JavaScript

miércoles, 8 de febrero de 2017

CORRIDA DE DESPEDIDA DE "EL ZOTOLUCO" EN LA MÉXICO

CORRIDA DE DESPEDIDA DE “EL ZOTOLUCO” EN LA MÉXICO.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
Esta corrida fue un verdadero espectáculo en muchos aspectos tales como:
Entradón en La México, faenón de Enrique Ponce en sus tres toros, cariñazo del público mexicano con el torero más emblemático de los últimos tiempos y el callejón de la plaza de toros de la avenida de Insurgentes hasta los topes.
El cartel era un mano a mano entre Eulalio López Díaz “El Zotoluco” y el torero español Enrique Ponce quienes hicieron el paseíllo seguidos a cierta distancia del sobresaliente  Luis Gallardo.        .
El tafetán de los actuantes con los colores más toreros como son el grana y oro del mexicano y el tabaco y oro del español.
Los toros del hierro más importante de México como es el de Fernando de Mora.
Tras deshacerse el paseíllo, el público asistente saca al tercio a “El Zotoluco” para rendirle homenaje de despedida y éste pide a Ponce que salga al tercio a saludar en su compañía. Enorme ovación para ambos artistas.
Sale el primer toro de la tarde. Arete. 554 kilos. Berrendo aparejado. Excesivamente acochinado por sus cuarenta kilos de más que le restan movilidad.
Zotoluco lo saluda con una larga de rodillas en terrenos de tablas. Ya en pie le administra una serie de cuatro verónicas que remata con una media. Aplausos.
Su matador lo mete prácticamente debajo del caballo de picar y el varilarguero se agarra arriba para levantar de inmediato la vara. Zotoluco trata de probar la embestida, pero como se niega a embestir se destoca en solicitud del cambio de tercio que el juez de plaza,  concede.
En banderillas con lidia del propio matador, el primer banderillero clava un excelente par de garapullos. El tercero prende un buen par. Cierra tercio el primero de nombre Fernando quien prende un excelente par merecedor de ovación.
Zotoluco brinda al público y recibe la ovación pertinente. La montera lanzada por detrás de la espalda cae boca abajo con el correspondiente regocijo por parte del público asistente.
La faena de muleta la inicia con un pase por alto. Sigue con doblones sobre ambos pitones. Se cambia la muleta de mano. Se dobla sobre la mano izquierda y remata con un pase de pecho sobre la mano izquierda.
Tras dar distancia al toro, se acerca con la muleta portada en la mano izquierda.  Dos naturales de muleta retrasada. El toro se para. Dos nuevos naturales. El toro se vuelve a parar.
Tras posicionarse debidamente, administra una serie de naturales jaleados rematados con el pase de pecho sobre la izquierda. Ovación.
Con la muleta sobre la diestra ejecuta un redondo. El toro se para. Dos nuevos redondos que, tras martinete, remata con un pase de pecho, fuera de cacho, sobre la mano derecha. Ovación.
Cambia al toro de terreno y con la muleta portada en la mano derecha se acerca lentamente. Un redondo. Se cambia la muleta de mano para ejecutar cuatro buenos naturales en el terreno elegido por el toro. Dos nuevos naturales rematados con el pase de pecho sobre la mano derecha finalizando con un adorno en el que coloca el estoque simulado sobre el testuz del toro. Palmas
Un trincherazo lo deja posicionado para el toreo al redondo. Un redondo. El toro se raja. Zotoluco lo acosa y el público le tributa una grandísima ovación.
Metido entre los pitones le saca un excelente redondo. Otros tres más que, tras martinete, remata con el pase de pecho sobre la mano derecha. Gran ovación.
El toro se va a las tablas. En ese terreno su matador le roba un natural.  Se cambia la muleta de mano. Le ataca al tiempo que le anima con la voz para que embista. No lo consigue. Abaniqueo por la cara y desplante consiste en tocar el cuerno con la mano izquierda.
En la suerte contraria, entrando desde muy largo, pinchazo arriba sin soltar. En la segunda entrada y también en la suerte contraria, entra más de cerca, logra una estocada entera refrendada con ovación del público. El toro dobla y el puntillero, entrando por detrás, acierta al primer intento. Palmas para el matador. 
El segundo de la tarde es Venadito. 542 kilos Negro de capa.
El toro desdeña las dos verónicas de rodilla flexionada con que Enrique Ponce le saluda. Se da una vuelta al ruedo.
A la vuelta, le administra unas excelentes verónicas en las que le gana terreno. Remata con una buena media verónica. Aplausos.
Con lance por delante sin cruzar y templados, lo lleva al caballo de picar y lo posiciona con un recorte.
El picador se agarra arriba y lo pega fuerte ante las protestas del público. Lo saca el banderillero que lidia y lo deja en el capote de Enrique Ponce quien realiza su quite en base a tres chicuelinas rematadas con una larga por un pitón y una revolera por el otro. Aplausos.
En banderillas, el primer banderillero clava un buen par. El tercero, al sobaquillo, deja un solo palo arriba. Cierra tercio el primero, con un solo palo arriba, pero como tiene cuatro palos en lo alto se cambia el tercio.
Enrique Ponce tras solicitar el permiso del juez de plaza, brinda el toro a “El Zotoluco” en medio de una gran ovación.
La faena de muleta la inicia con un pase por alto y seguidamente se dobla por ambos pitones finalizando con un excelente pase de pecho sobre la mano izquierda.
Un trincherazo lo deja posicionado para el toreo al redondo. Serie de redondos despaciosos jaleados y ejecutados con gran quietud.  Remata con el pase de pecho sobre la mano derecha  en medio de una gran ovación.
Tras dar tiempo al toro, ejecuta una serie de redondos ligados que, tras cambio de muleta por la espalda, remata con un suave y quieto pase de pecho sobre la mano izquierda.
Torea sin torear con la muleta plegada sobre el antebrazo izquierdo.
Un  trincherazo al final del cual cambia la muleta de mano, un natural. Sigue por naturales en los que cita con el reverso de la muleta para volviéndola dar el muletazo, lo que enaltece al público. Lo repite por dos veces Gran ovación.
Cuatro excelentes naturales. En el último, se cambia la muleta de mano. Un redondo. Remata con el doble pase de pecho sobre la mano derecha. Grandísima ovación.
Un pase de las flores lo deja posicionado para el toreo al redondo. Serie de redondos jaleados, rematados con un desplante. Gran ovación.
Un nuevo trincherazo lo deja posicionado para el toreo al redondo. Ponce torea con una suavidad y temple extraordinarios.
Poncina que repite y remata con un pase de pecho sobre la izquierda al que sigue un natural. Desplante ante la cara del toro. El público puesto en pie le tributa una grandísima ovación. 
Excelente serie de naturales. Se cambia la muleta de mano. Un redondo. Nuevo cambio de muleta de mano, un natural. Desplante.
Busca la igualada. Estoconazo hasta los gavilanes y el público lo refrenda con una gran ovación. El toro se acula en tablas y finalmente dobla.
Los tendido se pueblan de pañuelos y el juez de plaza Enrique Braun, saca del tirón los dos pañuelos. Se pide el rabo que no es concedido.
¡Faena de alto vuelos del maestro Ponce!
Toro ovacionado en el arrastre.  
El segundo toro de “El Zotoluco” responde por “Voy y vuelvo”. Pesa 515 kilos  Negro de capa  de la ganadería de Fernando de la Mora. 
Un toro que sale con muchos pies y que desdeña el primer capotazo de saludo de su matador en forma de verónica de pierna flexionada. A la vuelta, le administra una serie de lances tratando de enseñarle a embestir más que de buscar lucimiento. Remata con una revolera en la que estuvo a punto de ser alcanzado.
Seguidamente deja el toro en el capote de uno de sus banderilleros quien, tras administrarle tres capotazos de mano baja, lo retiene en tanto se posicionan los picadores.
Pica Nacho Meléndez en su última actuación antes de retirarse definitivamente de este oficio.  Tras posicionarle Zotoluco, el piquero mueve extraordinariamente el caballo para dejar un puyazo ligeramente trasero. Martillea sobre la herida hasta que lo saca el banderillero y el piquero es ovacionado.
Zotoluco lo prueba con un capotazo y se destoca en solicitud del cambio de tercio que el presidente Enrique Braun concede. Cuando Nacho Meléndez abandona el ruedo, recibe una gran ovación.
En banderillas brega el propio matador quien le torea por delante de la cara tratando de que baje la cara. Parean: Cristian Sánchez quien clava un buen par. Ovación. El tercero deja un solo palo arriba. Cierra tercio Cristian con un excelente par merecedor de una grandísima ovación, porque expuso en exceso y hubo de hacerle el quite Fernando Mejías.
Zotoluco brinda a sus apoderados Alonso Cuevas y Alejandro Silveti.
La faena de muleta la inicia doblándose por ambos pitones y remata con un pase de pecho, no muy ajustado, sobre la mano derecha.
Da tiempo al toro y se acerca con la muleta montada sobre la mano derecha. Redondos jaleados por el público que,. trás martinete, remata con el de pecho sobre la mano derecha. Gran ovación.
Un molinete lo deja posicionado para el toreo al redondo. Tres redondos, cambio de mano de muleta y ha de salir rápidamente de la cara del toro porque éste se ha orientado y lo persigue. Tras martinete, se cambia la muleta de mano, un natural. El toro se para. Serie de tres naturales en los que el mexicano no se confía. Administra unos buenos naturales rematados con el pase de pecho sobre la izquierda. Recibe una ovación.
Tras dar tiempo al toro, se lleva la muleta a la mano derecha. Echándole la muleta a la cara logra unos redondos ligados que, tras martinete, remata con el pase de pecho sobre la derecha. Saliendo de la cara del toro en medio de una gran ovación.
Con la muleta en la mano izquierda logra tres excelentes naturales. Se cambia la muleta de mano y trata de dar un redondísimo que no consigue del todo porque el toro se le para en el centro de la suerte. Finaliza con un abaniqueo por la cara. Recibe una ovación.
Tras tomar el estoque de matar, busca la igualada. La encuentra en la suerte contraria. Al volapié logra una gran estocada. Capoteo de los banderilleros. El toro dobla pero se levanta porque está muy herido, pero al momento cae sin puntilla.
Aparecen los pañuelos en los tendidos en petición de la oreja que el juez de plaza concede.   
El cuarto de la tarde atiende por Tumba muros. 561 kilos de peso.
Enrique Ponce para con tres lances de capote a un toro dotado de embestida descompuesta. Cómo le ha probado en distintos terrenos y el toro ha quedado muy agarrado a tierra, solicita que salgan los picadores.
El toro, a la salida del capotazo de Ponce, se va a por el caballo y lo derriba. El picador queda atrapado debajo del caballo afortunadamente sin consecuencias. Cuando el caballo está en pie y montado por el picador, Ponce lo lleva a la entrada a picar y el picador se agarra arriba. Ponce lo prueba con un capotazo y solicita el cambio de tercio que el juez de plaza concede.
Ponce lo torea por la cara y remata con una larga a una mano.
En banderillas con lidia de Luís Navarro, Luís Enrique González clava el primer par en lo alto. El tercero deja un solo palo. Cierra tercio González con un solo palo.
Nadie da un duro por la faena a este toro, pero Ponce confía en su poderío y conocimiento.
Por ello,  brinda al público y recibe la ovación pertinente.
La faena la inicia doblándose por ambos pitones. Remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda. Gran ovación.
Seguidamente logra una serie de cuatro redondos ligados. Remata con el pase de pecho sobre la derecha. Ovación.
Un trincherazo lo deja posicionado para el toreo al redondo. Redondos de mano baja. En el último, se cambia la muleta de mano. Un natural. Cuando sale de la cara del toro, recibe una ovación.
Ponce lo cambia de terreno y continúa el toreo al redondo. Serie de cinco excelentes redondos. En el último se cambia la muleta de mano y administra dos naturales rematados con el pase de pecho sobre la izquierda. El público puesto en pie le tributa una gran ovación.
El de Chiva torea sin torear con la muleta plegada en el antebrazo izquierdo.  Seguidamente administra una serie de naturales. En uno de ellos resulta desarmado.
Un pase de pecho sobre la derecha lo deja posicionado para el toreo al redondo. Serie de redondísimo excepcionales. Finalmente se cambia la muleta de mano y sale toreramente de la cara del toro. El público puesto en pie le tributa una grandísima ovación. El público lo jalea y le grita ¡Torero! ¡Torero!.
Ponce le da tiempo al toro. Con la muleta en la mano derecha se acerca al toro. Serie de redondos ligados. Se cambia la muleta de mano y logra unos excelentes naturales rematados con un no menos excelentes pase de pecho sobre la izquierda.
Tira del toro para cambiarlo de terreno. El toro que era un manso se rajó y trató de saltar la barrera.
Ponce realiza un abaniqueo artístico ante la cara del toro. Se adorna y cuando sale de la cara del toro recibe una grandísima ovación.
Realiza la poncina toreándole por ambos pitones en medio del delirio del público.
Ponce busca la igualada toreando sin torear con la muleta montada sobre el antebrazo izquierdo. En la suerte contraria pinchazo arriba que encuentra hueso. Nueva entrada en la suerte contraria  y vuelve a encontrar hueso. A la tercera entrada vuelve a encontrar hueso. Suena el primer aviso. A la cuarta entrada nuevo pinchazo que encuentra hueso.  Cambia al toro de terreno se adorna con pases muy estéticos busca nueva igualada. Al filo de las tablas pincha arriba. Nueva entrada la sexta ya, deja menos de media estocada. Suena el segundo aviso. Ponce toma el descabello y acierta al primer intento.
El público puesto en pie ovaciona a Ponce y le conmina a que de la vuelta al  ruedo que al final resulta triunfal.
Sale el quinto de la tarde que es el último toro que matará Zotoluco.  Su nombre “Todo una historia”. 518 kilos.
Le recibe con una larga cambiada en terreno de tablas. El toro desdeña a su matador y se da una vuelta al ruedo. A la vuelta le administra unas verónicas ganándole terreno. Intercala unas chicuelinas. El toro  se para  Dos nuevas chicuelinas rematadas con una revolera.
Zotoluco lleva el toro al caballo por chicuelinas al paso. Remata con una serpentina (el manguerazo de Villalta).
El toro se arranca al caballo. El picador le coloca la puya arriba que el toro se quita. Cuando el toro entra de nuevo, la puya entra y sale de inmediato. Le ha administrado dos puyazos en uno.
Zotoluco solicita el cambio de tercio que el juez concede. 
En banderillas con lidia del banderillero que se destocó. Sergio González clava un excelente par. Ovación. El tercero clava un buen par. Cierra tercio Sergio con otro excelente par.
Zotoluco brinda a su familia que ocupa barrera  (su esposa Martínez Medina y sus dos hijos).
La faena la inicia de rodillas con pases por alto cerrado en tablas. En pie se adorna con un molinete. Seguidamente tira del toro y se lo lleva a los medios.  Allí se acerca con la muleta portada en la mano derecha. Serie de cuatro excelentes redondos jaleados rematados con el pase de pecho sobre la mano derecha.
Con la muleta en la zurda administra dos naturales en los que el toro ha embestido con fuerza. El toro se para. Continúa el torero con la muleta en la izquierda. Unos nuevos naturales rematados con el pase de pecho sobre la izquierda.
Hay una melodía de despedida a Eulalio que es acompañada con los teléfonos móviles encendidos
Un molinete a la salida del cual el toro se va muy largo. Tira del toro para sacarlo de la querencia a tablas y le para con una trincherilla y se lleva la muleta a la mano derecha dispuesto a torear al redondo. Tras unos redondos se cambia la muleta de mano, un natural del que el toro sale huido en busca de las tablas. En ese terreno el mexicano le plantea pelea a su oponente.
Zotoluco está toreando magníficamente por lo que el público puesto en pie le tributa una gran ovación.
Tras tomar el estoque de matar busca la igualada y al filo de las tablas y en la suerte contraria logra media estocada que se nos antoja será suficiente para que el toro doble.
El público vocea ¡Torero! ¡Torero! Mientras los banderilleros capotean al toro que finalmente se amorcilla con el costillar apoyado en tablas.
Zotoluco  toma el descabello y tras fallar el primer intento recibe el primer aviso. Continúan los fallos hasta que finalmente el toro, por su cuenta, dobla.
Zotoluco recibe una gran ovación.
Sale el sexto y último toro de la tarde. Es un ensabanado.
Ponce  lo brega tratando de enseñarle a embestir. Luego se estira en dos verónicas que remata con una media.
Con lances por delante sin cruzar lo lleva al caballo de picar. El piquero se agarra arriba y como el toro aprieta disfrutamos de un excelente puyazo.
El banderillero Jocho  lo saca del caballo y lo deja en el capote de Enrique Ponce quien realiza su quite por delantales jaleados por el público mientras el matador se desmontera en solicitud del cambio de tercio que el juez de plaza, concede.
En banderillas con lidia del banderillero español Jocho, el primer banderillero clava un par muy desigual, hasta el extremo de que una banderilla queda en la paletilla derecha del toro. El tercero solo clava una lo mismo que el primero en su segunda entrada. Cómo hay cuatro palitroques en lo alto el juez de plaza solicita el cambio de tercio por parte de Ponce.
Enrique Ponce brinda al público y recibe la ovación pertinente.
La faena la inicia con doblones por ambos pitones del toro a medida que le gana terreno para rematar con un pase de pecho sobre la mano derecha.
Serie de redondos ligados. En el último se cambia la muleta de mano, le administra un natural y finaliza la serie con el pase de pecho sobre la mano izquierda.
Tras dar tiempo al toro, un pase contrario lo deja posicionado para el toreo al redondo. Muy relajado interpreta unos excelentes redondos de manos bajas jaleados por el público. Un redondísimo rematado con un excelente pase de pecho sobre la mano derecha. Recibe una gran ovación.
Tras cambiar de terreno al toro, sigue con otra serie de excelentes redondos que, tras cambio de muleta por la espalda, rematada con el pase de pecho sobre la izquierda.
Vuelve a proporcionar tiempo al toro. Un molinete lo deja posicionado para el toreo al natural. Dos naturales que resultan enganchados en el remate. Ponce se posiciona en el sitio adecuado y logra cuatro naturales buenos que, tras cambio de muleta de mano delante de la cara del toro, le ejecuta un redondo al que sigue un natural antes de salir andando de la cara del toro en medio de una gran ovación.
Todo esto era muy difícil puesto que el toro protestaba de continuo en todos los muletazos,.pero el maestro Ponce ha logrado una excelente faena de muleta.
Ahora el viento molesta en exceso pero Ponce le administra unos excelentes redondos ligados y jaleados por el público rematados con el pase de pecho sobre la mano derecha. El público le tributa una gran ovación.
El toro se queda sin gasolina y se apaga, no obstante Ponce lo trata de torear al natural y logra robarle una tanda de tres.
El toro acaba refugiándose en las tablas y en ese terreno Ponce muy valiente se mete en el terreno del astado y consigue una serie de pases sobre ambas manos.
Tras tomar el estoque de matar se perfila en la suerte contraria para lograr algo más de media estocada ligeramente caída. El toro muy herido cae sin puntilla.
Finalmente ambos matadores salen a hombros de la Monumental México.
Reportaje gráfico de lo realizado por Eulalio López Díaz “El Zotoluco”




































































































































































































Reportaje gráfico de lo realizado por Enrique Ponce.

























































































































































































 

 
 
 
Otras fotos de la corrida.








































































































































 

No hay comentarios: