www.torostarifa.blogspot.com

JavaScript

viernes, 26 de septiembre de 2014

CONSEJO PARA LOS TAURINOS.

CONSEJO PARA LOS TAURINOS.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
¡Nunca me gustó la política!
No sé si por la experiencia que padecí de ella cuando mi padre fue Alcalde del pueblo a donde ejercía como veterinario titular por espacio de casi dos décadas o por la falta de ética demostrada por muchos de sus principales dirigentes.
Mi padre fue impuesto por el gobernador civil de la provincia como chivo expiatorio de las divergencias surgidas entre el alcalde que regía al pueblo al que le faltaba carácter y el sacerdote comunista que descristianizaba al pueblo de manera progresiva y sin pausa, mientras convertía su casa en una célula de propaganda comunista. 
Un veterinario que no comulgaba con la política, que se dedicaba a cumplir de la manera más honrada posible con su profesión de función clínica y sanitaria y que no tuvo más remedio que atacar la imposición dictatorial.
Luego, ya metido en este carro “del mal necesario” sin  remuneración económica alguna, vio como, en su afán de mejorar al pueblo, las instancias superiores que le habían puesto en el cargo le daban largas en sus peticiones, mientras cada vez que acudía a la capital de provincia a requerimientos del gobernador civil y poniendo su vehículo utilitario a disposición de la política, montaba a tres concejales, pagaba la gasolina y la comida y a recibir órdenes como si de un recluta se tratare, mientras sus superiores  gozaban de una buena paga, coche oficial, casi palacio gratis y dietas de todos los colores.
¡Lo mismo que ahora, pero solamente para algunos!
Posteriormente siendo un hombre hecho y derecho viví a los “políticos del tres al cuarto” viéndoles  medrar, prevaricar, apropiarse de lo ajeno y sacar pecho ante el pueblo llano  de forma abusiva y casi, casi, ofensiva a veces.
Más tarde en la tercera edad (en la que me encuentro actualmente) veo, con verdadero estupor, como a un presidente con mayoría absoluta, le "toman el pelo" los nacionalistas y, por miedo a perder la poltrona, protege  a los huelguistas  que se concentran en unas decenas de individuos de ambos sexos ante una plaza de toros llamando asesinos  a los espectadores que salen de la corrida
¡El mundo está completamente loco!
Tampoco comprendo como un joven con preparación media (en ambientes taurinos equiparable a un novillero sin caballos) que imparte clases en una Universidad, con 1.500.000 votos se convierte en la tercera fuerza política de un país que está “hasta el gorro de los políticos” pero que no es capaz de poner “pie en pared”
Resulta que el nuevo secretario general del PSOE se opone de entrada abiertamente a la Fiesta de los Toros  que aparte de ser la Fiesta Nacional representa una inyección económica importantísima para la economía del país y cómo, ante esta actitud, la Real Federación Taurina de España no se moviliza y pone en “pie de guerra” a los cerca de ese millón y medio de aficionados y espectadores con que cuenta y colapsan Madrid como ya lo hicieron los cazadores obteniendo resultados positivos y para que el gobierno se entere de una vez por todas que esa mayoría es amante de los toros y que de ahora en adelante van a responder con las mismas armas utilizadas por los antitaurinos que se la están jugando tarde tras tarde ante una plaza de toros cuando increpan a los miles de espectadores que salen de una corrida de toros.
Espectadores cuyo estado de ánimo a la salida del evento artístico tradicional depende del resultado del festejo. Malhumorados; porque la corrida fue un petardo o eufóricos; porque fue un dechado de arte, pero en cualquier caso estos señores pueden resultar peligrosos cuando se enciende la mecha consecuencia de los insultos  por parte de estos antitaurinos.
¿Por qué no formar un partido político denominado “Por nuestra Fiesta” donde se agruparan los dos millones de amantes de los toros  y sacaran representación en la Comunidad Económica Europea para desde allí, metidos en el “meollo de la cuestión” ,lucharan en directo  por la defensa de su afición que este caso es la Fiesta de los Toros?

Este blog que de momento solamente tiene 170 y tantos mil seguidores, podía multiplicarse dando publicidad a este artículo, y convertirse en plataforma de lanzamiento para recoger firmas en pro de nuestra Fiesta y colaborar a la creación de ese partido denominado “Por nuestra Fiesta” que acallara a los antitaurinos  y presionara a los políticos  que no solo no luchan por las tradiciones de su pueblo sino que tratan de eliminarlas.
Y que conste que no me mueve ninguna apetencia política porque, como dije al principio, es una ocupación que no me gusta al ser poseedor de valores fundamentales inculcados por mis padres, potenciados y consolidados en mi preparación universitaria, en los que se descarta la figuración, la corrupción y el derecho de pernada.


No hay comentarios: