JavaScript

lunes, 8 de abril de 2013

CORRIDA DE CEBADA GAGO EN LA FERIA DE ARLÉS 2013.



CORRIDA DE CEBADA GAGO EN LA FERIA DE ARLÉS 2013.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
El torero francés Marco Leal (blanco y oro con los cabos blancos) sale el primero al ruedo y se sitúa en la raya delimitadora de la suerte de varas. Allí espera la salida de sus compañeros de cartel que son Luis Bolívar (sangre de toro y oro con los cabos blancos)  y David Mora (malva y oro con los cabos blancos)
Con una temperatura de 15º y viento racheado de 22 Km./h se inicia el paseíllo para cumplimentar al presidente Gerald Mas que es auxiliado por los asesores: Daniel Balme y Graziella Bortolín, y posteriormente lidiar una corrida de Cebada Gago.
Una corrida exigente que ha puesto de manifiesto las siguientes particularidades:
Luis Bolívar es un torero hecho que ha sabido estar muy por encima de sus dos oponentes. Toros con trapío y que han sido castigados en varas porque en Francia la afición aboga por la suerte de varas a la que considera como fundamental. Toros que son exigentes en la suerte de banderillas en la que no obstante han estado bien los banderilleros.
Bolívar a su primero, un dechado de dificultades, logró arrancarle una oreja.
Su segundo enemigo es un toro precioso. Nº 71. Trianero. 550 kilos. Sardo del 01/08.  Es picado con efectividad por Luis Miguel Leiro. Un toro muy pronto que se arranca a Bolívar cuando se dirigía a brindar al público y ha de doblarse en unos ayudados por bajo de rodilla flexionada que son muy aplaudido. Un toro que gazapeó en exceso y con el que Bolívar demostró oficio, técnica y preparación física al no faltarle aire en la brega. A pesar de intentarlo por todos los medios- que son muchos -, a su alcance, no logró la segunda oreja para salir por la puerta grande.
Bolivar sabe posicionarse bien, tomar perfectamente la distancia y luego andar listo en el remate de los pases cuando los toros saben lo que se dejan detrás.
Reportaje gráfico de lo realizado por Luis Bolívar.
 







































David Mora que ha tenido de apechugar con dos toros importantes por las enormes dificultades que presentaban y con los que no obstante el madrileño estuvo muy por encima de las posibilidades que sus enemigos le ofrecían para el lucimiento.
En su primero sabía que en cualquier momento podía pasar al hule de la mesa de operaciones, pero jugándosela, logró que el público francés reconociera su valor y su técnica para lidiar este tipo de toros exigentes al máximo. ¡Angustia en cada muletazo porque el toro se va al pecho del espada!
Finalmente el toro le echa mano y milagrosamente sale indemne de un difícil trance con el balance final de un varetazo corrido en la parte posterior de un muslo.
Cuando tumba al toro recibe una grandísima y merecida ovación de este público entendido, que le obliga a salir al tercio para saludar.
David ha demostrado que posee un enorme valor y unas excelentes facultades físicas.
A su segundo enemigo, que se cernía por el pitón izquierdo, lo toreó excelentemente a la verónica. Lo lleva hasta el centro del ruedo con lances por delante sin cruzar enseñándole a embestir para rematar con una extraordinaria media verónica que es ovacionada.
En la suerte de varas el toro aprieta con fuerza y poder hasta estrellar contra las tablas al caballo que monta Israel de Pedro que se ha agarrado arriba. En una excelente vara que repite en la segunda entrada por lo que es ovacionado cuando abandona el ruedo.
El quite de Mora en base a tres gaoneras ajustadas que remata con una media.  Ovación.
Tres series de extraordinarios por lentos redondos que, tras cambio de muleta por la espalda, remató con el pase de pecho sobre la izquierda doblado por el de pecho sobre la derecha.
Dos series más de redondos que remata con el de pecho sobre la derecha y dobla con el de la izquierda. ¡Han sido muletazos hondos y despaciosos!
Buenas series de naturales donde aguantó las paradas del toro rematados con el de pecho sobre la izquierda.
Tras adornos valientes y toreros en la suerte natural logra una estocada hasta las péndolas, de la que el toro rueda sin puntilla. Aparecen los pañuelos en los tendidos y presidencia concede la oreja.
Reportaje gráfico de lo realizado por David Mora.






































































































































El torero francés Marco Leal, es un torero que tiene maneras y cualidades para torear otro tipo de toros menos exigentes que los del día de hoy. Es un buen banderillero. En su cuadrilla tiene un picador excelente Gabín Rehabi que realizó un extraordinario tercio de varas donde el toro entró en distintas distancias por cuatro veces al caballo. La última desde el otro extremo de las rayas delimitadoras del tercio de varas. Un toro muy bravo, muy fiero y muy pronto. Su nombre Lagarto. Luce el número 4 y pesa 545 kilos. Su capa castaña. Un toro que mereció el honor de la vuelta al ruedo.
En su segundo es un toro de nombre Buscaito que pesa 560 kilos y que está en la tipología de línea Villamaría.
Dotado de una embestida discontinua y en la que no se emplea en el capote de Leal. Luego, en la suerte de varas ha hecho una buena pelea pues ha apretado aunque sin humillar, pero no ha cabeceado e incluso ha romaneado, por ello el picador Jean Mori fue aplaudido.
Marco Leal se ha lucido en banderillas.
Con la muleta bastante ha hecho con estar dignamente delante de un toro que siempre repuso por saber lo que se dejaba atrás. Estuvo valiente, aunque no artista, pues las zapatillas permanecieron más tiempo en movimiento que en quietud ante un toro que requería más oficio del que actualmente tiene el torero francés. Mal con el estoque de matar y con el descabello.
Reportaje gráfico de lo realizado por Marco leal en este toro.













































































Otras fotos de la corrida.





























































La corrida de Cebada Gago es una corrida torista que interesa a este público torista de Arlés.

No hay comentarios: