torostarifa.blogspot.com

domingo, 28 de junio de 2020

HISTORIA DE LOS TOROS EN TARIFA.Entrega 51.


Seguidamente colgaré en el blog una serie de personajes, aficionados taurinos que, he considerado con méritos suficientes, por sus actividades de todo tipo para ser incluidos en el libro HISTORIA DE LOS TOROS EN TARIFA y pasar a la posteridad.
AFICIONADOS DE TARIFA.

FRANCISCO PÉREZ GÓMEZ.
  


En Tarifa todo el mundo le conoce por Paco Pérez, pero Paco es conocido en todo el Campo de Gibraltar consecuencia de sus polifacéticas actividades.
Nacido en Tarifa es el único de todos los hermanos que permanece en esta ciudad pues el resto de la prole se fue a buscar trabajo y finalmente se ubicaron en Algeciras, Sevilla, Málaga y Valencia. Pero Paco se quedó aquí para trabajar por espacio de 18 años en Casa Villanueva  que posteriormente creó en Algeciras el centro comercial denominado Galerías Villanueva.
Por aquél entonces era la única empresa, fuera de la actividad conservera, existente en la ciudad con capacidad laboral para contratación de trabajadores. Competía con la otra empresa de menor entidad,  denominada Tejidos Trujillo.
Esta empresa familiar Casa Villanueva, ocupaba, además de muchas casas de la población, el edificio más emblemático de la Calzada, por sobresalir en altura de los edificios circundantes y donde cualquier usuario podía adquirir de todo; desde un tornillo hasta un crecepelos, pasando por un traje de señora o caballero.
Empresa de 60 trabajadores dirigida por los Hermanos Villanueva, personas culturalmente preparadas que llevaron su actividad comercial a altas cotas de rentabilidad al expansionarse  en cualquier actividad de necesidad del pueblo que, entonces contaba con un Regimiento de Infantería, el “Álava 22”, ubicado en la Isla de las Palomas con Plana Mayor en el Castillo de Guzmán El Bueno y central telefónica en lo que hoy es el chalet de “Chato Utrera” que, junto con la Base Naval de Fuerzas Sutiles dotada de tres lanchas torpederas (30,32 y 33) eran de importancia capital en el desarrollo económico de la muy noble ciudad de Tarifa.
Luego, con el paso del tiempo esta empresa se fue a Algeciras y el edificio se convirtió en el Hotel Misiana, si bien Paco pidió el cese meses antes del traslado aduciendo que iba a presentarse a unas oposiciones  a banca, lo que nunca llevó a efecto y, por contra,  las tablas adquiridas en ventas las llevó a la práctica, montando su propia empresa en forma de tienda de comestibles en el momento que le ofrecieron un local comercial. Tienda que fue ampliando al introducir productos que él había tocado como dependiente, hasta convertirla en un Supermercado que un amigo de Madrid bautizó como “El pequeño Corte Inglés” al vender desde pinturas, hasta productos alimenticios, pasando por confecciones y artículos de regalo.

Por aquel tiempo su esposa Mari Luz Ulloa era la directora de la mejor peluquería de Tarifa con importantes ingresos que subvenían las necesidades tanto de sus padres como de sus hermanos. Era Mari Luz el complemento ideal de Paco en la actividad empresarial.

 
El coleccionismo es otro de  sus “vicios”. Colecciona todo lo que cae en sus manos que almacena en la bodega-museo que en realidad es el garaje de su casa. Allí hay de todo; desde un órgano electrónico Farfisa hasta un especiero de bronce antiquísimo, pasando por numerosas reliquias encontradas en las excursiones de submarinismo por las costas de Tarifa junto a todo objeto que la mayoría de los tarifeños le regalan cuando quieren desprenderse de algo que no les vale.
Paco recoge todo. Lo acondiciona y seguidamente busca hueco en el escasísimo  espacio que queda dentro de su local. También su casa es un museo donde sobre todas las colecciones de objetos que posee, destaca un barco velero realizado a mano por su suegro el patriarca Ulloa que es una maravilla de precisión y detalle que en la actualidad tendría un valor incalculable.
  


La afición taurina surge en Paco a través de Juan Luis Muñoz “El Sabio de Tarifa” con el que compartió durante muchos años; trabajo, alegrías, penas diversiones, viajes e incluso negocios de vinos y jamones traídos de tierras de Castilla y León (el famoso Yllera) y de Huelva (los famosos JJJ de Jabugo).
Un día Juan Luis le llevó a los toros a Algeciras y desde ese momento el gusanillo arraigó en un ser. Gusanillo que se acrecentó cuando en la Romería de “El Rocío” donde conoció a unos alemanes muy aficionados a los toros que venían todos los años a la Feria de Abril de Sevilla donde eran abonados. Un día le invitaron a la Feria de Nimes y a partir de ese momento rebasó en afición a su maestro Juan Luis pues sus viajes son de más recorrido en la asistencia a corridas de toros incluso fuera de España a la muy taurina Francia.
     



Nosotros hemos coincidido con él  en las distintas plazas  de toros tanto de la provincia de Cádiz  como limítrofes. De ahí nuestra amistad dimanada de una afición común.
Como no podía ser de otra manera es socio junto con su esposa de la Peña Taurina tarifeña Manuel Escribano de ahí que asista a todas las corridas en las que participa el torero de Gerena con ascendencia tarifeña.
Este tarifeño casi octogenario no representa los años que tiene, pues como ha sido un buen deportista se conserva con una juventud impropia de su edad y con una agilidad, fuera de lo común, recorre todos los días la ciudad, atendiendo a sus numerosos clientes, a pie o en una vespa de los años sesenta que cuida como si de su propia hija se tratara.

                                             
 
No hay evento en Tarifa, del tipo que sea, donde no se encuentre colaborando el amigo Paco. Procesiones, carnavales, representaciones teatrales o lo más impensado que se nos ocurra forma parte de la actividad de Paco Pérez que a fuerza de trabajo ha logrado una hacienda importante  y aun así, porque le gusta trabajar, hoy en día sigue preparando por Navidad, desde el despacho de su bodega museo una especie de cestas donde acomoda vinos de categoría junto a buenos jamones y magníficas conservas que hasta el momento siguen siendo muy celebradas  por los buenos gourments.


Carnavalero, actor, nazareno, rociero, caballista, submarinista e incluso poeta. Todas estas facetas las practica Francisco Pérez Gómez que es un personaje; amable, dicharachero, simpático y sobre todo taurino feliz.