sobre la mano izquierda. Un farol y remata final con el de pecho sobre la izquierda.   
Tras tomar el estoque de matar se pone de rodillas y administra una serie de muletazos que remata finalmente con el pase de pecho sobre la mano izquierda.
Tras preparación artística y en el mismo centro del ruedo pinchazo arriba que encuentra hueso. Palmas de consolación. En la nueva entrada el eral pierde las manos en el momento del embroque y ha de pinchar sin soltar. En la tercera entrada dejando el brazo atrás logra media estocada arriba. El eral se acula en tablas y dobla, tras recibir un aviso. Palmas para el novillero cuando el eral es arrastrado.
Reportaje gráfico de lo realizado por Jesús Álvarez.





























 










































Reportaje gráfico de lo realizado por Rafael Reyes.











 














































































































































Reportaje gráfico de lo realizado por Manuel Ponce.






























































































Reportaje gráfico de lo realizado por José Antonio Lavado.











































































Reportaje gráfico de lo realizado por Andrés Roca Rey.





















































































Reportaje gráfico de lo realizado por Ginés Marín.




















































































Otras fotos de la novillada.















No hay comentarios: