JavaScript

miércoles, 16 de diciembre de 2015

LAS TRISTES NAVIDADES DEL AÑO 2015.


LAS TRISTES NAVIDADES DEL AÑO 2015.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
Mi Felicitación de Navidad para todos los que ha seguido fielmente nuestro blog durante este año que está a punto de finiquitar, es una felicitación sin ostentación y carente de boato, porque me encuentro triste ante la HECATOMBE que vislumbramos para nuestra amada Fiesta de los Toros.
Nuestros mandatarios políticos han vuelto a “tomar el pelo” a todos los aficionados a nuestra Fiesta más Nacional.
Estamos en los días de reflexión y en ellos no contamos en absoluto con que los que salgan para mandar a España en los próximos años, tengan la más mínima mirada hacia la FIESTA, hasta hace unos años, MÁS NACIONAL, porque se han cuidado muy mucho de soslayarla en los numerosos debates que durante este último mes han mantenido, sencillamente por tratarse de un tema polémico donde se contraponen intereses taurinos, antitaurinos y nacionalistas con repercusión en el número de votos a arañar o perder según se decanten hacia los ciudadanos con estas ideologías por bandera.
Han visto el escaso vigor de los que presumen de taurinos, de su inefectividad en sus quehaceres en defensa de la Fiesta de los toros donde lo que prima es la figuración. El “salir en la foto”, como ahora se dice, les subyuga hasta el extremo de que su verdadera frustración es el no gozar  del don de la ubicuidad para poder estar en dos lugares a la vez  e impedir que el “figurón” que está al acecho, pueda ocupar  el lugar que ellos por su condición de humanos han de dejar irremediablemente libre.
También han visto cómo los antitaurinos, movilizados por expertos hábiles en influencia de masas lerdas en continente y contenido, aunque en escaso número hacen ruido, mucho ruido y eso molesta muchos a los políticos que tratan de vivir  en su burbuja insonorizada y aislada del mundanal ruido desde la que con toda impunidad puedan mover los invisibles hilos del poder.
Son pocos pero arman “escandalera” y como ésta preocupa  y molesta a las trompas de Eustaquio y desequilibra la política, pues los dirigentes ponen a su disposición, antes y durante la manifestación, a las fuerzas del orden para evitar disturbios.
A lo largo de esta campaña pre-electoral hemos podido observar como los candidatos han ido cambiando sus preferencias taurinas según soplaran los vientos. Así, mientras unos que eran animalistas del todo se tornaban en indiferentes e incluso pro-taurinos, otros  que eran taurinos de pro y amigos de diestros taurinos viraban hacia ignorar la Fiesta.
Naturalmente estas actitudes cambiantes nos preocupan de ahí que las Navidades sean tristes y distintas a otros años.
De todas formas, si pueden, SEAN FELICES.
Luis Alonso Hernández responsable del blog taurino www.torostarifa.blogspot.com

No hay comentarios: