JavaScript

viernes, 23 de mayo de 2014

LA CORRIDA SUSPENDIDA EN MADRID TRAS LA MUERTE DEL SEGUNDO TORO.

LA CORRIDA SUSPENDIDA EN MADRID TRAS LA MUERTE DEL SEGUNDO TORO.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ.Veterinario y escritor.
En la corrida anunciada del Ventorrillo, sólo vimos un toro de esta ganadería y otro de Los Chospes, pero en sus lidias hubo más emoción que, salvo en el último toro de Iván Fandiño donde entró a matar a cuerpo limpio en la corrida del 13 y martes, en el resto de lo visto hasta ahora en esta feria isidril del 2014.
Actuaban tres toreros valerosos que además saben torear muy bien, pero que en este coso venteño, el viento hace estragos  no dejando exponer  con garantías el arte taurómaco al jugar con la vida de aquellos diestros que se apartan del aserto de “Guerrita” cuando dijo aquello, aunque no por motivos ventosos, de: “En Madrid que atoree San Isidro”.
El año pasado hubo un intento de solucionar este grave problema  en el primer escenario mundial de la representación de la corrida de toros, pero el quitavientos, en forma de lona suspendida, se vino abajo el día de la inauguración del invento sin que hasta el momento se hayan depurado responsabilidades ni se haya intentado volver a llevar a efecto el proyecto con absolutas garantías de éxito para la buena marcha  del toreo, la seguridad parcial de la vida de los toreros  y el éxito económico derivado del éxito artístico.
Los asistentes a Las Ventas, pasan frío, mojaduras e incomodidades  de paraguas que impiden seguir las secuencias  de las faenas, pero sobre todo pasan MIEDO, mucho MIEDO, cuando desde sus localidades al comienzo del paseíllo, ven ondear con fuerzas, hasta restallar a veces, las tres banderas  que presiden los festejos de la Feria Taurina más grande y más extensa del mundo.
Si D. Livinio Stuyck Candela el abogado empresario que se convirtió en gerente de la Nueva Plaza  de Toros de Madrid, creó la Feria de San Isidro y construyó en colaboración con la alcaldía de Madrid  la Venta del Batán, levantara la cabeza, seguro que lo haría un solo momento para volver a su estado, cuando viera como su ciclo taurino de la Feria de San Isidro  ha multiplicado por cinco el número de corridas, hasta llegar las treinta y una seguidas.
Plaza que es difícil de llenar en su aforo de 24.000 almas. Tampoco se llenó en la corrida duodécima de la Feria de San Isidro. Se llegó a los tres-cuartos de plaza.  
David Mora (azul y oro), Antonio Nazaret (lila y oro) y Jiménez Fortes (grana y oro) hicieron el paseíílo ante D. César.
Manuel Benítez “El Cordobés” despierta una gran pasión en los tendidos cuando aparece en el callejón camino de ocupar su localidad en una barrera, en este día en que la Comunidad de Madrid le rinde un homenaje en los 50 años de confirmación de alternativa en esta plaza donde salió por la puerta grande en ocho ocasiones.
Davíd Mora se va a portagayola para recibir al primer toro de la tarde.  Nº 20. Deslio. 532 kilos. Negro con el hierro de El Ventorrillo.El toro sale distraído. Mora le mueve el capote para que se fije en él. El toro se va hacia el diestro. El viento le descubre y el toro le arrolla, topándole y enviándole a gran distancia. Aparatosa y dramática cogida. Una vez en el suelo lo cornea. Lo levanta. Lo recoge en el aire. Lo voltea nuevamente y David Mora cae al suelo herido de gravedad con dos cornadas: una en el muslo y otra en la axila. Permanece inmóvil en la arena aunque consciente hasta que las asistencia le llevan a la enfermería.
Ha de hacerse cargo de la lidia de este toro Antonio Nazaret quien, con lances por delante sin cruzar, lo lleva al caballo de picar que monta Israel de Pedro. El picador se agarra arriba. El toro aprieta con la cabeza a media altura pero sin cabecear. En la segunda entrada Israel vuelve a agarrarse arriba. Con ciertos apuros lo saca un banderillero y lo deja en el capote de Jiménez Fortes quien realiza su quite en base a dos chicuelinas ajustadas. Una tercera en la que el toro se le cuela por el pitón derecho improvisando una revolera. Ovación.
En banderillas Félix Jesús Rodríguez tirándolas desde cierta distancia las deja arriba. El tercero deja una sola arriba. Cierra tercio Rodríguez quien las tira nuevamente y las prende arriba. El público incompresiblemente le tributa palmas.
Nazaret comienza la faena de muleta doblándose por ambos pitones al tiempo que lo gana terreno. Cuando lo tiene fuera de las dos rayas monta la muleta sobre la mano izquierda. Dos naturales buenos. El toro se para. Nazaret se `posiciona nuevamente. Serie de naturales que, tras cambio de muleta por delante de la cara del toro, remata con el pase de pecho sobre la derecha. Continúa sobre la izquierda en una serie de naturales ayudándose del simulado que remata tras cambiar la muleta de mano con el de pecho sobre la mano derecha. Dos buenos naturales rematados con el d epecho sobre la mano derecha con la finalidad de realizar todo sobre el pitón mejor del toro que es el izquierdo.
Un pase de pecho sobre la mano derecha lo deja posicionado para el torero al redondo. Tres buenos redondos que remata con el de pecho sobre la mano derecha.
Deja reposar al toro y se lleva la muleta a la mano izquierda. Dos buenos naturales en el tercero el toro se va a por torero. Se cambia la muleta de mano y da una serie de redondos de uno en uno porque le toro no repite las embestidas. Se cambia la muleta de mano delante de la cara del toro para rematar con el pase de pecho sobre la mano derecha.
Tras tomar el estoque de matar busca la igualada doblándose por ambos pitones. El toro se oriente de manera alarmante. En la suerte natural logra una estocada entera desprendida ovacionada en la ejecución. El toro dobla y el puntillero acierta a la primera.
El segundo toro de la tarde es del hierro de Los Chospes. Nº 7. Fetén. 537 kilos. Castaño salpicado Nacido el 09/09. El toro sale suelto de los primeros capotazos de saludo de Jiménez Fortes yéndose a los terrenos de nadie. En los medios comienza a escarbar. Cuando acude nuevamente al capote de Fortes éste al tercer capotazo se estira la verónica. En la tercera Jiménez Fortes el toro lo zancadillea con la extremidad posterior. Se cae delante de la cara del toro. El toro hace por él y no sé si ha resultado herido.
Fortes con lances por delante muy templados y sin cruzar lo lleva al caballo que monta Antonio Muñoz rematando con un recorte. Cuando el toro se arranca el picador se agarra arriba. Lo tapa la salida y lo pega en medio de las protestas del público que pita con fuerza. El toro al salir del caballo con presteza se va al capote de Fortes quien con dos capotazos lo deja posicionado para la segunda entrada. Nuevamente el picador se agarra arriba. Lo saca el banderillero y lo deja en el capote de Nazaret. El viento molesta en exceso.  Tres buenas chicuelinas y cuando va a rematar la media el toro le puntea en la rodilla derecha y lo derriba. Cuando se incorpora se duele de la rodilla pero no obstante encorajinado se va a por el toro y remata con una revolera.
En banderillas José Antonio Carretero clava un buen par,
Jiménez Fortes brinda a El Cordobés. Muy cerrado en tablas frente al tendido 9 comienza la faena de muleta mientras Nazaret se va a la enfermería para ver el alcance del golpe recibido en la rodilla. Se dobla por ambos pitones al tiempo que gana terreno para llevar el toro a los medios. Allí remata con un buen pase de pecho sobre la mano izquierda.
El toro echa mano al su matador al perder pie y le propina una cornada en el muslo derecho cuando está en el suelo. Se levanta sin mirarse a pesar de que sangra abundantemente. Mientras torea comienza a claudicar  de la pierna derecha.
Serie de buenos redondos que remata con el pase de pecho sobre la derecha y dobla con el de pecho sobre la izquierda.
Nuevamente se lleva la muleta a la izquierda para ejecutar una serie de buenos naturales aislados, ayudándose del simulado que remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda.
Nuevamente la muleta a la derecha para dar una serie de buenos redondos que remata con el pase de pecho sobre la derecha y dobla con el de la izquierda.
Tras tomar el estoque de matar se va a por el toro para doblarse por ambos pitones en busca de la igualada. Cuando iba a tirarse a matar en la suerte natyural el toro se va a por él y está punto de llevárselo por delante. Afortunadamente se salda el trance con pérdida de la muleta.
Se tira a matar en derechura, el toro lo encuna afortunadamente y lo destroza la taleguilla. Pudo recibir una cornada en el pecho pero San Isidro hizo el milagro. Tras doblar el toro, este torero que ante la cara del toro en el suelo cuando lo tenía a su merced demostró impavidez, impasibilidad y no perdió la compostura ni la expresión tranquila en el rostro, pasó a la enfermería, siendo ovacionado durante el trayecto. de la que no salio al ruedo.
Como los tres toreros estaban en la enfermería y según el dictamen de los doctores no podían continuar la lidia se anuncia por megafonía la suspensión de la corrida.
Reportaje gráfico de lo realizado por David Mora.

.














































Reportaje gráfico de la realizado por Antonio Nazaret.





















































































Reportaje gráfico de la realizado por Jiménez Fortes.































































Otras fotos de la corrida 
































No hay comentarios: