JavaScript

viernes, 31 de mayo de 2013

CORRIDA DE ADOLFO MARTÍN EN LA FERIA SAN ISIDRO, MADRI 2013.



CORRIDA DE ADOLFO MARTÍN EN LA FERIA DE SAN ISIDRO, MADRID 2013.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
En la corrida del 30 de mayo los tres matadores “se quitaron el sayo”, para lidiar una excelente corrida de presentación exquisita de Adolfo Martín. Luego en cuanto a comportamiento hubo de todo, como en botica, pero consiguieron interesar al público en general. Destacaron, 1º, 4º y 5º y fueron buenos, aunque con dificultades de toros con casta, el resto.
Alberto Aguilar no tuvo suerte con su lote, pero tanto Antonio Ferrera como Javier Castaño dieron una dimensión de grandes toreros, exponiendo ante enemigos nada fáciles y ofreciendo al público de Las Ventas toda una lección de ordenada y buena lidia que el público refrendó con ovaciones durante varias facetas de sus intervenciones.
Antonio Ferrera, a nuestro entender, mereció salir por la puerta grande pues méritos hizo para ello, pero al actuar en primer lugar pagó esta circunstancia que tanto marca para conseguir el triunfo no solo en esta plaza sino en cualquiera. El público “no está metido en faena” en el primer toro de la tarde, y esa frialdad conlleva que no pidan los trofeos y naturalmente el presidente al contabilizar los pañuelos no conceda la oreja.
Soy de la opinión que de la misma manera que algunos presidentes se hacen los remolones para conceder la primera oreja cuando la petición es claramente mayoritaria, deberían tener la sensibilidad de buenos aficionados para concederla cuando ellos hayan podido sojuzgar que el torero hizo méritos suficientes, aunque no haya mayoría de pañuelos en los tendidos.
En esta ocasión D. Julio Martínez Moreno no sacó, con la violencia que le caracteriza, el pañuelo sobre la contera del palco presidencial y privó al ibicenco de una puerta grande con más peso que alguna de las concedidas en esta edición, pues Ferrera hizo una lidia cuasi perfecta al primer toro de la tarde y refrendó con una gran estocada.
Javier Castaño dio una enorme dimensión de torero cuajado y comprometido. Lidió perfectamente a sus dos toros. Sufrió un pitonazo en la zona comprendida entre los dedos pulgar e índice de la mano diestra y de no haber estado fallón con los aceros posiblemente hubiera cortado trofeos. En su segundo levantó a los aficionados del 7 con “El Rosco” a la cabeza, durante la faena de muleta a un toro que lució, con la colaboración de Antonio Ferrera como director de lidia, tanto en la suerte de varas, con Tito Sandoval, como en banderillas con esos dos grandes rehileteros cual son David Adalid y  Fernando Sánchez con la colaboración especial en la brega de Rafael González que se destocaron con justicia.
Voy a narrar pormenorizadamente lo realizado por Antonio Ferrera en el toro donde le concedieron la oreja.
Sale el cuarto de la tarde. Nº 106. Baratillo. 517 kilos. Cárdeno oscuro, bragado, meano. Un toro cornipaso espectacular.
Antonio Ferrera le saluda con verónicas extraordinarias, al tiempo que lo gana terreno. Ya en los medios, remata con una buena media. Ovación. Seguidamente se queda con el toro en el centro del ruedo en espera de que se posicionen sus picadores.
Desde allí lo lleva con lances de capote bajo al caballo de picar. Remata con un recorte. Aplausos. El toro hace un amago de arrancarse al caballo de picar. Cuando por fin lo hace Adolfo Sánchez se agarra bastante trasero. El toro lo derriba. Ferrera se lleva al toro al burladero del tendido 1 para fijarlo hasta que levanten al caballo. Desde allí por chicuelinas al paso lo lleva a la segunda entrada, en medio de las molestias de un viento que ahora sopla con fuerza. Lo deja largo con un recorte. Como el toro no se arranca, Ferrera con un excelente capotazo de delantal lo acerca algo más al caballo. Tampoco el toro se arranca desde ese terreno a pesar de la insistencia del piquero. Lo cambia de terreno Ferrera y dejándolo a la misma distancia anterior, ahora el toro se arranca y el picador falla estrepitosamente no encontrando toro. Cuando el toro aprieta el peto se agarra trasero y caído. Ferrera le conmina a que levante la vara  Cuando el toro sale de la suerte, pierde las manos.
Toma el capote y un par de banderillas y se las brinda al público recibiendo la ovación pertinente. Le instrumenta un capotazo para posicionar al toro en el terreno que considera oportuno para banderillear. Se separa del toro. Deja el capote en pie en el centro del ruedo  Y desde allí cita al toro con las banderillas en las manos. Va hacia el toro y cuadrando en la cara  con salto incluido prende un excelente par.
En el segundo par lo cita desde muy cerca, cuando el toro se arranca, lo aguanta y prende en todo lo alto con salto final en el embroque. 
El tercer par. Juguetea con el toro. Deja el capote en pie, en el centro del ruedo, el toro embiste al capote y lo tira. Sigue toreando al toro con las banderillas y finalmente se aleja hasta ir a las tablas del tendido 6. Va andando con las banderillas al estilo Montoliú, en busca del toro. El toro muy parado. Ferrera le da todas las ventajas. Se va acercando muy lentamente al toro. Está muy cerca. Andando lentamente, cuando el toro se arranca le clava un excelente par.  Juguetea con el toro. Lo quiebra en varias ocasiones a cuerpo limpio.
¡Impresionante Ferrera! ¡Extraordinario Ferrera en banderillas!
Ferrera brinda al público de Madrid quien corresponde con una gran ovación. El toro posicionado entre los tendidos 5 y 6 y hasta allí se va Ferrera en su busca. La faena de muleta la inicia doblándose con el toro por el pitón derecho. Un pase por alto sobre el pitón izquierdo. Cuando el toro está fuera de las dos rayas, se distancia del toro y se lleva la muleta a la diestra. Serie de dos extraordinarios redondos. Otro más en cuyo remate el toro pierde las manos. Dos redondos más que, tras cambio de muleta por la espalda, remata con el de pecho sobre la izquierda. Ovación.
Deja reposar al toro. Con la muleta montada sobre la diestra se va acercando. Un excelente redondo muy ajustado. El toro se revuelve con rapidez y peligro. Se posiciona nuevamente el torero, para instrumentar una serie de cuatro excelentes redondos, ganándole un paso entre pases,  jaleados que, tras cambio de muleta por la espalda, remata con el pase de pecho sobre la izquierda de los denominados de pitón a rabo.
¡Ferrera se siente torero!
Nuevo oxígeno para el toro. Muleta en la mano izquierda. Lo cita de frente. Dos buenos naturales. El toro se para. Nuevo posicionamiento. Un buen natural. En el remate el toro sabe lo que se deja atrás y le persigue. Lo esquiva y se vuelve a posicionar para el toreo al natural. Serie de tres excelentes naturales de mucha exposición ganándole un paso entre pases, remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda.
Entre los terrenos 4 y 5 pero fuera de las dos rayas.  Pase de pecho sobre la derecha para quedar posicionado al toreo al redondo. Con la muleta sobre la diestra y con la mano muy baja, logra unos excelentes redondos de mucho mérito. Metido entre los pitones logra unos extraordinarios redondos que remata con un adorno tocando el morrillo del toro con la mano izquierda.
Tira el estoque simulado lejos de sí. Muleta en la mano derecha. Excelentes redondos en unos terrenos comprometidos, pues el toro está en terrenos de tablas casi en chiqueros Resulta acosado en el remate de la tanda con un pase de pecho.
Se va a por el estoque de matar. En la suerte natural, entrando muy en corto, logra una extraordinaria estocada en todo lo alto. Capoteo de los banderilleros. El toro que muestra dureza de patas. El cornúpeta comienza a caminar  en busca de las tablas. Ya no atiende a los capotes de los banderilleros. Como se demora la muerte del toro. Ferrera se va a tablas para tomar el descabello. Acierta el primer intento.
Aparecen los pañuelos en los tendidos de manera mayoritaria. D. Julio Martínez que demora la concesión para que no le pidan el segundo trofeo, saca el pañuelo de concesión de la oreja con la furia que caracteriza a este presidente, demostrando energía, en la concesión.
Vuelta al ruedo triunfal donde entre otros obsequios destacan dos preciosos gallos camperos arrojados al ruedo, uno de los cuales Ferrera coge al vuelo antes de que caiga a la arena de Las Ventas.
Reportaje gráfico de lo realizado por Antonio Ferrera.








































































































































Reportaje gráfico de lo realizado por Javier Castaño.

















































Reportaje gráfico de lo realizado por Alberto Aguilar.








 

















































Otras fotos de la corrida.