www.torostarifa.blogspot.com

JavaScript

viernes, 17 de enero de 2014

FELIPE ¿FAVORECIÓ O PERJUDICÓ ? A LA FIESTA DE LOS TOROS.



FELIPE V, ¿FAVORECIÓ O PERJUDICÓ? A LA FIESTA DE LOS TOROS.
  El derrumbamiento de la más extensa monarquía del mundo que estaba en manos del Reino de España, se debió a la a apatía de los últimos Habsburgos al frente de una corte enorme, inútil, inmoral y dispendiosa que inmovilizaba al rey y consumía estúpidamente los enormes recursos.
El marqués de Louville lo refleja perfectamente cuando dice de la España del 1700: “Ni armas, ni dinero, ni justicia, ni policía, ni libertad, ni freno; en las colonias, virreyes; en las metrópolis, capitanes generales sin continuidad y en el centro, una inmensidad de senados que se doblegaban a la voluntad real y un palacio que vivía para la etiqueta importada de Francia”
  Esta es la premisa y ahora el desarrollo de la Fiesta de los Toros:
  "Desde los tartesios, que estaban ubicados en la cuenca baja del Guadalquivir y han sido considerados como los creadores del toreo, al imitar a los orientales en una suerte parecida  al “salto del testuz” de estos; pasando por los celtas que invadieron España por el norte al tiempo que lo hacían los bóvidos asiáticos que luego se mezclarían con los pequeños y bravísimos toros navarros; llegamos al siglo XI en que los madrileños iban a ver alancear toros, de manera extravagante, a un joven burgalés llamado Rui Díaz de Vivar."
  "Y cuando ya la villa madrileña se convirtió en Corte de las Españas, quien acaparaba la atención como rejoneador era D. Juan de Tarsis Peralta, Conde de Villamediana, un desvergonzado poeta que se pasó la vida metiéndose con el “gran cornudo” que no era otro que el Alguacil de la Corte D. Pedro Vergel".
  "Más tarde fueron los árabes quienes toreaban a los toros a pie, quebrándoles con su albornoz y dando origen a que fueran considerados cómo los que implantaron la fiesta de los toros, en teoría sustentada por Moratín y corroborada por los buriles de Goya en su obra Tauromaquia inspirada en aquella corrida de toros que en el año 1354, organizó en Granada un sultán con motivo de la circuncisión de su hijo.
  "Pero con posterioridad, las investigaciones del Conde de las Navas llegan a la conclusión de que el origen de las corridas  dimanó de la necesidad de domeñar a los toros salvajes que vivían en los campos, tras cazarlos y llevarlos a las ciudades para lidiarlos de manera desordenada y salvaje".
  "Toros que según la teoría de El Marqués de Piedras Albas pasaban por las fases de:
  Cazadores de toros: con escudo y lanza al principio y luego con arcabuz en tiempos de Felipe II.
  Matadores: en que éstos actúan de directores de lidia, mientras el pueblo los acribilla acuchilladas.
  Lucha taurina caballeresca: que es la establecida, desde el caballo, entre nobles y el toro. Va desde el siglo XIII hasta el XVII.
  Lucha taurina profesional: es la actual, que abarca desde el siglo XVIII hasta nuestros días!.
   Hemos de rebasar el año 1700, para que el toreo, deje de ser cosa de nobles y las corridas de toros sean los prolegómenos de lo que hoy, tras una gran evolución de todo tipo, podemos presenciar. Porque precisamente cuando la dinastía de los Austria finiquita, y deja paso a la de los Borbón, su primer monarca el rey Felipe V, no era partidario de los toros al haber sido educado al estilo francés, y va apartando a los nobles del rejoneo, en esa corte en la que mandaba y mucho la francesa Anne de Tremoillé, princesa de los Ursinos a través de la reina al haber sido quien proyecto su boda  por poderes en Versalles y en Turín cuando tenía 13 años, pelo rubio y ojos azules que encandilaron de tal manera al monarca quien siempre miró y gobernó por los ojos de ella.
  Un matrimonio que no se consumó hasta los tres días, para seguir con una luna de miel de seis meses, pasada la cual, el rey sufre “calentura” (o lo que fuera) y estuvo en cama dos semanas en las que los médicos le hicieron de todo sin conocer la causa de sus males.
  ¿Sarampión? ¿Viruela? Nunca se supo, pero como secuelas quedó una enfermedad que afectaba a su psiquis (euforia-sopor), necesitando de apoyarse en sus mujeres para sobreponerse. 
  Por ello al cabo de ocho meses de la muerte de su primera esposa María Luisa de Saboya de la que estaba profundamente enamorado y que le dio cuatro hijos, volviera a casarse con Isabel de Farnesio quien le proporcionó siete nuevos hijos, aparte de lo necesario para mitigar momentáneamente la enfermedad.
Siguiendo los gustos de su rey, los nobles dejaron el toreo a caballo y  el lugar vacante fue poco a poco ocupado por sus auxiliadores (pajes, chulos, palafreneros y caballerangos) quienes comienzan su ascenso hasta convertir el menester de caballería en menester de chulería.
  La enfermedad real fue progresando y comenzó a padecer bulimia. Tan mal estaba, que se llamó a su confesor para que testara. Nombró regente a su esposa (Isabel de Farnesio) junto con Alberoni y ya la influencia real no fue del lado francés sino del lado italiano.
  Este monarca tomó el reino de una nación en unas condiciones de gran pobreza y deterioro y el rey tenía que cambiar la Administración y el Ejército pero no había dinero.
  En Italia se puso enfermo con “vapores” que era una depresión intensa con dolores de cabeza que le incapacitaban para cualquier actividad
  Aquí en España no encontró facilidades para reinar al encontrarse con la oposición de sus súbditos por celos de los franceses y de la de sus vecinos internacionales.
  Pero de ser considerado como un rey incapaz  demostró capacidad de superar todo.
  Se vio en la necesidad de firmar el Tratado de Utrecht (por el que perdimos Gibraltar) para acabar con las hostilidades  entre Inglaterra, Holanda, Portugal, Francia y España con el siguiente reparto:
España más Indias, para Felipe V
Posesiones francesas en América, más Menorca y más Gibraltar, para Inglaterra.
Países Bajos, para el Emperador.
Sicilia, para el duque de Saboya.
  El rey enfermó de gravedad y nombró a su esposa Isabel, Gobernadora del Reino quien admitió a las sesiones del Consejo Real al Príncipe de Asturias.
  Cuando el monarca mejoró se fueron a vivir a la Granja de San Ildefonso donde tras recaída se queda semiparalítico.
Las noticias de la grave enfermedad de su sobrino Luis XV le sirven de terapia al abrigar esperanzas del reino de Francia y en esta fase de hiperactividad de su enfermedad  ordena a sus fuerzas que vayan al asalto de Gibraltar, sin conseguirlo por estar defendido por la flota inglesa.
  Caídas y recaídas en su enfermedad. Estados de apatía y postración que alternaban con estado de actividad plena. Estados de irascibilidad que llegaban a agredir a la reina y estados en los que se encamaba y ni se lavaba en varias semanas.
  Muere el 9 de julio de 1746, después de haber estado trabajando toda la noche con sus ministros en el Palacio del Buen Retiro. Tras acostarse a las 19,30, a eso de la 1,30 de la madrugadale dijo a su esposa que tenía ganas de vomitar, se le hincharon el cuello y la lengua y cayó de espaldas muerto justo a los 62 años.
  Hubieron de desistir en lavarlo para amortajarlo, porque al llevar tanto tiempo sin lavarse se le caía la piel a tiras.
  Felipe V fue un rey que hablaba español y francés. Prefería la cultura francesa e italiana, a la española. Trajo la moda francesa a España. Acabó con la golilla en la nobleza y asistió, aún sin gustarle mucho, a las corridas de toros.

No hay comentarios: