JavaScript

martes, 15 de enero de 2013

LAS CORRIDAS DE TOROS EN LA COMUNIDAD DE CASTILLA LEÓN



LAS CORRIDAS DE TOROS EN LA COMUNIDAD DE CASTILLA Y LEON.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
Con fecha 26 de noviembre del año que dejamos atrás del 2012, el periódico Norte de Castilla con la colaboración de Agencia Comunicación Profesional y con el patrocinio de Caixa Empresas, organizaron en el Novohotel El Palero, unos “Desayunos empresariales” donde se debatió el tema “Fiesta Naciona momento actual” y al que fueron invitados Ángel Gallego (gerente de la plaza de toros de Valladolid), Carlos Santoyo (director del programa televisivo “Grana y Oro”), el ganadero Moisés Fraile (hijo) y el matador de toros Leandro Marcos.
Los antecedentes son los siguientes:
En los últimos cinco años la cifra de espectáculos taurinos ha disminuido a casi la mitad con las consecuencias  en cadena derivadas  de este desastre.
Ángel Gallego considera a los toros como Patrimonio Nacional que se ha movido en todos los ámbitos (pintura, cine, música…) y a este sector la crisis económica que padecemos le ha pegado fuerte al ser un espectáculo caro donde la juventud se ha quedado fuera.
Los aficionados que en su mayoría componen la tercera edad se acaba y estos son precisamente quienes acuden a las plazas y a las iglesias. Equivocada comparación, pues a las iglesias cada vez acuden más jóvenes, naturalmente creyentes en la autenticidad que se les ofrece, y que no se da en los espectáculos taurinos.
¿Por qué es tan caro si la materia prima( el toro) no ha subido de precio?
Moisés Fraile contesta que efectivamente el precio de sus toros se mantiene mientras los piensos de su mantenimiento ha subido de manera sustancial. La consecuencia: que muchos ganaderos que no venden sus productos han de enviar el ganado al matadero.
Si los precios de la corrida bajan, los empresarios ¿ganan dinero?.
Gallego matiza que: en los últimos tres años han mantenido los precios y en este que viene pretenden bajarlos  para captar a la juventud a pesar del inconveniente que el IVA se les ha subido hasta el 21 %.
¿Este negocio debe cambiar para mantener la tradición?
Entra en escena Santoyo quien dice:
Todo el mundo relaciona los toros con la cultura. Cuando los toros pasaron a depender del Ministerio de Cultura el IVA que se pagaba en las corridas de toros aumentó del 18 al 21 % y en las de rejones y novilladas del 8 al 21%.
Todo el mundo habla de blindar la Fiesta de los toros, pero la mayoría de los Ayuntamientos y Diputaciones propietarios de plazas, ponen unos pliegos de condiciones leoninos. La gente protesta porque en Valladolid se subvencionen las corridas de San Pedro Regalado sin darse cuenta que estas corridas traen mucha gente a la ciudad y que dejan sus euros en la misma. Al tiempo que las novilladas, donde se regalan muchas entradas, realizan una labor de captación de jóvenes para la Fiesta.
En ciudades como Palencia, Burgos o Ávila la programación taurina entra dentro de las Fiestas patronales, pero los estamentos  no subvencionan en nada a estas corridas, muy al contrario si la plaza es de su propiedad cobran a la empresa por solucionarles parte de su programa de feria.
¿Hay o no hay afición?
Sí. Lo que ocurre, en opinión del matador de toros Leandro Marcos, es que hay que alimentar a la Fiesta para que nuevamente suba el número de festejos y con él la posibilidad que toreros que no estamos en figuras podamos torear un número de corridas que nos permita vivir de la profesión.
Interviene nuevamente  Santoyo que dice: Si los ganaderos conservan el precio del año 2001 para sus corridas y los empresarios llevan tres años sin subir los precios el tercer protagonista, en este caso las figuras del toreo, tendrán que bajar su caché.
Interviene Ángel Gallego quien dice: Quien manda en esto es el dinero. Todo cuesta dinero y no necesitamos una subvención sino sacarlo del cajón. El del toro es un negocio como otro cualquiera y la forma de ascender de los toreros también. Las novilladas sin caballos son necesarias al igual que las novilladas picadas.
¿Por qué no se hacen?
Pues porque se pierde dinero. Gallego matiza que en Valladolid por cada novillada sin caballos que organizamos perdemos 48.000 euros..
Interviene Santoyo diciendo: Perdéis porque las hacéis acorde con la ley.
Se habla del dinero que generan los cortes de novillos y en este sentido interviene Gallego diciendo: Los gastos de organización de un festejo popular no tienen nada que ver con los generados con la organización de una novillada. Cierto que en los concursos de cortes se gana dinero porque se llenan las plazas y en cambio los gastos de organización son muchísimo menos que los que conlleva  una novillada sin caballos en la que hay que llevar seis novilleros, banderilleros, mozos de espada, ayudas .. ¡Y todos han de comer! En el caso de Leandro cuando torea lleva detrás de él a diez personas.¡Es un empresario!
Interviene Leandro diciendo: Cada día que salgo a torear parto de unos gastos de 5.000 euros.
¿No sería un buen momento para organizar novilladas, ahora que los novillos están baratos?
Fraile matiza: No. ¿Porque cuanto cuesta organizar una novillada sin caballos en gastos básicos?
Responde Gallego: 30.000 euros.
De ellos en toros serán unos 5.000 euros y el novillero no cobra. El resto son los gastos mínimos.
Cualquier Ayuntamiento que suelta un toro puede figurar como empresario pues lo que ha de hacer es venir a la Delegación Territorial y pedir permiso. No deberían gozar de este privilegio.
Carlos Santoyo dice: El espectáculo de los toros es tan grande que sin estructuras y siendo un desastre sobrevive  y vive pese a todo.
Ángel Gallego sentencia: Es que mientras haya locos, habrá toros.
Qué distinta situación a la vivida en los años de los que estoy subiendo corridas. Pues vean la evolución de los precios de las entradas:
Año:1974










Año 1975










Año1976










Año 1977










Año 1978









Año 1979










Año 1980










Año 1981



No hay comentarios: