JavaScript

martes, 16 de agosto de 2011

LA CORRIDA DE REJONES DE HERRERA DEL DUQUE.

CORRIDA DE REJONES EN HERRERA DEL DUQUE.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.

Herrera del Duque es una población de 3.681 habitantes situada en el centro de la Comarca de los Montes que dista 204 kilómetros de la capital Badajoz.
En la prehistoria, el .lugar de su emplazamiento actual era un gran lago donde durante muchos años convivieron en armonía, musulmanes, judíos y cristianos, hasta que una real orden abogó por la expulsión.
La identidad de la ciudad se la proporciona su castillo-fortaleza medieval musulmán.
Este bonito pueblo pacense, cuenta con una coqueta plaza de toros construida en el año 1947 capaz de albergar a todos sus ahbitantes al contar con un aforo de 3.700 espectadores que durante muchos años portó el error en su letrero al  rotular Plaza de Todos..
En ella, ayer domingo 14 de agosto se celebró una corrida de rejones en la que actuaron un portugués, Joao Moura Caetano y dos españoles, Leonardo Hernández y Manuel Manzanares, quienes estuvieron acompañados de sus padres y lograron un aforo de media plaza. Preside D. Valeriano Fernández Méndez auxiliado en materia veterinaria por la compañera Ana Isabel Blázquez.
El paseíllo lo realizan, detrás de los alguacilillos, montando tres preciosos caballos: Caetano un castaño, Leonardo un tordo rodado y Manzanares un negro morcillo, con los que realizan los ejercicios de exhibición y comprobación del piso de la plaza.
Caetano espera salida de su primer astado montando un caballo tordo en fase blanca. El primer toro luce en número 62 y pertenece como toda la corrida al hierro de Luis Albarrán González de encaste Murube - Urquijo.
El  rejoneador luso lo para muy buen para seguidamente colocar un rejón de castigo caído, que va seguido de toreo templado con la banderola. El toro acusa tendencia hacia los adentros. Con un solo rejón de castigo cambia el tercio.
Mientras el rejoneador cambia de cabalgadura el toro derrota repetidas veces contra uno de los burladeros.
Sale un caballo tordo rodado de nombre Chispa con el que templa muy bien la embestida del toro. Yéndose al extremo de la plaza desde allí se va en busca del toro para, tras quebrarle, dejar un par de banderillas en todo lo alto. Seguidamente lo torea muy cerca siendo ovacionado.
Toma dos pares de banderillas para colocar el primero de poder a poder a un toro pronto que persigue con afectividad al caballo de Joao. que torea magníficamente al toro de Albarrán.
Nuevamente se va al extremo opuesto de la plaza para, tras acercarse al toro, colocarle un excelente par de banderillas.
Saca un nuevo caballo al ruedo de capa torda en fase blanca, con el que coloca un solo par de banderillas.
Nuevo caballo en la arena. Su nombre es Pepe y su capa castaña. Toma tres pares de banderillas cortas que coloca de manera seguida como es lo artístico.
Con este mismo caballo coloca el rejón de muerte que queda trasero y contrario. Convencido de su efectividad Caetano echa el pie a tierra, pero el toro tarda en doblar
Cuando lo hace, aparecen los pañuelos en los tendidos y el presidente concede una oreja que el portugués pasea en triunfo por el anillo.

Sale el cuarto de la tarde. es el 2º de Caetano "Preferido" es el nombre y 21 su número de los costillares.
Lo recibe Caetano montado sobre Zidane que es un tordo en fase blanca lusitano de 7 años.
El toro muy distraído no se fija en el caballo hasta que lo coloca el primer rejón de castigo que le sirve de estímulo para que persiga al equino. Lo torea bien pegado a la grupa. Ha de colocarle el segundo rejón de castigo porque así lo exigen las características bravas del toro.
En la arena un precioso caballo llamado Artista, castaño de 5 años que luce el hierro del padre del rejoneador, Paolo Cayetano.
Como Caetano le da una buena lidia el toro coge ritmo de embestida.
Caetano coloca una buena farpa.
Trata de poner la segunda pero el toro corta el viaje y el caballo evita al embestida, se sale de la suerte y el rejoneador no puede clavar. Lo ha de intentar varias veces sin conseguirlo, por lo que cambia de cabalgadura.
Saca un caballo tordo en fase blanca de nombre Altivo. Lusitano de 6 años. Con él logra clavar dos farpas.
Para colocar las banderillas cortas saca un caballo castaño de nombre Pepe. Logra poner dos pares de las cortas.
El rejón de muerte queda trasero y caído. El toro se refugia en las tablas. Capoteo de los auxiliadores. El toro que no quiere doblar. Caetano toma muleta y descabello. Pide permiso a presidencia para efectuar la suerte de descabellar.
El toro, completamente amorcillado, impide la ejecución de la suerte. Finalmente dobla.
Caetano a pesar de que saca un caballo para calentar al público, éste no saca pañuelos en número suficiente como para que la oreja sea concedida.

Fotos de la actuación general de Joao Moura Caetano.




































Leonardo Hernández, espera a su oponente montado en un caballo tordo vinoso de nombre Cairel raza lusitana y 9 años de edad. Sale el 2º toro de la tarde de nombre Montañes negro de capa luciendo el número 47.

Leonardo lo torea muy templado a escasos centímetros de la cola de su caballo. Seguidamente lo recorta pero el toro le aprieta e incluso llega a topar la pierna del caballo. Deja el rejón de castigo en todo lo alto. El toro acusa algún defecto en la visión pues reacciona de manera extraña en sus embestidas al caballo de Leonardo que duda si colocarle otro rejón de castigo. Finalmente se decide por cambiar el tercio.

Cambia de cabalgadura. Saca al caballo Verdi un caballo en fase blanca lusitano. Se va acercando al toro metiéndole la grupa para sacarle de la querencia a tablas.

Tras alejarse, se vuelve a acercar para tras quebrarle le coloca la banderilla en todo lo alto. Luego le sigue toreando con temple y recibe una gran ovación cuando le cambia por dentro.

Cambia de caballo. Un castaño en la arena. De siete años. Lusitano. Coloca unas buenas farpas realizando unas piruetas a la salida del par.

Citando muy de cerca coloca un excelente par de banderillas saliendo con dos piruetas delante de la misma cara del toro.

Nuevo caballo en la arena. Sarope es el nombre del caballo tordo rodado con el que pone banderillas cortas a dos manos con gran habilidad y técnica perfecta.

Rejón de muerte en todo lo alto que resulta demasiado perpendicular y que no parte la madera del que el toro va a refugiarse en las tablas.

Como tarda en doblar solicita permiso a presidencia tras tomar la muleta y el estoque de descabellar. Falla por tres veces con el verduguillo para finalmente doblar el toro y perder definitivamente la oreja ganada por su labor.
En el ruedo montado sobre un caballo careto de capa baya llamado Burladero, Leonardo Hernández espera la salida de su 2º toro llamado Lebrija

El toro que no quiere saber nada del caballo hasta que le coloca el rejón de castigo entrando por dentro y parece despertar del sopor de embestida. Trata de colocar el segundo rejón de castigo, pero falla en la ejecución. Sigue toreándole perfectamente y finalmente solicita el cambio de tercio sin poner el segundo rejón de castigo.

Cambia de cabalgadura y saca a Templario que es un caballo castaño que torea muy bien al toro consintiéndole para seguidamente ir a por el toro, quebrarle y dejar la farpa en lo alto. Le sigue toreándole muy templado a los sones del pasodoble “Noche Flamenca”

Se aleja del toro. Va en busca del toro, quiebro perfecto y farpa en todo lo alto que levanta al público de los asientos.

Desde muy cerca del toro lo cita y cuando se arranca lo quiebra y deja la farpa en todo lo alto. Gran Ovación.

Como lo ha lidiado de forma magnífica el toro ha sacado fondo.

Saca ahora un caballo tordo rodado llamado Sarope con el que va a poner un par de banderillas a dos manos y tres pares de las cortas al violín.

Tomas unas rosas de las que ponían los hermanos Peralta y las coloca arriba.

Arriesgando mucho coloca un rejonazo en todo lo alto del que el toro dobla.

Se pide la oreja de manera mayoritaria. Cuando es concedida se pide la segunda con mucha fuerza y el presidente la concede con lo que Leonardo consigue la puerta grande.
Fotos de la actuación general de Leonardo Hernández.



















































                        
                                             .
                                
El tercero de la tarde es Presidiario que luce el nº 28. Un toro que sale muy sucio como salpicado de algún producto que hubiera en chiqueros.

Manolo Manzanares lo ha recibido en el ruedo montado sobre un precioso caballo de capa castaña llamado Mazzantini y parándolo en círculos muy cerrados .

Seguidamente tras torearlo templado se aleja de él y lo coloca un rejón de castigo bueno para seguir toreándolo con la banderola y templándole llevándole pegado a la cola del caballo.

Toma un segundo rejón de castigo y prueba al toro para ver si es necesario un mayor castigo. Finalmente opta por el cambio de tercio.

Cambia de cabalgadura y ahora saca a un caballo lusitano de cinco años con el hierro de Pablo Hermoso de Mendoza dotado de una elasticidad extraordinaria de nombre Farruquito.

Quebrando prende un excelente par de banderillas que merece los sones de la música. Se va al extremo opuesto de la plaza y cuando se acerca al toro le administra un gran pase muy ajustado que es ovacionado.

Vuelve a alejarse del toro que tiene escasa fijeza y tras acercarse lo quiebra y le deja un buen par arriba.

Saca un nuevo caballo Tomate. Es un anglo árabe que baila con gracia delante de la cara del toro para instarle a que embista. Cuando se arranca le deja la farpa arriba.

Nuevo caballo en la arena con el que va a poner banderillas de las cortas. Se trata de Garibaldi un hispano árabe de 12 años. Castaño calzado y lucero.

El toro es el más deslucido de la tarde no obstante lo cual Manzanares lo está lidiando bien. Entrando por dentro logra colocar las banderillas cortas.

En la suerte de matar logra un rejonazo que no hace efecto. En la segunda entrada mete perfectamente el brazo y clava el rejón en todo lo alto-

Como el toro a pesar de estar aculado en tablas y ser capoteado por los auxiliares no dobla, Manzanares toma muleta y estoque de descabellar. Falla dos veces y finalmente el toro aburrido se echa.
Montado sobre Hércules un tordo vinoso de raza lusitana y de cuatro años, Manolo Manzanares espera la salida de su último toro.
Sale el número 30. Insípido. Negro de capa. Manzanares le coloca un buen rejón de castigo.
Cambia de cabalgadura y ahora saca un caballo castaño llamado Garibaldi lusitano de cinco años y con él coloca una buena farpa de ejecución impecable pero de defectuosa colocación.
Citando al toro desde muy cerca logra colocar la farpa tras quebrar en todo lo alto.
Nueva farpa en lo alto entrando desde muy cerca y quebrando con perfección.
Con un nuevo caballo tordo en fase blanca falla dos veces en la colocación de las farpas porque no ha medido bien.
Saca un caballo negro con el que va a poner banderillas cortas. Se llama Talismán. Logra poner dos banderillas y luego entra a matar fallando en la colocación del primer rejón de muerte. Palmas de motivación.
En la segunda entrada consigue un rejón en todo lo alto del que el toro barbeando tablas dobla.
Se pide la oreja y el presidente la concede.
Fotos de la actuación general de Manuel Manzanares.
Foto 1














































No hay comentarios: