www.torostarifa.blogspot.com

JavaScript

viernes, 14 de noviembre de 2014

LAS PLAÑIDERAS DESAPARECIERON HACE TIEMPO.

LAS PLAÑIDERAS DESAPARECIERON HACE TIEMPO.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
La ANOET siglas que corresponde a la Asociación Nacional de Organización de Espectáculos Taurinos ha convocado a sus cinco prebostes, que son los que rigen como empresarios siete de las 8 plazas de 1ª y 22 de las de 2ª categoría, en un Aula de la plaza de Toros de Las Ventas para plantearse la problemática económica que está padeciendo.
Solo se reunieron cinco de los trescientos setenta y tres que figuran inscritos en esta asociación, y da la casualidad que estos cinco son los que verdaderamente ganaron cantidades incontables de dinero, pues los otros trescientos y pico a pesar de haber llevado el verdadero peso de organización de corridas de toros, novilladas y espectáculos taurinos menores por toda la piel de toro, tenían que hacer verdaderos equilibrios para complacer a los habitantes de los pueblos y darles espectáculos taurinos dignos, ajustándose al leonino, en muchas ocasiones, pliego de condiciones de los consistorios y las ridículas subvenciones que estos les proporcionaban.
Estos empresarios de a pie, son verdaderos supermanes en su trabajo, de ahí que uno de ellos, gran amigo mío que organizaba casi todos los festejos de la Comunidad de Castilla León, llegó a decirme que: “llevar la plaza de toros de Madrid no era tan difícil, ya que él era capaz de llevarlo con la gorra” y conste que estoy seguro de ello porque durante años vi como trabajaba él y toda su familia de sol a sol y durante prácticamente los 365 días del año, para sacar un jornal con el que poder vivir
Pero mi amigo nunca pudo ser hasta el momento, empresario no ya de una plaza de 1ª, sino ni siquiera de una de 2ª sencillamente, porque estos prebostes y los antecesores de estos prebostes, no le dejaron porque lograron introducir en los pliegos de condiciones de las plazas importantes y RENTABLES, ese punto en el que anticonstitucionalmente venía a decir: “no podrán optar a la presentación de plicas si no han gestionado con anterioridad una plaza de igual o superior categoría a la ofertada”, pero nunca quiso presentar una querella por este punto que con seguridad ganaría.
En cambio el que se atrevió a presentarla, acabó entrando en esta especie de mafia taurina, hoy llamada “casta” por esos nuevos aspirantes a políticos que ya de entrada están en contra de la Fiesta más nacional. Sí, porque como es un peleón,-"mosca cojonera" en el argot taurino- prefirieron aliarse con el, acogerle en su seno e incluso compartir regencia de la plaza más importante del mundo, y por qué no pensar de porque ya se veía a corto plazo que el negocio iba cuesta abajo y casi en caída libre.
Y como debieron pensar que en la unión está la fuerza, también aceptaron pechas con otro empresario y apoderado importante, que aportaba su cuadra de toreros y así ya, el copo taurino estaba completo.
Con estos procederes demostraron que lo que les importaba no era que la Fiesta de los toros se fuera al traste, sino enriquecerse lo más rápidamente antes del derrumbe definitivo.
Han copado todo el negocio taurino durante años y se forraron cuando España gozaba de las “vacas gordas” y todo el mundo que especulando en cualquier parcela, acababa convirtiéndose en multimillonario y propiciaba que el entorno de su negocio se convirtiera en un paraíso de dinero.
Multimillonarios los empresarios intocables de la élite. Multimillonarios los toreros figurones del escalafón. Multimillonarios los ganaderos que estaban en las preferencias de las figuras. Multimillonarios los cuatro ganaderos que lidian verdaderos toros-toros, porque los cobran muy bien en las ferias donde la afición les exige. Y millonarios, aunque a secas, los subalternos componentes de las cuadrillas de los matadores divinos.
No abrieron la boca ninguno de los del repoquer cuando todo les iba “viento en popa” porque los beneficios les eran super-rentables exponiendo lo mínimo.
Pero ahora han llegado las “vacas flacas” y las “peras se han puesto al cuarto” por muchas causas y entre las más destacadas los desfalcos administrativos en cadena que han dejado el remanente económico del país bajo mínimos, porque cuando son pillados con las “manos en la masa”, algunos hasta pisan la cárcel pero de devolver lo robado, nada de nada.
Y esto ha repercutido en que el ciudadano de a pie cada vez sufra más repercusión en su tarea de salvar a su país y por eso cada vez esté más “tieso” económicamente y no acuda a las plazas de toros al resultarle totalmente imposible pagar los altos precios de los boletos de los toros. ¿Qué ocurre? Pues sencillamente que cada vez las plazas están más vacías y si algunos empresarios con la finalidad de continuar con un negocio más que rentable tuvieran que construir hoy las plazas de Illumbe o de la Ribera, tendrían que quedarse con las ganas y ciudades tan taurinas como San Sebastián o Logroño se hubieran quedado sin estas maravillas arquitectónicas.
Por estas tierras andaluzas hay una frase que dice: “camarón que se duerme, la corriente se lo lleva” y eso es lo que les ha pasado a estos grandes empresarios, por magnitud, de plazas que llevaban y que no defendieron en su momento las que veían se “iban al traste” ni las que había que haber mantenido y potenciado con toros de verdad, toreros dispuestos a jugársela y precios acorde con la situación económica del país.
Generalmente la “avaricia rompe el saco” y el inmovilismo en cuestión de negocio no es bueno tampoco, pues hay otro refrán que dice: “renovarse o morir” y ahí tenemos una serie de despropósitos tales como el intento de cubrición del ruedo de Las Ventas que acabó hundiéndose antes del estreno y el hundimiento no material pero sí mediático y económico de la Maestranza.
¿Hay remedio a esta debacle en embrión de la fiesta de los toros? Absolutamente SÍ. Y doy ejemplos de lo ocurrido en las plazas de  Zaragoza y de El Puerto de Santamaría, donde empresarios no hastiados de actividad taurina, han sabido encontrar el punto para llevar gente a la plaza.
Lo que no se puede es pensar en que el gobierno de turno baje el IVA cuando los jubilados lo pagamos por partida doble ya que nos lo cobraron mientras cotizábamos como trabajadores y ahora nos los vuelve a cobrar como jubilados y nadie dice “ni purrúm” mientras los políticos cobran enormidades cuando están en activo y siguen cobrando enormidades cuando se retiran sin el tope de años de cotización.
Hemos de apretarnos el cinturón TODOS, -a los jubilados ya nos lo hacen jugando con nuestros sueldos-, y tratar de sacar el país adelante. Los empresarios no haciendo que se aprieten el cinturón los dos principales protagonistas de la Fiesta, toreros y productores de toros, mientras ellos mantienen sus desorbitados precios. Los políticos cobrando sueldos razonables y si no les interesan estos sueldos, que se vayan a sus trabajos iniciales antes de entrar en la bicoca de la política sin responsabilidades ante lo mal realizado, y sometiéndolos a control ante la entrada de la mano en la caja común de todos los españoles.

Creo sinceramente que con estas medidas y haciendo que cada cual cumpla obligadamente con su obligación en sus obligaciones con la corrida de toros, se daría verdad al aficionado y le harían volver a su lugar de ubicación de la que le echaron por el fraude y la mentira.
Con lo que con estas simples medidas la Fiesta de los Toros seguiría su camino ascendente como actividad artística única que es.

No hay comentarios: