JavaScript

viernes, 25 de enero de 2013

DECEPCIONANTE CUARTA CORRIDA DEL CICLO SAN MATEO 1981 EN VALLADOLID.



DECEPCIONANTE CUARTA CORRIDA DEL CICLO SAN MATEO 1981 EN VALLADOLID.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
La culpa fue de los cornúpetas de mi paisano Antonio Pérez que resultaron estar carentes de casta y sobrados de invalidez. 
“Se echó tanto agua al vino de la bravura, tratando de buscar esa línea mágica que la separa de la mansedumbre” que ahora los deseados AP se han convertido en toros sin casta y por ende tambaleantes, tullidos, inválidos y no aptos para la lidia a pesar de ser muy bonitos de lámina. ¿Algún torito ha saltado la alambrada y se ha beneficiado a unas cuantas vacas?
Posiblemente el que hubiera dado más juego (es un poner) el quinto, al estar más en el tipo de la ganadería, se inutilizó nada más pisar el ruedo y fue sustituido de manera antirreglamentaria (tratando de sosegar al publico) por un ejemplar del padre de la esposa del  propietario de la plaza, que tampoco enderezó la tarde, pues era un toro altiricón, escurrido de carnes y con escasa cornamenta que llegó buscando las zapatillas de Emilio Muñoz  que fue el torero encargado de matar a esta "prenda".
La tarde soleada y con temperatura agradable invitaba al toreo y como el cartel era atractivo, pues la gente acudió en masa hasta casi llenar el aforo del coso del paseo de Zorrilla, lo que colmó de dicha a nuestro amigo Emilio Ortuño y de su esposa Angelita Rodríguez de Arce.
Ángel Teruel (rosa y oro) recibe pintureramente a su primero un toro con 438 kilos. Al segundo capotazo pierde las manos y ya no recuperaría la estabilidad durante el resto de la lidia. Continuas caídas, que decepcionan al publico y al torero, por lo que el madrileño corta por lo sano y pasaporta al astado de pinchazo, media estocada tendida y descabello. El público guarda un respetuoso silencio tras haber comprobado que poco se podía hacer con este pocho material.
En su segundo de 492 kilos, la cosa fue peor pues tras ser condenado a banderillas negras, que resaltaron sobre la capa colorada, Ángel Teruel lo aliña en terrenos de tablas y, a paso de banderillas, le administra un golletazo que el público acoge con música de viento.¡Fue un manso de solemnidad! Las banderillas negras se las pusieron como consecuencia de que tras recibir un puyazo que se me antoja incluso largo, se rebrinco en las dos entradas posteriores y eso no creo sea motivo de semejante castigo, que entendemos reservado a los toros que por no entrar a la cabalgadura  necesitaban ser castigados él y el ganadero.
Emilio Muñoz (azul muy oscuro y oro) a su primero que dio un peso de 488 kilos le trastea con más voluntad que acierto. Le pega un sartenazo en el denominado “rincón de Ordóñez” tras pinchazo previo, no obstante lo cual recibe una incomprensible ovación.
En su segundo con 530 kilos, el mozo de la corrida, que fue el del hierro del ganadero de El Espinar Rodríguez de Arce, logró algunos buenos naturales que emborronó con un espadazo atravesado y fue despedido con silencio.
Luis Mariscal clavó un excelente par de banderillas este quinto de la tarde. Expuso tanto que fue prendido y derribado aunque afortunadamente sin consecuencias fuera de las magulladuras correspondientes.
El tercero de la terna era el diestro de Gerena, Tomás Campuzano (azul marino y oro) en su primero con 443 kilos no hizo nada ante un toro completamente inválido. Mata de un metisaca en la barriga y pinchazo. El toro se echa en medio de una impresionante bronca. Luego este mismo público guarda silencio al comprender que nada se podía hacer con semejante inválido. La bronca vino como consecuencia de que presidencia no echó para chiqueros al toro que además de una falta de trapío claudicaba de manera ostensible
En su segundo que arrojó en báscula un peso de 450 kilos Tomás en una más que larga faena no logra acoplarse. Tras matar después de varios pinchazos en el costillar, el público comenzó a arrojar almohadillas al ruedo y a abroncar a la presidencia. .Bronca para el torero.
A la salida de la plaza los comentarios se centraban en las expuestas banderillas de Luis Mariscal con cogida sin consecuencias incluida,  y en la sustitución de “El Cordobés” en la corrida de mañana por Julio Robles y Roberto Domínguez con la inclusión de dos toros más a los 6 que los Hermanos Molero habían aportado.

No hay comentarios: