JavaScript

lunes, 22 de mayo de 2017

NO HAY COMUNIÓN ENTRE EL MADRID TAURINO Y "EL FANDI"



NO HAY COMUNIÓN ENTRE EL MADRID TAURINO Y “EL FANDI”.
Por LUIS ALONSO HERNANDEZ. Veterinario y escritor.
¡El título del artículo no refleja la realidad! pues los espectadores de Las Ventas están mayoritariamente con este torero que si bien su forma de componer  no es la de un adonis, su forma de torear, tanto de capote como de muleta, para nada tiene que envidiar a la de aquellos otros que los cuatro “entendidos” de Las Ventas consideran como celestiales.
De una vez por todas se debe acabar con ese mito de que los tendidos 7 y 8 sean los censores de la concesión de trofeos en la (en otros tiempos) considerada como la  primera plaza de toros del mundo.
Los presidentes temen demasiado a los representantes del tendido 7 con los que estoy completamente de acuerdo en la exigencia de pedir un TORO-TORO para Madrid  y que el amigo Faustino Herranz “El Rosco” desde su localidad de ese tendido, fila 12 asiento 38, saque el pañuelo verde o proteste con su vozarrón a un toro que carece del trapío para ser lidiado en Madrid, pero… de eso a que según se manifieste durante el desarrollo de la faena de un torero le miren los presidentes que ocupan el palco y sigan sus criterios, va un abismo.
¡Aquí está todo inventado! y cualquier aficionado que se precie es capaz de valorar los méritos contraídos por cualquier coletudo siempre contando con las condiciones del toro en cuanto a su toreabilidad o peligro, pues no hemos de olvidar que el PRINCIPAL PROTAGONISTA DE LA FIESTA  es quien marca lo que el torero, sea o no capaz de desarrollar en su lidia y sometimiento.
También en su toreo despacioso pues si el toro tiene casta, temperamento y picante no habrá humano capaz de obligarle a que embista a relentí. Sí, el torero puede acoplarse a la velocidad de embestida que es lo que se conoce como temple y que naturalmente es meritorio.
Los espectadores que asistimos a una corrida de toros SIEMPRE, seamos o no entendidos,  hemos de ser respetuosos con quienes abajo en la arena se juegan la vida. A veces están por debajo de las posibilidades del toro y, con no aplaudirles al final actuaremos de forma correcta, pero nunca increparemos a los que ahí abajo las están pasando negras ante “ese barbas” que les puede y es imposible de domeñar.
La constitución morfológica de los toreros es distinta: unos son estilizados y otros chaparritos. Unos son fuertes y atléticos y otro enclenques y carentes de facultades, pero todos se ponen delante del bicho e interpretan el toreo de manera distinta. ¡Para gustos hay colores! Y los distintos toreros tienen sus partidarios.
David Fandila Martín “El Fandi” a sus 36 años con 17 años de matador de toros liderando escalafón en las temporadas de 2005, 06,08,09,10,11 y 12 rebasando en seis temporadas las 100 corridas en España con más de 2.530 toros en España más los matados en América, ¡Sabe torear!
Es un torero atleta, con pantorrillas fuertes y muslos poderosos. Dotado de unas facultades físicas asombrosas que le convierten en el mejor banderillero actual.
Maneja con variedad y soltura el capote
Su torero se basa en la verdad y en no dejarse nada en el tintero. No mete el culillo en el remate de los muletazos pero se posiciona perfectamente, cita adelante, templa y remata con largura.
Da todo lo que tiene cada tarde y en banderillas es insuperable
Es un seguro estoqueador y artístico descabellador.
Es humilde y respetuoso con sus compañeros de oficio.
De temperamento inquieto pero para nada conflictivo. No aguanta más de tres días sin hacer nada pues piensa en su finca, en su autogiro, en sus caballos y en la tranquilidad del campo.
No le gusta viajar por placer. No obstante lo cual, le gusta Nueva York y Roma.
Es un excelente esquiador. A veces juega al golf requerido por sus compañeros de oficio, pero reconoce ser muy malo en este deporte. Su humildad le hace decir: “Soy aprendiz de mucho y maestro de poco” “todo lo que sea deporte me encanta, pero bueno, no soy en nada.
En esta temporada, los presidentes/a le han hurtado orejas en la feria de Sevilla y en la de San Isidro, tras excelentes faenas donde sobresalieron los tercios de banderillas.
Hay otros toreros que en Madrid son adorados y, con un cambio de muleta por delante de la cara que realicen, "esos entendidos" se ponen en pie y les tributan honores celestiales mediatizando a los presidentes en la concesión de trofeos.
No es justa esa actitud en estos “salvadores de nuestra Fiesta más Nacional”.
Y que conste que: ¡soy partidario que cada espectador, que haya pagado su entrada, interprete el arte taurino como su visión y entendimiento le dicte!
Estoy convencido que  a “El Fandi” la Historia le hará justicia taurina, como un día se la hizo a Manuel Benítez “El Cordobés” que era igual de poco elegante en sus ademanes toreros.
Reportaje gráfico de lo acontecido en sus actuaciones esta temporada en Madrid y Sevilla.