www.torostarifa.blogspot.com

JavaScript

sábado, 6 de mayo de 2017

LA CORRIDA DE JANDILLA EN LA FERIA DE SEVILLA 2017..

LA CORRIDA DE JANDILLA EN LA FERIA DE SEVILLA 2017.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
Tres cuartos de aforo completo de plaza, en un día caluroso.
Bajo la presidencia de una fémina Dª Anabel Moreno Muela asesorada en materia artística por Antonio Moreno “Finito de Triana” y en la veterinaria por D. Francisco Sanz Daza, siguiendo a los alguacilillos hermanos Zulueta que montan dos caballos castaños, realizan el paseíllo el trío de matadores compuestos por Juan José Padilla (azul marino y oro con los cabos negros), Davíd Fandila “El Fandi” (verde y oro con los cabos blancos) y Manuel Escribano (azul rey y oro con los cabos blancos) a los que siguen sus respectivas cuadrillas de banderilleros, picadores y los dos pares de mulillas que abandonan el ruedo por dos puertas distintas.
Después de “torear al miedo” los toreros con la finalidad de quitar las arrugas de los capotes de brega, ocupan los lugares detrás de barrera para que con el ruedo totalmente despejado salga el primer toro de la tarde. Nº 91. Obligado. 515 kilos. Nacido en marzo del 2013. Negro mulato listón con el hierro de Jandilla.
Un toro bastante bien hecho, enmorrilado que sale de chiqueros deslumbrado y por ello no acude al momento a  la llamada del banderillero.
Padilla tras andarle para atrás, tratando de fijar la embestida, le administra una verónica de la que el toro sale suelto. A la vuelta, con el matador entre las rayas delimitadoras de la suerte de varas,  le ejecuta una verónica sin ajuste. Otra nueva que ahora consigue fijar al toro y administrarle verónicas alternativas por ambos pitones de las que el toro en el remate se va muy largo en sintomatología reveladora de que el toro no quiere capote.
Se le arranca de manera imprevista y pone en apuros a Padilla. Daniel Duarte sale de inmediato en auxilio de su jefe de filas. 
Pica Justo Manuel Jaén quien, lleva el caballo, afectado de la galbana que produce el fuerte calor reinante, a ocupar su lugar reglamentario en el ruedo. Al jaco se arranca el toro de largo de manera intempestiva recibiendo un picotazo del que sale suelto.
Lo recoge Dani Duarte y, tras un capotazo ,lo deja en el capote de Padilla quien, trata de hacerse con la embestida toreándole por la cara y bajando las manos con esa postura de cuerpo encorvado y tan poco torera artísticamente.
El toro no sigue el capote de Padilla quien insiste en darle capa,  hasta que por fin se hace con la embestida. Jaén mueve el caballo en busca del toro y, cuando se arranca, se agarra arriba y lo pega de lo lindo, tapándole la salida de forma descarada.
Cuando el cornúpeta sale del caballo,  “El Fandi” realiza su quite en base a una serie de chicuelinas por ambos pitones, que remata con una revolera.
Se queda con el toro Daniel Duarte que es quien va a lidiar en banderillas.
Padilla toma dos pares de banderillas y uno de ellos se lo ofrece a Escribano.
Dani le administra tres capotazos templados para cerrar al toro hasta los terrenos de tablas.
Padilla en el centro del ruedo con las banderillas de papelillos azul y blanco que es el color de la bandera de Jerez. El toro se arranca con mucha fuerza y pies, Padilla le gana la cara y clava arriba.
Escribano también le gana la cara al toro y prende en lo alto.
Cierra tercio Padilla arrancando subido en el estribo de un tendido 7 que tenemos a nuestra derecha. De dentro a fuera clava en lo alto y es ovacionado.
Ambos matadores banderilleros se saludan en el ruedo justo debajo del Palco Real.
Cierran al toro en un burladero del tendido 5 mientras Padilla busca, para brindarla, a una persona que está en el tendido alto de sombra.
La faena de muleta la inicia doblándose por el pitón derecho del toro y éste sale suelto dándose una vuelta completa al ruedo. “Mambrú” ha ido como una centella en busca del toro para cerrarle en el burladero del tendido 2 sito a la derecha de presidencia.
Padilla se va en busca del toro y lo cita con la muleta montada sobre la mano derecha. El toro muy agarrado al piso se niega a embestir. Un pase contrario. Ahora se ha hecho con la embestida del toro y se dobla, pero el toro sale suelto porque no lo fijó de capote y aún está sin fijar.
Su matador continúa  doblándose y animándole con la voz para que embista. Se dobla por ambos pitones a medida que le gana terreno. Cuando le ha sacado fuera de las dos rayas, a base de doblones jaleados, remata con un pase de pecho sobre la mano derecha y dobla con el pase de pecho sobre la izquierda. Gran ovación.
Padilla con la muleta en la diestra se va andando en busca del toro. ¡Un espontáneo comienza a cantar por flamenco!
Un  buen redondo perdiendo un paso y se queda posicionado para seguir el toreo sobre la mano derecha. Serie de redondos rematados con el pase de pecho sobre la mano derecha, en medio de, no de la banda de música, sino del cante del espontáneo referido (que por cierto no lo hace nada bien) y que convierte a esta fiesta, tan seria,  en un auténtico cachondeo, con el agravante de hacerlo, nada menos que un marco tan emblemático como la Maestranza de Sevilla. ¡Vivir para ver!
Padilla ejecuta un pase contrario y se va andando en busca del toro para posicionarse artísticamente. Adelantando la pierna contraria administra un buen redondo al que siguen tres más, un redondísimo rematando con el pase de pecho sobre la mano derecha seguido de un desplante ante la cara del toro.
Se plega la muleta sobre el antebrazo izquierdo, ¡gustándose! en medio de la mirada estupefacta del toro que no entiende nada.
Despliega la muleta sobre la mano izquierda. Dos naturales templados. Comienza a sonar la música. Remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda. Ovación
Da tiempo al toro. Muleta en la diestra. Serie de buenos redondos ajustados Un  redondísimo que, tras martinete, remata con el pase de pecho sobre la mano derecha y dobla con el de la izquierda. Sigue con un natural y desplante plegando la muleta sobre el antebrazo izquierdo. Gran ovación.
Muleta en la zurda. Un buen natural mandándo largo a un toro que lo que requiere es rematarle a la cadera para quedarse con él. Sigue con dos más en los que el toro se va al no rematarle a la cadera.
Trincherazos sobre ambos pitones. Invertido por la espalda. Empalma con un redondo  bueno, en el que el toro se desentiende del jerezano.
Padilla repite el invertido por la espalda.  Redondo ajustado. Un redondísimo. Molinete de rodilla flexionada. Pase de pecho sobre la mano derecha que dobla con el de la izquierda. Cuando sale de la cara del toro, recibe una gran ovación. 
Padilla ha visto que el toro hay que matarle en la suerte natural. Entrando muy derecho y, aún perdiendo la muleta en el embroque, logra una estocada arriba que es refrendada con una ovación por parte del público.
Capoteo de los banderilleros Duarte y “Mambrú” y el toro se va a las tablas. Toro amorcillado. Padilla falla el primer golpe de verduguillo pero como dejó el descabello puesto, el mismo toro se descabelló en el derrote.
Aparecen los pañuelos en los tendidos de sol, pero pocos en los de sombra. La presidenta llama por teléfono a… no sabemos quien, pues no hay necesidad de consultar nada al no ser la petición mayoritaria.
Padilla saluda desde el tercio.
Sale el segundo de la tarde. Nº 38 Lotero. 515 kilos. Nacido en noviembre del 2012. Castaño. Hierro de Vegahermosa
Fandi lo saluda con una larga cambiada en terreno de tablas de la que el toro sale suelto. Cuando vuelve el toro, nueva larga de rodillas. A la vuelta del toro,  se estira a la verónica en unas excelentes verónicas, intercala unas chicuelinas rematadas con el lance de moda donde se suelta el capote y se recoge con  la mano izquierda.
Pica José María González quien se ha agarrado arriba en las dos entradas. Fandi solicita el cambio de tercio que la presidenta concede.
Escribano realiza su quite en base a tres verónicas buenas, rematadas con una serpentina en el mismo centro del ruedo.
Fandi toma tres  pares de banderillas y se las ofrece a sus dos compañeros. Entra por delante Escribano quien, desde el centro del ruedo con el toro fijo en el burladero del tendido  5, espera la arrancada del astado, le gana la cara y, a toro pasado, clava en lo alto. Tímidas palmas.
Ahora es el turno de Padilla . El toro en el burladero del  5 y, desde allí,  se arranca cuando Padilla le anima con la voz. Le gana la cara y también a toro pasado clava arriba. Recibe una ovación.
Fandi iba a clavar al violín pero el toro no se arranca, por lo que el granadino brinda al público del sol y recibe una ovación.
Mi amigo Raúl opina que la ovación es merecida cuando clava el par al violín en todo lo alto.
Los tres matadores juguetean con el toro en medio de ovación unánime del público, pero ahora el amigo Raúl no toca las palmas. ¡Cualquiera entiende a estos aficionados que son capaces de desplazarse desde Madrid para ver a Morante!
Fandi brinda al público y recibe la ovación pertinente. La  montera cae boca arriba y la voltea con la mano en medio de la hilaridad del público sevillano.
Humedece la muleta en barrera, no con el agua de un botijo torero, si no con el agua de una botella de plástico que quita toda la poca esencia que la queda a la tauromaquia actual.
¡Hay que fastidiarse con la comodidad de los mozos de estoque que no quieren cargar con el frágil búcaro!
La faena de muleta la inicia en terreno de tablas doblándose por ambos pitones e intercalando algunos molinetes sobre la mano izquierda a medida que le va ganado terreno. Cuando lo tiene fuera de las dos rayas sigue doblándose con el toro y cuando sale de la cara del toro es aplaudido.
Muleta en la mano derecha. Toro entre las dos rayas. Cuando le ofrece la muleta, el toro retrocede. ¡Un nuevo toro pocho de los muchos que hemos visto en esta feria! Dos naturales ajustados. Uno nuevo despegado. Otro, aprovechando el viaje del toro. Molinete y remate con el pase de pecho sobre la mano derecha. Aplausos.
Vuelve a dar tiempo al toro y se acerca con la muleta montada sobre la mano derecha. Redondo a media altura perdiendo dos pasos entre pases. Un redondísimo que, tras martinete, remata con  el pase de pecho sobre la mano derecha. Ovación.
Muleta en la diestra. La flamea con la finalidad de que el toro se fije en ella. Serie de buenos redondos que, tras cambio de muleta por la espalda, remata con  el de pecho sobre la mano izquierda con toquecito (que no se a que viene) en el lomo del toro.
Muleta en la zurda. Se acerca al toro. Natural de pico ayudándose del simulado. En la nueva cita el toro no quiere arrancarse. Remata con un  pase de pecho sobre la mano derecha y dobla con el de la izquierda en el que el toro se le cierne estando a punto de llevárselo por delante.
Sigue toreando al redondo en una serie de tres redondos que, tras cambio de muleta por la espalda, le administra un molinete con el muleta en la zurda y trata de rematar con el pase de pecho pero el toro no acude y por ello ha de cambiarlo por un natural.
El público le conmina a que mate al toro al ser consciente que la faena no va a remontar.
Tras tomar la espada se va a por el toro para administrarle un buen natural cadencioso
En la suerte contraria con el toro entre las dos rayas, logra una excelente estocada. Capoteo de los banderilleros. El toro afectado del hipío de la muerte se va a las tablas a doblar.
Fandi aplaudido cuando va a recoger la montera al centro del ruedo.
Para recibir al tercero de la tarde,  Manuel Escribano se va a portagayola. Se coloca a una distanbcia como de tres metros de la raya de picar sitio que tiene cogido después de la cantidad de veces que ha practicado esta suerte en esta plaza.
Logra la larga cambiada y seguidamente se ha estirado a la verónica en dos buenas verónicas bajo la mirada atenta de su amigo Padilla que se ha ido muy cerca por el callejón por si debía auxiliarle. En la tercera verónica el toro pierde las manos con lo desluce lo que tenía visos de un buen saludo de capote.
Se trataba del toro Nº 13. Cajero. 559 kilos. Un castaño nacido en enero del 2013, con el hierro de Jandilla.
Continúa el toreo a la verónica en lances candenciosos  porque el toro en el remate se va muy largo e incluso en ocasiones dobla al revés.Finalmente se va a los terrenos de nadie.
Escribano desde el centro del ruedo va a llevar al toro al caballo montado por su primo José Manuel Quinta. El toro se ha apagado totalmente claudicando de las patas de atrás según señala un espectador vecino y al que les respondemos: y de las de adelante. Tras torearle por delante andándole para atrás con una revolera lo ha dejado largo.
Quinta mueve bien el caballo y cuando el toro se arranca se agarra en buen tio, pero como tapó la salida al toro el público protestó la acción.
Lo saca Juan Sierra y lo deja en el capote de Escribano quien le administra una chicuelina. Otra más. Las dos cadenciosas sin ajuste alguno y en la tercera el toro pierde las manos. Seguidamente lo torea por delante de la cara con suavidad y lo posiciona como a un metro de la raya de fuera de picar.
Quinta mueve bien el caballo y se agarra en buen sitio. Sierra muy oportuno saca al toro e imagino que Anabel cambiará el tercio.
Se queda con  el toro Juan Sierra que será el encargado de lidiar en banderillas.
Escribano toma tres pares de banderillas y ofrece dos de ellos a suj compañeros de terna.
Padilla maravilla es quien va por delante. Buena lidia de Sierra.
Padilla en el centro del ruedo cuando el toro se arranca clava en lo alto. 
Fandi entre las dos rayas de picar. Sale corriendo para atrás y cuando llega el toro a su alcance gana la cara y clava arriba.
Cierra tercio el titular de la suerte es decir Escribano. El toro en el tendido del 1. Escribano sentado en estribo va a poner el par marca de la casa sentado en estribo al quiebro y por dentro. Lo realiza y recibe la ovación de la tarde.
Pienso que no era el momento que lo debería haber dejado para el último en el que pondría los tres pares en solitario.
La ovación es enorme y sostenida porque el público recuerda que poniendo este par recibió la grave cornada en Sotillo de la Adrada que estuvo a punto de costarle la vida.
Con este par Escribano ha demostrado su raza torera y su deseo de volver de la misma manera con que se fue.
Escribano brinda al público y recibe la ovación pertinente.
Cambiado por la espalda. Pase de pecho sobre la mano derecha. Pase de pecho sobre la mano izquierda. Un pase natural y pase de pecho sobre la izquierda que resulta enganchado a un toro que demuestra violencia y mala leche.
Un trincherazo, con la muleta en la izquierda ayudándose del simulado, lo deja  posicionado para el toreo al natural. Excelente natural. En el siguiente, le engancha la muleta y le da un derrote, tras colársele  está a punto de llevárselo por delante.
Se vuelve a posicionar, dando ahora un poco más de distancia. Ha de perder tres pasos entre pases. Acierta en la distancia y logra un buen natural.  Otro buen natural. El toro gazapea. Otro excelente natural rematado con el pase de pecho sobre la izquierda. El toro le busca en el remate. Un pase del desprecio y desplante ante la cara del toro. Aplausos.
Serie de redondos tratando de ahormar la embestida del toro más que buscar lucimiento.
¡Vámonos Manuel que este pozo esta seco!
El toro no pasa y luego da un tornillazo en el remate.
Una voz grita: “Déjasele  a Morante para mañana”
Manuel le está dando una serie de naturales que a pesar de la exposición no tienen repercusión en los tendidos.
¡El toro no ayuda nada en absoluto!
Estocada entera refrendada con una ovación. Capoteo de Sierra y Punta.
Aplausos para Escribano cuando el toro dobla.
Para recibir al cuarto de la tarde, Padilla se va a portagayola colocándose a la misma distancia que lo hizo Escribano y naturalmente Escribano se coloca entre barreras muy cerca de la puerta de chiqueros por si hubiera necesidad de auxiliar a su padrino de confirmación de alternativa.
Ha salido a “revienta calderas” posiblemente espoleado por esa oreja que la presidenta no quiso ni considerar tras la petición (no mayoritaria) de los espectadores de la Maestranza que también tienen su corazoncito y que no basan su interpretación de la Tauromaquia en clasicismos puros.
Padilla sale triunfador de suerte tan problemática e incierta y como el toro sale suelto se va como un “ciclón” en busca de él para ejecutarle en terreno de tablas tres largas cambiadas de rodillas que dicen mucho de la disposición que el torero jerezano traía a Sevilla recordando la puerta del Príncipe conseguida en la feria del año pasado. Luego espatarrado le ha administrado una  chicuelina de mano baja a la que han seguido dos excelentes verónicas que tras el remate ha levantado al público de los asientos. Murmullo en la plaza preámbulo de gran acontecimiento.
Por chcicuelinas al paso, galleando, lleva el toro al caballo de picar montado por Antonio Núñez “Alventus”. Un espectador de nuestro tendido que es el 11-B primera fila asiento 37, cuando aún el picador no había metido las cuerdas empezó a gritar: ¡Vale!, ¡Vale! ¡Esta es parte de la afición de Sevilla!
“Alventus” le da un picotazo. Lo saca el banderillero Manuel Rodríguez "Mambrú" y lo lleva al centro del ruedo y desde allí lo posiciona para la segunda y reglamentaria entrada al caballo. El piquero mueve bien el caballo y se agarra arriba, levanta la presión sobre la vara pero sin retirarla de la herida. Lo saca nuevamente el banderillero y pretende dejarlo en el capote de “Fandi” sin conseguirlo puesto que el toro hace por su capote.
“Fandi”por la posición que adopta nos parece que va por lopecinas. ¡Efectivamente! Serie de tres lopecinas rematadas con una media de rodillas. Ovación.
Padilla replica con un quite de dos faroles rematados con una revolera. Ovación.
¡Se caliente el ambiente!
En banderillas con lidia de Manuel Rodríguez “Mambrú” Padilla sorprendiéndonos toma dos pares de banderillas y ofrece uno a “Fandi” y va él por delante a parear.
Padilla en el centro del ruedo. El toro se le arranca, desde el burladero a donde le habían fijado, le gana la cara y deja un solo palo en lo alto. El quite se lo hace “Fandi” quien juguetea con el toro.
Nuevamente Mambrú se queda con el toro para llevarlo según órdenes de Fandi debajo de la Puerta del Príncipe. Realiza el denominado par de la moviola prendiendo un extraordinario par que levanta al público de los asientos para tributarle una grandísima ovación.
Padilla mueve las banderillas para que el toro se fije en él antes de clavar el par al violín. Se va a por el toro despaciosamente. El toro se arranca cuando Padilla está muy cerca y con evidente peligro. Clava arriba. El toro hace hilo con él y ha de tomar precipitadamente el olivo. Demuestra que está en plena forma física.
Raúl comenta:
-Sí señor el olivo.
Le pregunto si sabe porque ese término y he de comentarle porque antiguamente todas las barreras eran de esa dura madera.
Padilla brinda al público y recibe la ovación pertinente. Deja caer la montera desde la altura de la rodilla en el mismo centro del ruedo.
De hinojos comienza su faena de muleta. Le anima con la voz. Pases por alto a una mano sobre ambos pitones. Como el toro le aprieta se pone en pie para interpretar un pase de pecho con la derecha que dobla con el de la izquierda. Ovación.
Da mucho tiempo al toro. Se acerca con la muleta portada en la mano derecha. Un buen redondo. En el siguiente el toro remata por encima del estaquillador.
Le da distancia y tiempo. Un redondo. Considero que hay que bajarle la mano aunque se caiga. Dos redondos y remata con el de pecho sobre la derecha en la salida del cual el toro pierde las manos. ¡Otro toro pocho!
Padilla da al toro más tiempo que Manzanares que ¡ya es decir!
Muleta en la diestra. La adelanta. Tres buenos redondos a media altura. Dos nuevos. Se cambia la muleta de mano por la espalda y remata con un buen pase de pecho  sobre la izquierda.
Ahora torea sin torear (frase de mi amigo Andrés Vázquez) con la muleta plegada en el antebrazo izquierdo. Se va acercando lentamente al toro al tiempo que le habla. Despliega la muleta portada por la mano izquierda. Se la echa al tiempo que lo anima con la voz. Tres buenos naturales. El toro se para. Otro más enganchado en el remate. Dos naturales más, buenos. El último rematado por arriba y remate final con el de pecho sobre la izquierda. Al salir del toro es ovacionado.
Tras dar tiempo al toro. Un molinete lo deja posicionado para el toreo al redondo. Tres excelentes redondos de mano baja en medio del clamor del público que nos circunda. Remate con  el de pecho sobre la mano derecha. Grandísima ovación.
Nuevos redondos en el último de los cuales se enrolla el toro a la cintura y estropea la buena estética que había logrado.
Vuelve a torear sin torear con la muleta plegada en la mano izquierda. Tras desplegarla en medio de los sones de la música Raúl y un servidor de ustedes tatareamos el pasodoble que interpreta la banda, mientras Padilla da una serie de cinco buenos naturales a media altura sin molestar en absoluto al toro.
Remata la faena con ayudados por alto sobre ambos pitones. Trincherazo bajo sobre la mano izquierda. Otro sobre el pitón izquierdo del toro.
Es aplaudido cuando se va a por la espada de matar.
En la suerte natural ha logrado una estoca entera ligeramente trasera y desprendida. El toro se amorcilla. Comienza a caminar en busca de la barrera y allí comienza con hipíos de la muerte mientras Dani Duarte a una mano trata de moverle por dentro. Barbea tablas y creo que está perjudicando a Padilla en la obtención del trofeo. El toro se trastabilla. El toro dobla y Padilla es ovacionado.
Aparecen los pañuelos en los tendidos de forma mayoritaria. La presidente Anabel que remolonea en la concesión mientras el público la grita.
¡No quedamos en que la primera oreja la concede el público! Pues concédala y luego se reserve la concesión de la segunda que es potestativa de usted!
Finalmente no la concede y el público la tributa una sonora y monumental bronca con gritos de ¡Fuera! ¡Fuera!.
Padilla da una clamorosa vuelta al ruedo.
En este momento me van a permitir un inciso para decirles lo siguiente:
Acompañado de mis amigos Raúl y  Manolo ocupábamos tres localidades consecutivas las 35,36 y 37 de la primera fila del tendido 11-B. Detrás de nosotros una colonia de turistas inglesas, jóvenes y de perfectas hechuras que en este preciso instante me preguntan, mitad inglés y mitad español, que si ese toro había sido el último toro de la corrida al decirles que faltaban dos más, tomaron las de "Villadiego" y abandonaron en masa por lo que los vecinos de localidad se abalanzaron sobre las almohadillas tratando de mitigar a sus doloridas posaderas.
Pero aún hay más. Vean: Delante de nosotros ocupando la barrera y contrabarrera ahora era una colonia francesa de aficionados de Nimes a uno de los cuales conocíamos  y  a los que hubimos de corregir ante unos comentarios que no nos parecieron ajustados a la realidad respecto a la acción de las banderillas en el toro. 
Sale el quinto de la tarde. Nº 89. Ilusión. 545 kilos. Nacido en septiembre del 2012. Negro con el hierro de Jandilla.
Fandi lo saluda con una verónica de rodilla flexionada de la que sale suelto. A la vuelta le administra dos verónicas de la misma factura y colocación por ambos pitones.
Seguidamente, animándole con la voz, le administra una serie de seis verónicas jugando muy bien los brazos rematando con una media seguida del lance de moda en que se tira el capote y se le retiene con la mano izquierda.
Desde el burladero de suertes, por chicuelinas corridas rematadas con una revolera en la que con la mano libre toca el lomo del toro, lleva el toro al caballo montado por Juan de Dios Quinta quien, le da un picotazo arriba, sacándolo el banderillero Diego Carvalho.
Fandi realiza su quite en el que levanta al público de los asientos. Deja al toro posicionado para el segundo encuentro con el caballo de Quinta quien le da otro picotazo.
Escribano realiza su quite en base a dos buenas verónicas. Otras más que resultó enganchada en el remate. Remate final con una revolera. Tímidas palmas.
En banderillas con lidia de Carvalho, va a parear Fandi en solitario. Banderillas con los colores de la bandera de Granada.
El toro se le arranca con fuerza, le gana la cara y clava arriba.
El segundo par nos lo brinda a la media solanera y corriendo para atrás más que el resto de los mortales para adelante, en el par denominado de la moviola, le gana la cara y clava arriba en el momento oportuno. Seguidamente juguetea con el toro, le regatea y prácticamente lo para.
El tercer par se lo brinda a la solanera pura situada a la derecha de la presidencia. De dentro afuera y al violín ha logrado un excelente par que no ha sido aplaudido como la ejecución y colocación merecía. Gran ovación de toda la plaza
Fandi brinda su faena al público y recibe la ovación pertinente. También aplaude Raúl en esta ocasión mientras el otro amigo común Manolo no dice nada pues es hombre serio que permanece callado si bien se ríe de vez en cuando con mis ocurrencias narratorias.
Cita al toro en los medios. El toro se arranca con mucha fuerza, se le cuela y se lo lleva por delante después de haberle herido en el muslo a la altura de la rodilla. Fandi se ha levantado del suelo raudo como si no hubiera pasado nada debido a su fortaleza física. ¡Ni se ha mirado! Seguidamente le ha ejecutado cuatro buenos redondos rematados con el pase de pecho sobre la mano derecha.
El toro por el pitón derecho tiene Usía, pues se la ha colado dos veces. Muy valiente Fandi continúa toreando al redondo en redondos jaleados porque son muy buenos y templados. ¡El toro al verse podido se ha afligido!
Con la muleta en la izquierda ha instrumentado unos excelentes naturales.
El toro ya se niega a embestir mientras Fandi se posiciona para seguir el toreo sobre la izquierda.
Le anima con la voz llamándole para que acuda. ¡Vente! ¡Vente! Dos excelentes naturales rematados con el pase de pecho sobre la izquierda. Gran ovación.
Da tiempo al toro con la muleta portada en la mano diestra. Se retira del toro para darle más distancia no se si para reponerse él o para que el toro se reponga.
Invertido por la espalda cogiendo al toro muy de largo con la dificultad que ello entraña. Un redondo y se retira del toro. Se posiciona cruzándose. Dos excelentes redondos rematados con el de pecho sobre la mano derecha. Se queda quieto ante la cara del toro. Aguante la embestida del toro en dos tiempos. Un redondo que remata con el de pecho  sobre la izquierda. Pase del desprecio. Y pase de pecho en el que el toro no pasa. Todo realizado delante de la presidencia como reivindicando la atención de la presidenta en cuanto a visión se refiere.
Fandi claudica como consecuencia del tantarantán sufrido. Manolo me confirma mi apreciación: ¡Está cojeando!
Tras tomar la espada se ha llevado la muleta a la mano izquierda. Ejecuta un natural alargando mucho el remate. Otro por el otro pitón. Ahora lo trastea con la rodilla flexionada y lo está llevando perfectamente toreado, en medio del jaleo del público de los tendidos de sombra, hacia el sitio elegido para ejecutar la suerte suprema. Ahora el toro entra con mucha suavidad habiendo perdido ese punto de fiereza que ha exhibido durante toda la faena de muleta. Ha rematado el trasteo con un pase de pecho sobre la mano izquierda que resultó enganchado en el remate.
Cita en la suerte de recibir y logra una entera que el público puesto en pie refrenda con una gran ovación.
Domingo Valencia falla por tres veces con la puntilla y está a punto de levantar al toro. Cuando acierta, aparecen los pañuelos en los tendidos de manera mayoritaria claramente.
Anabél no está por conceder la oreja y la bronca y pitos hacia ella se hacen ostensibles en toda la plaza.  Finalmente no la concede y aparecen los gritos de ¡Fuera! ¡Fuera! Insólito lo protagonizado por esta señora a quien la prensa siempre ha tildado como una buena aficionada. Puede que así sea pero ahora ejerce de Presidente y nada menos que en la Maestranza de Sevilla.
Antes de que salga el sexto de la tarde, Escribano que está dispuesto a triunfar como sea se va nuevamente a portagayola.
Un espectador de nuestro tendido grita. ¡Ole los güevos!
Nadie puede tildar de falta de ganas en el torero de Gerena.
Llama al toro para que salga y logra la larga cambiada bajo la mirada atenta de su protector Padilla que está justo debajo de nosotros por si ha de realizar un quite oportuno. Raúl comenta: Padilla ejerciendo la función de director de lidia.
Seguidamente ha dado una larga cambiada en terreno de tablas seguida de serie de verónicas de la que el toro ha salido suelto.
Raúl está tratando de encontrar el libreto donde vienen los pesos y características de los toros. Libreto que toma , se guarda, no se acuerda donde lo pone y finalmente ha de ser Manolo quien se lo encuentre.
Sigue Manuel toreándole por verónicas de las que sale suelto siempre. Unas buenas verónicas jugando perfectamente los brazos en las que el toro entra bien incluso humilla pero al final siempre sale suelto.
Como las verónicas son sueltas, aunque buenas, no tienen repercusión en el público. Ha rematado con una media en la salida de la cual el toro ha metido los pitones en el suelo y ha estado a punto de dar la voltereta. Aplausos para Escribano.
Pica José Manuel Ruiz “Chicharito” quien, cuando el toro acude a su jurisdicción llevado por Escribano por galleo de capote invertido y remate con una revolera, mueve el jaco que es un pedazo mole con doble de alzada que el toro (Manolo se ríe cuando nombro al jaco) se agarra arriba. El toro aprieta metiendo los riñones sin cabecear. Cuando martillea el piquero el toro levanta la cabeza tratando de quitarse la puya. Lo saca Antonio Manuel Punta.
El toro se arranca al caballo entra al pecho y “Chicharito” se agarra arriba, recibiendo una ovación. Trata de sacarlo Punta pero el toro está encelado con el caballo apretando en paralelo. Cuando el banderillero lo logra, el toro ha perdido mucho gas.
Ahora en banderillas posiblemente, y a pesar de que se las llama avivadores, acabará quedándose para no embestir. ¿Veremos?
“Chicharito” cuando abandona el ruedo recibe una ovación. Después ha de permanecer ,mucho tiempo en el ruedo hasta tomar la puerta de salida y eso que cuenta con 6 puertas para acceder al callejón.
¡Estos tiempos muertos prolongan la corrida excesivamente y nosotros tenemos que regresar a Tarifa que no está en Santiponce precisamente!
Escribano toma las banderillas y se las muestra a Presidencia. Recibe una ovación al tiempo que la orquesta inicia su pasodoble.
Manolo en el centro del ruedo. Se deja ver. El toro tiene su mirada fija en él. Se arranca le gana la acción y clava arriba . Ovación.
Toma el segundo par. Toro debajo de la Puerta del Príncipe. Manuel en el centro del ruedo. Zigzagueando se va por el toro y, a toro pasado, prende arriba. El toro hace hilo con él y Escribano muestra sus facultades salvando con suficiencia la barrera. En la carrera del toro se desprende una de las banderillas.
Tercer par. Toro fijo en el burladero del 5 Creo que el par le va a colocar de la forma siguiente: amaga a salir por fuera y clavará por dentro. Efectivamente lo realiza como yo había intuido. Amaga a salir por fuera, quiebra y clava por dentro Recibe una gran ovación.
La faena la inicia con la muleta plegada sobre el antebrazo izquierdo y andando en busca de su oponente.
Con la muleta en la diestra le administra un redondo. Dos muy buenos jaleados. Otro más de mano baja que en la salida el toro pierde las manos.
Escribano crecido con esos jaleos del público, se posiciona bien ante la cara del toro. Le anima con la voz. Excelente redondo. Se cambia la muleta de mano ante la cara del toro y se retira de la cara porque cuando iba a rematar con el de pecho el toro se negó a embestir.
Muleta en la mano izquierda.  Le echa la muleta al hocico. El toro no hace nada por querer cogerla. Se acerca al toro con la dificultad que esto representa puesto que al tomarlo en corto el toro en el remate del muletazo da un tornillazo. ¡Otro toro pocho!
Insistencia, insistencia y el toro que no embiste. En nuestro tendido alguien grita: ¡mátalo ya hombre! Otro dice: ¡Manolo:  a por él. Mátalo que es una mierda de toro!
Manuel se retira del toro y recibe una ovación.
Como no hay nada que hacer se va a por el estoque de matar y en la suerte natural logra una buena estocada de la que el toro dobla. Aplausos para Escribano.
Reportaje gráfico de lo realizado por Juan José Padilla.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Reportaje gráfico de lo realizado por David Fandila "Fandi".
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Reportaje gráfico de lo realizado por Manuel Escribano.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Otras fotos de la corrida de Jandilla.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

No hay comentarios: