JavaScript

miércoles, 8 de enero de 2014

LA MONUMENTAL DE LAS VENTAS.



LA MONUMENTAL DE LAS VENTAS.-
La construcción de la plaza se debe a la iniciativa de “Joselito” José Gómez “Gallito” junto a la de su amigo el arquitecto José Espelius y Anduaga quien también fue autor de los planos del Ministerio de Marina de Madrid.
José Espelius era un gran aficionado que estaba abonado  a un balconcillo de la grada 9 de la desaparecida plaza de Felipe II. Bombista acérrimo, defensor del arte y valor de Ricardo Torres y por lo tanto enemigo taurómaco de Rafael “El Gallo” que era el rival por entonces del diestro de Tomares.
Cómo era un gran aficionado, nada más darse de baja del escalafón taurino “Bombita”, se dio de alta en las filas de “Joselito” al considerar a este torero como una continuación corregida y aumentada de Ricardo.
Un día fueron presentados en un hotel de San Sebastián por el empresario donostiarra Sabino Ucelayeta y desde entonces los dos Pepes, se profesaron sincera amistad.
Era empresario del viejo coso madrileño el bilbaíno D. Julián Echevarría “Julianón” y “Joselito” siempre se
lamentaba de la escasa capacidad del coso que no permitía la asistencia a las corridas de las clases modestas. Causa por la que continuamente estuviera lanzando misivas al arquitecto para que éste se hiciera eco en su idea de construir una nueva plaza de toros.
Hubo discusiones entre ellos porque Espelius abogaba por una ampliación de la vieja plaza mientras “Joselito” insistía en:
“Nada, nada, don José ¡Hay que  “haser” en Madrid una “plasa monumentá”, y esa plasa la tengo que inaugurar yo!”
Ante las dificultades que el arquitecto planteaba, “Joselito” le decía:
¡Pues es “usté” un mal “afisionao” y no quiere ser amigo mío!
En al año 1918, hallábase “Joselito” con Isidro Amorós en su casa  de la calle Arrieta, cuando se presentó todo alborozado José Espeliu y le dijo a “Joselito”:
-Oye José. ¡Te vas a salir con la tuya! ¡Madrid va a tener una plaza como la que tú quieres, monumental!
“Joselito” al tiempo que saltaba de alegría dijo:
- ¿Qué me dice usté?
-Que unos amigos míos tienen el propósito de constituirse en sociedad para explotar como empresa el negocio taurino al finalizar el contrato que tiene celebrado Echevarría con la Diputación Provincial ofreciendo a esta, a cambio de la actual plaza, otra como la que tú deseas, pues tu idea  les ha parecido estupenda.
Y desde ese momento, ambos se reunían para estudiar proyectos y examinarlos detenidamente. Se discutió el emplazamiento, acordándose fuera construida el final del Paseo de la Castellana. Se celebraron continuas conferencias con el ceramista Guijo, estando presente en alguna el apoderado de “Joselito”, don Manuel Pineda.
Y llegamos al año 1919 y al día 28 de junio en que ante la Corporación Provincial, se presenta una instancia firmada por al arquitecto D. José Espelius y Anduaga acompañada de una memoria, planos y presupuesto para construir una plaza de toros monumental en terrenos situados no en la Castellana, sino en la parte izquierda  final de la calle de Alcalá que ocupaba una superficie de 800.000 pies  cuadrados  y que era propiedad de D. Manuel Padrillo.
En la memoria se dedicaba un respetuoso recuerdo a los arquitectos D. Lorenzo Álvarez Crapa y D. Emilio Rodríguez Ayuso autores de la plaza aún existente y se hacía constar que el nuevo edificio conservaría igual estilo arquitectónico que el de la plaza que iba a desaparecer.
Accedió la Diputación a las pretensiones del arquitecto Espeliu y éste subrogó todos sus derechos a favor de la Sociedad Anónima Nueva Plaza de Toros de Madrid, y cuando esta venía ya explotando la vieja, siendo consejero delegado el arquitecto, se formalizó entre el organismo oficial y la expresada sociedad una  escritura ante el notario D. Alejandro Arizcun y Moreno, comprometiéndose  la última a construir la monumental plaza a cambio de explotarla durante 50 años.
Ocurría esto el 6 de agosto de 1921 cuando ya “Joselito” había fallecido el año anterior. En la mañana del 19 de marzo del año 1922 se celebró en el día del santo de “Joselito” el acto de colocación de la primera piedra. Las obras comenzaron en el año 1920 y terminaron diez años después.
Los obreros dirigidos por el maestro constructor D. Andrés Blanco cavaron un hoyo de metro y medio de profundidad en el  centro del proyectado redondel y allí se enterró una copia del acta levantada en unión de los diarios que se habían ocupado del suceso. Estaban presentes el arquitecto Espelius (que también murió antes de ver terminada la plaza) el gerente de la sociedad D. Federico Blanco y el abogado de la entidad D. Gregorio Fraile.
Cuando murió el arquitecto Espelius le sucedió en la dirección de las obras el también arquitecto D. Manuel Muñoz Monasterio que acabó la plaza por un montante económico de 12 millones de pesetas.
La inauguración de la Monumental de Las Ventas a pesar de que figura en la fecha del 24 de octubre de 1934, la verdad es la siguiente:
Fue inaugurada el día 17 de junio de 1931, año en que la plaza se encontraba en condiciones de abrir sus puertas pero con el inconveniente del acceso hasta la plaza. Tras gestiones laboriosas se subsanaron las dificultades. En el palco de autoridades estaba D. Niceto Alcalá Zamora, presidente de la República.
El cartel fue el siguiente:

Espadas actuantes.                                                              Ganadería del toro lidiado.                       
Diego Mazquiarán "Fortuna"                                                 Juan Pedro Domecq (Veragua) Jerez.
Marcial Lalanda.                                                                   Julián Fernández (V Martínez) Colmenar. 
Nicanor Villalta.                                                                     Manuel García (Aleas) Colmenar.  
Fausto Barajas.                                                                     Concha y Sierra. Sevilla.          
Luis Fuentes Bejarano                                                           Graciliano P Tabernero Salamanca  
Vicente Barrera                                                                     Sánchez de Coquilla Salamanca 
Fermín Espinosa "Armillita chico"                                           Agustín de Mendoza Zafra (Badajoz) 
Manuel Mejías "BIenvenida"                                                    Indalecio García Córdoba
                                                                                                                                                                   
                                                      
Tanto toreros como ganaderos contribuyeron sin cobrar.
El primer toro que piso el ruedo fue “Hortelano” de Domecq.

El tercero que correspondió a Villalta fue devuelto al desriñonarse tras derrotar sobre un capote caído. Le sustituyó uno de Moreno López de Villena.
El séptimo de “Armillita” fue sustituido  por otro de Villena.
El primer toro fogueado fue  el de “Bienvenida” de nombre “Milagroso”.
El primer capotazo lo dio Morato que también puso el primer par de banderillas.
La primera vara la propinó Anguita.
El primer presidente de corrida fue D. Pedro Rico Alcalde de Madrid, asesorado por “Guerrita”, Fuentes, “Bombita”, “Machaquito”, Vicente Pastor y “Bienvenida”.