www.torostarifa.blogspot.com

JavaScript

miércoles, 6 de agosto de 2014

LA PLAZA DE TOROS DEL PUERTO DE SANTAMARÍA.

LA PLAZA DE TOROS DEL PUERTO DE SANTAMARÍA.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
Había sido construida bajo la iniciativa de una  compañía presidida por D. Tomás Osborne Böhl de Faber e inaugurada  los días 5 y 6 de junio de 1880 con doble corrida de toros  a cargo de Antonio Carmona “Gordito” y Rafael Molina “Lagartijo” con toros de Anastasio Martín y Saltillo respectivamente, pero adquirió notoriedad desde que Joselito “El Gallo” allá por el año 1916 pronunciara en la Semana Grande de San Sebastián la célebre fase de: “Quien no ha visto toros en el Puerto, no sabe lo que es un día de toros” .Desde entonces ya ha llovido por espacio de casi un siglo. Naturalmente en 98 años “los tiempos adelantan que es  una barbaridad” como reza la zarzuela de D. Hilarión, por lo que la plaza de El Puerto de Santa María  no podía permanecer ajena a la evolución o más bien involución taurina.
Estos cambios nosotros los hemos apercibido no porque seamos demasiado críticos sino porque eran demasiado evidentes.
La presidencia de la corrida de toros del domingo 3 de agosto de la presente temporada estaba ocupada por una señora, lo cual “nos parece de perlas” porque así se cumple ese principio, tan en boga,  de igualdad de género y además por dar un toque de belleza a un palco casi siempre ocupado por señores taciturnos con cara de pocos amigos.
La señora Dª Olga Pérez Puyana, nombrada imaginamos que por el Alcalde del Consistorio, estamos seguros se tratará de una persona idónea para desempeñar esta misión nada fácil que requiere: responsabilidad, conocimiento y  pleno sometimiento al principio de legalidad.
Conocemos que ha desempeñado tareas de información taurina en la cadena televisiva local, que está casada con un profesional taurino y que es abogada de carrera lo que es idónea para presidir este acto jurídico de presidencia de corrida de toros  al conocer y someterse a las leyes que lo regulan.
En su contra observamos que:
1.- No debería haber permitido que uno de los caballos que realizó el paseíllo, el de capa alazana, lo hiciera aquejado de una más que evidente claudicación en la extremidad anterior izquierda lo que indudablemente repercute en una imagen nada brillante para el prestigio de una ciudad tan amante del caballo con el agravante de que la corrida era televisada para el mundo entero a través de Canal +.
Cierto que el Reglamento Taurino de Andalucía no contempla nada más que el reconocimiento de los caballos de picar bien por el presidente de la corrida o  por delegación en el Delegado Gubernativo, pero la imagen es la imagen y nunca un animal aquejado de cierta dolencia puede exponerse al público en un despejo de plaza. ¡Claro que, con la evolución de los tiempos, a lo mejor hasta estamos equivocados!
2.- Debería haber inspeccionado o haber delegado para efectuarlo,  el estado de la barrera, estribos, burladeros y portones en tiempo anterior necesario para la reparación por parte de la empresa de las anomalías observadas en cumplimiento del Artículo nº 64 del R.E.T, pues a lo largo de la lidia pudo verse con la facilidad con que unos toros dotados de pitones no muy duros, -como denotaron la facilidad de escobillado que poseían-, sacaban astillas de los burladeros y rompían en el derrote las tablas de la barrera dejando ver las miserias de una tablas carcomidas  y deterioradas por la lluvia caída que las habían convertido en tablas podridas y peligrosas para la integridad de los profesionales taurinos que han de circular tras ellas en el cumplimiento de su misión en la lidia.
Por lo demás la plaza presentaba el aspecto cuidado de siempre en cuanto a pintura y limpieza se refiere, pero la SEGURIDAD, es la SEGURIDAD y esta es la parte más importante de la misión de la presidencia junto a la de evitar los disturbios..

El nuevo empresario, desde el momento en que se ha hecho cargo de la regencia de la plaza, es el responsable de subsanar estas deficiencias y esperamos que lo haga a la mayor brevedad para seguir asegurando el éxito económico y que la plaza Real del Puerto de Santamaría siga siendo referente en eso de ver corridas de toros desde que fue levantada tras la colocación de la primera piedra  un domingo 10 de noviembre del año 1878.

No hay comentarios: