JavaScript

martes, 10 de septiembre de 2013

COGIDA GRAVE DE MANUEL ESCRIBANO EN SOTILLO DE LA ADRADA.



COGIDA GRAVE DE MANUEL ESCRIBANO EN SOTILLO DE LA ADRADA.

Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.

Todo era muy bonito desde que sustituyó a “El Juli” por cogida en la corrida de Miura en la feria abrileña de Sevilla. Manuel tuvo su oportunidad, la aprovechó y comenzaron a llover los contratos. El rubio torero de Gerena exponía al máximo día a día. Recibía a todos sus enemigos a portagayola y luego en banderillas todas las tardes exponía en sus toros con ese par al quiebro, al violín y por dentro porque como él nos dijo: “no podía defraudar a sus partidarios”.

El par de banderillas al quiebro, al violín y por dentro muy cerrado en tablas supone un riesgo casi insalvable que Manuel Escribano iba superando día tras día y con ello ascendía puestos en el escalafón taurino. Últimamente había logrado encadenar actuaciones diariamente con saltos desde Pamplona a Tarifa y desde Antequera a Arlés. Viajes larguísimos e ininterrumpidos solamente soportados, sin sufrir detrimento físico, por un atleta excepcional como lo es éste matador de toros que diariamente entrena allá donde vaya a actuar y que incluso tiene en su chalet de Gerena una gimnasio profesional.

Un torero siempre está expuesto a cogida y por ello llegó el fatídico día de la corrida concurso de ganaderías de Sotillo de la Adrada ese pueblo abulense donde el culto al toro-toro se ha dado de siempre, al formar parte este pueblo serrano de la Sierra de Gredos del denominado taurinamente “valle del terror” donde tantos toreros han visto truncadas sus ilusiones de gloria.

He podido ver la cogida a través del video que subió a Internetel portal taurino burladero.com y a la vista del mismo saco la siguiente conclusión: Manuel no había encontrado facilidades en su primer oponente y, acostumbrado a  triunfar todos los días, no podía conformarse con irse de vacío de la coqueta y llena plaza de Sotillo.

Hace quince días en la entrevista que le hice antes de la corrida de Tarifa en la que actuó formando terna con "El Cordobés" y "El Fandi", se sinceró diciéndome que: " trataba de superarse   como banderillero, pues todavía tenía mucho que aprender".

En el primer par de rehiletes, el toro le apretó en exceso, pero gracias a sus portentosas facultades físicas fue capaz de superar la velocidad del toro en la embestida, ganarle la cara y clavar en lo alto.  ¡No era un toro fácil de banderillear!  En el segundo par, los banderilleros trataron de cerrar al toro en uno de los burladeros, pero Manuel les ordenó que lo dejaran en el terreno que estaba. Lo citó. El toro dudó en embestir, por lo que uno de los banderilleros le tocó con el capote justo en el momento en que Manuel lo citaba con la voz y moviendo las banderillas. El toro no se fijó en Manuel y sí en el capote del subalterno, al tiempo que se arrancaba hacia el matador. Era una arrancada sin fijeza y por eso no obedeció al quiebro llevándose por delante  al atlético torero de Gerena estampanándole materialmente contra uno de los burladeros.

El brutal impacto le había reventado la vena ilíaca izquierda sin que nadie pudiera darse cuenta, al no haber cornada externa, que se trataba de una lesión gravísima que por hemorragia interna podía desembocar en un choque hipovolémico (también llamado shock hemorrágico) de consecuencias irreparables.

El shock hemorrágico se define como: “síndrome complejo que se desarrolla cuando el volumen sanguíneo circulante baja a tal punto ( 20 % del volumen normal)  que el corazón  se vuelve incapaz de bombear suficiente sangre al cuerpo y esta sangre puede estar acumulada fuera del continente sanguíneo, como en este caso, en la cavidad abdominal”


La rapidez del diagnóstico e intervención, salvaron a Manuel ya que el depósito de sangre en la cavidad abdominal era de 4000 cc que vienen a representar el 80 % del total de sangre que Manuel con sus 70 Kg de peso representaban y que se cifran en unos 5000 cc. ¡El shock hemorrágico estaba ahí! Shock hemorrágico que estaba agravado por el shock neurogénico  causado por el dolor que inhibió el centro vasomotor.

Nada más conocer la noticia, desde Tenerife en donde nos encontramos, llamamos al teléfono móvil del torero que no se encontraba operativo. Le pusimos un mensaje. También llamamos al teléfono de su padre que no nos atendió a la llamada al encontrarse posiblemente saturado. Finalmente por Facebook contactamos con un hermano de Manuel quien nos dijo que se encontraba estable dentro de la gravedad y que su vida no corría peligro.

Manuel Escribano es un torero fuerte física y mentalmente y por ello pronto estará nuevamente en los ruedos alegrando a los aficionados con esos espectaculares pares de banderillas y ese toreo cada vez más asentado y artístico. Seguirá poniendo el par al quiebro, por dentro y al violín pues este percance a los toreros con raza no les para, como no paró en su día el gravísimo percance sufrido por Juan José Padilla quien en su inmensa humanidad visitó a Manuel para prestarle la medalla de su Vigen de los Dolores con el cordón de su Cristo de la Salud,  que tanto le ampara en sus percances y que a Manuel tanta ilusión le ha proporcionado.

Según su mozo de espadas David Gerena, Manuel se encuentra de momento apagado anímicamente por haberse interrumpido, que no apagadas, las extraordinarias perspectivas de fin de temporada. Perderá una serie de actuaciones, pero lo más importante es que el torero está ahí y recuperar el camino es cuestión de tiempo que en estos colosos suele ser muy corto.¡Ánimo Manuel! y hasta muy pronto en que de nuevo estarás dando guerra.

No hay comentarios: