JavaScript

viernes, 5 de junio de 2015

ENTRE TODOS LA MATARON...Y ELLA SOLA SE MURIÓ.

ENTRE TODOS LAS MATARON….Y ELLA SOLA SE MURIÓ.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
Por más que informadores taurinos interesados digan a “boca llena” que la Feria de San Isidro 2015 ha sido, por el número de trofeos conseguidos, todo un ÉXITO, la realidad es que en aquellas corridas de relumbrón (entre ellas la de Beneficencia), el FRACASO (salvo en la cuestión económica) ha sido solemne.
¡Con lo que siempre ha sido la CORRIDA DE LA BENEFICENCIA que viene celebrándose en Madrid desde el año 1856 y ha sido considerada como la más suntuosa y famosa del año!
En esta ocasión faltó el ornato de otras veces que quedó reducido a un Palco Real de precario engalanado ocupado por la Infanta Elena a quien la buena gente del mundo del toro la dedicó una ovación por su asistencia.
Luego la corrida en sí se consumó con un fracaso rayano en el ridículo donde ni toros ni toreros estuvieron a la altura que dicho acontecimiento requería al ser considerado de siempre como la corrida más importante del ciclo madrileño.
Una corrida desigual del hierro de D. Victoriano del Río donde algunos “animalitos” hubieron se soportar 660 kilos de peso que su esqueleto de raza brava de lidia no puede soportar cuando la casta brilló por su ausencia.
Unos toreros desmotivados que nos vendieron la rivalidad como acicate para jugarse el todo por el todo, cuando lo cierto es que vienen a Madrid más por compromiso que por motivación, al ser conscientes que el aficionado de Las Ventas exige y no pasa por torear fuera de cacho limitándose a acompañar las embestidas del oponente sin la gotita de arte que éste espectáculo requiere.
Los “pegapases” en Madrid hace tiempo que no gustan y por ello no se les aguantan las faenas pesadas donde prima la cantidad de mantazos sobre la calidad de pases artísticos y expuestos.
Ni “El Juli”, que hace tres días cortó muchas orejas  e incluso indultó un toro en Cáceres; ni Perera,  máximo triunfador del San Isidro pasado, se jugaron un alamar conscientemente; si bien en cierto momento los mansos toros juanpedrinos de la Sierra de Madrid, en algún derrote puntual -más por defensa que por acometividad- llevaron los generosos pitones a las proximidades de las anatomías toreras e, incluso, pisotearan  por equivocación de asentamiento pezuñil, a los figurones  del escalafón taurino que, junto a los otros componentes  del contestario taúrico, han pasado con más pena que gloria por la Monumental de Las Ventas..
Corrida para olvidar donde lo mejor fueron las ovaciones cerradas al Himno Nacional cuando la representación Real ocupó el Palco Regio; a los dos toreros cuando pisaron el ruedo para iniciar el paseíllo y a la eficacia de Florencio Fernández “Florito” para introducir el toro devuelto a corrales.
El resto, un quite de “El Juli” en el toro de Perera por chicuelitas de mano baja con réplica del extremeño por gaoneras y pases, muchos pases sin ton ni son en faenas sin estructurar que aburrieron a la concurrencia.
¿Adonde vais?.¡A LOS TOROS!
¿De donde venís? De… los toros.
Reportaje gráfico de lo realizado por “El Juli”





































































































































 

 
 
 
 
Reportaje gráfico de lo realizado por Perera.


































































 
 
 
 
 
 
Otras fotos glamourosas de la corrida.