JavaScript

martes, 30 de octubre de 2012

QUINTA CORRIDA DE LA FERIA TAURINA MATEA 1976 EN VALLADOLID

QUINTA CORRIDA DE LA FERIA TAURINA MATEA 1976 EN VALLADOLID.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
En esta quinta corrida hubo toros-toros que fue lo que a gritos se pidió en la corrida de ayer en el coso del Paseo de Zorrilla a su propietario.
Y ¿por qué la presencia del toro?, pues sencillamente porque no estaban acartelados ninguno de los que se hacen llamar figuras del toreo que son los que exigen el serrucho y la falta de casta en sus oponentes.
En medio de un cielo nublado y con más de tres cuartas partes de aforo presidiendo el comisario del Cuerpo general de policía D. Luis Vaquero asesorado en materia artística por Fernando. A. Merino, los diestros Manolo Cortés, Antonio José Galán y Félix López “El Regio” realizan el paseíllo para matar toda una señora corrida de toros del hierro de D. Félix Camero que pastan en tierras extremeñas de Olivenza.
Sale el primero de la tarde. Nº 6. “Jocinero”. 467 kilos. De capa negra. Toro de buen trapío y presencia
Manolo Cortés lo para artísticamente de capote recibiendo la primera ovación de la tarde.
Con la muleta realiza una faena amenizada con palmas y música, donde destacaron los naturales agitanados que remató con un extraordinario pase de pecho de los denominados de pitón a rabo.
No estuvo acertado a la hora de la suerte suprema que acabó, tras dos pinchazos, con algo menos de media estocada y descabello al segundo intento.
El toro es aplaudido en el arrastre y el de Gínes saluda desde el tercio.
En su segundo que corresponde al cuarto de la tarde. Nº 16. “Bandolero”. 515 kilos. Negro.
Manolo Cortés volvió a lucirse de capa en unas excelentes verónicas y llevando al toro al caballo, para que recibiera una sola vara.
El astado presentó dificultades en banderillas.
Con la muleta realizó una faena garbosa y suave, templando la embestida de su oponente al que citó de largo, templo y llevó largo para rematarlo a la cadera en medio de los sones de la música y los olés de los espectadores.
Pases de todas marcas con ambas manos, semi-afarolados, adornos, y jugueteo con el toro, a los que siguieron muletazos de rodillas, y desplantes de rodillas dando la espalda al toro al tiempo que arroja, lejos de sí, los trebejos.
Entra a matar junto a la puerta de cuadrillas y logra una estocada atravesada de la que el toro se acula en tablas. Tras preparación artística y laboriosa, falla en cinco ocasiones con el descabello con lo que emborrona una gran faena que queda reducido su premio a una gran ovación con la consiguiente vuelta al ruedo.
Sale el segundo de la tarde. . Nº 17. “Asombroso”. 507 kilos. Negro.
Antonio José Galán lo recibe de capote en los terrenos del tendido 2 y el toro le aprieta poniéndole en apuros.
Con pase por delante sin cruzar y carentes de templanza, lleva el toro al caballo. Con un solo puyazo se cambia el tercio.
La faena de muleta la inicia en terrenos del sol. Comienza con unos pases por bajo doblándose, para seguir con pases redondos sin ligazón ni quietud, donde busca el aplauso fácil de sus incondicionales.
Logra una serie de buenos naturales, para seguir con desplantes y adornos que calientan a los espectadores de la solanera que hoy han gozado de sombra.
En la suerte suprema, logra una estocada trasera de la que el toro dobla. El sol pide la oreja de manera mayoritaria y el presidente la concede.
En la vuelta al ruedo la sombra protesta. El toro es aplaudido en el arrastre.
En su segundo que corresponde al quinto de la tarde. Nº 9. “Jaleado”. 535 kilos. Negro. Un toro dotado de unas velas terroríficas.
Galán salió asustando ante las defensas que lucía su oponente. No hizo nada de capote y tampoco con la muleta estuvo firme, si no desconfiado en exceso ante un toro aparatoso de cornamenta pero que no se comía a nadie.
Como tardó en matar, recibió protestas cuando se retiró al callejón mientras el toro era aplaudido en el arrastre.
El palentino Félix López “El Regio”, fue el triunfador de la tarde con corte de cuatro orejas que posiblemente le catapulten a ser el triunfador de la feria.
En su primer toro, tercero de la tarde. Nº 92. “Derretido”. 553 kilos y negro de capa, Un tío.
Félix lo saluda con verónicas de excelente ejecución que son ovacionadas.
A la salida del toro de la primera vara, "El Regio" le realiza un precioso quite por chicuelinas que es ovacionado.
En banderillas “El Jaro” coloca un excelente par que le permite el desmonterado.
"El Regio" brinda a un espectador que ocupa barrera del tendido 8. Comienza su faena de muleta con pases por alto parsimoniosos y estáticos. Ovación.
Tras retirarse del toro, se acerca a él con la muleta portada en la mano diestra. Serie de excelentes redondos donde el toro le puntea. Remata con el de pecho sobre la mano derecha. Aplausos.
Cambia al toro de terreno y tirando de él lo lleva a los medios donde le instrumenta una serie de excelentes naturales largos y bien rematados mientras la lluvia hace su aparición.
Finaliza la faena con unas manoletinas que son jaleadas con gritos de “El Regio, el Regio es c.....Como El Regio no hay ninguno”
Mata de una excelente estocada y los tendidos se llena de pañuelos que solicitan los máximos trofeos. Presidencia concede las dos orejas que "El Regio" pasea en triunfo por el anillo recogiendo flores y el abrazo de un espectador que se arroja al ruedo en los tendidos del 3.
En su segundo, sexto y último de la tarde. Nº 32. “Bailador”. 470 kilos. Negro. Perteneciente al hierro de D. Pío Tabernero de Vilvis que sustituyo a un toro titular inutilizado en los corrales.
Félix López “El Regio”, lo saluda con unas excelentes verónicas que son ovacionadas al igual que el vistoso quite.
Brinda a la Reina de las fiestas y comienza la faena con pases por alto rodilla en tierra. Ovación.
Realiza una faena a base de pases de todas marcas ligados y templados. Tanto se arrima que en determinados momentos pasa apuros, pero se rehace de inmediato. Ovacionado.
"El Regio" no es un estilista pero ha puesto mucho valor y ganas y esto al público lo llegó y lo convenció.
Recibió un pitonazo en el vientre a mitad del derechazo y Félix ni se movió.
A la hora de la verdad entra a matar dejándose ver y logra una gran estocada que tumba al toro sin puntilla. Se piden las dos orejas que presidencia concede.
En cuanto a los toros decir que fue una corrida con trapío. Noble. Sin problemas a la hora de ser toreados
Y como ecos de sociedad constatar la presencia del atleta Mariano Haro que estuvo en la plaza para ver a su amigo "El Regio"

No hay comentarios: