JavaScript

lunes, 29 de octubre de 2012

TERCERA CORRIDA DE TOROS DE LA FERIA MATEA 1976 EN VALLADOLID.

TERCERA CORRIDA DE TOROS DE LA FERIA MATEA 1976 EN VALLADOLID.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
Con lleno hasta la bandera y bajo la presidencia del Comisario D. Luis Vaquero auxiliado en materia taurina por Antonio Aguado “Larita” hacen el paseíllo los diestros Santiago Martín “El Viti”, Francisco Ruiz Miguel y Julio Robles para estoquear una corrida del hierro “El Campillo” de la que es propietaria Dª María Teresa Oliveira. Como nota a destacar el hecho de que el paseíllo lo hace Julio Robles destocado por impedirle llevar la montera la lesión leve que sufrió anteayer en Oviedo en el ojo y que exige llevar espadrapo hasta el temporal.
Sale el primero de la tarde. Nº 18. “Bolero”. 465 kilos. Negro bragado. Con el pitón derecho completamente astillado.
Santiago Martín “El Viti” lo saluda con unas excelentes verónicas que remata con una media ajustada. Ovación.
Un toro con una excelente embestida que es aprovechada por “El Viti” en una faena de muleta suave y templada sobre ambas manos, rematadas por excelentes pases de pecho que reciben grandes ovaciones.
Destaca una serie de naturales jaleados y amenizados por la música y dos molinetes perfectos de ejecución y ajuste.
A la hora de matar una estocada caída de la que el toro dobla. El puntillero acierta al segundo intento. La faena es premiada con una ovación que el salmantino agradece desde el tercio.
Su segundo . Corresponde al cuarto de la tarde. Nº 20. “Cañin”. 523 kilos. Negro bragado. Un toro de comportamiento bravo.
Santiago Martín lo recibe con unas verónicas en terrenos de tablas para seguidamente seguir, tras ganarle terreno, en el tercio con los mismos pases primordiales de capote.
Artísticamente lo lleva al caballo de picar donde el toro cumple sobradamente en este tercio.
La faena de muleta de “El Viti” la comienza con unos redondos buenos donde el toro ha punteado. En la segunda tanda de derechazos el toro pierde mucho gas y ya ha quedo muy parado y sin afectividad de embestida.
El torero paisano abrevia y acaba con el toro de dos pinchazos sin soltar y estocada. El toro se acula en tablas y allí “El Viti” acierta con el descabello. División de opiniones con predominio de los pitos.
Sale el segundo de la tarde. Nº 24. “Sequerito”. 520 kilos. Un toro que sale de chiqueros engallado y desafiante.
Francisco Ruiz Miguel lo recibe con unas excelentes verónicas que merecen la ovación. Tras salir del caballo de picar, le instrumenta un artístico quite por chicuelinas.
Brinda la faena al público y recibe la ovación pertinente.
La faena transcurre en medio de palmas y música que premian las excelentes series de redondos y naturales. En el inicio de uno de los pases es alcanzado y derribado con el balance afortunado de una zapatilla perdida.
Tras desprenderse de la zapatilla que le queda, sigue por redondos ajustados en medio de ovaciones.
Volcándose en la suerte suprema, logra una media estocada de la que sale perseguido, Se le concede la oreja con la que da la vuelta al ruedo en medio de aclamaciones. Recoge una paloma que le arrojó una espectadora.
Su segundo corresponde al quinto de la tarde. Nº 30. “Tormento”.528 kilos. Negro. Es devuelto a chiqueros por caerse frecuentemente.
Sale el sobrero. Nº 6 “Langostino”. 470 kilos. Pertenece a la ganadería de D. Santiago Martín Sánchez. El toro tarda en salir y las protestas, que surgieron en el toro devuelto, arrecian. Como el toro resulta manso comienzan a lanzarse almohadillas al ruedo.
Ruiz Miguel con su muleta jugándose la cornada en faena de exposición, lleva las “aguas al cauce” tras instrumentar excelentes redondos y naturales rematados con extraordinarios pases de pecho y molinetes
Estocada hasta las péndolas atracándose de toro. El toro dobla y el puntillero acierta al segundo intento. Se le concede una oreja a pesar de que hay fuerte petición de la segunda.
Sale el tercero de la tarde. Nº 23. “Beleno”. 556 kilos. Negro. Toro de bonita lámina pero que sale de chiqueros con los dos pitones astillados.
La lidia corresponde al diestro Julio Robles, quien lo saluda con buenas verónicas que son aplaudidas. Tras la salida del caballo realiza un quite artístico.
En banderillas destacan los banderilleros hermanos Martín de los Rios (Miguel y Juan Luis)
Comienza la faena de muleta y en el primer muletazo Julio Robles recibe un gañafón del que afortunadamente para la concurrencia no se descompone. Por el contrario se lleva la muleta al zurda e instrumenta unos naturales extraordinarios seguidos de pases de todas marcas realizados con empaque y torería. Desplantes valerosos.
En la suerte suprema. Pinchazo sin soltar y media estocada en lo alto. El toro se va a las tablas donde Julio descabella al primer intento. Palmas.
Su segundo sale con muchos pies. Es el sexto de la corrida Nº 41. “Violeto” 517 kilos. Negro. Sale cojeando de chiqueros y derrengado del tercio posterior. Se cae en la arena en repetidas ocasiones y las almohadillas inundan el ruedo.
Julio Robles dispuesto a torear pero la bronca y el desbarajuste de las almohadillas va en aumento y se lo impiden.
Acaba con el toro de pinchazo y estocada. Recibe aplausos cuando va en busca de la barrera.
Sin duda alguna los mejores multazos de la tarde los ha instrumentado Julio Robles.
Como colofón a la corrida diré :
Que en una barrera del tendido 8 estaba el Gobernador de Cádiz D. Antolín de Santiago y Juárez quien tuvo un rifirrafe con mi amigo y paisano de residencia Navalón, cuando le dijo estas frases:
“Para que cuentes que además de los toros de Domecq, también salen otros peores” y  “Por culpa vuestra algún día van a quemar una plaza de toros”.
Y es que Alfonso Navalón Grande  tiene un bisturí crítico demasiado afilado.

No hay comentarios: