JavaScript

domingo, 24 de junio de 2012

NOVILLADA DE REAL FERIA DE ALGECIRAS 2012.

NOVILLADA DE FERIA DE ALGECIRAS 2012.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.

Con un cuarto de aforo se abren las puertas de la Plaza de Toros de “Las Palomas” de Algeciras para que salgan los alguacilillos montando dos caballos castaño y negro peceño. Este último de preciosa lámina.
Tras ellos la terna de novilleros compuesta por: José Monge (blanco y plata), Álvaro Sanlúcar (azul ouríma y oro) y Antonio Santana (verde y oro) que debuta co picadores.
Preside el presidente venido de Málaga a la sazón D. Francisco Ortiz Mejías, auxiliado en materia artística por el amigo Álvarez hijo del fallecido ganadero Manuel Álvarez.
El primero de la tarde es el nº 29. 400 kilos de peso. Negro y con el hierro de Miguelín.
Sale con muchos pies pero no remate en los burladeros al ser llamado desde distintas posiciones por los banderilleros. Por su cuenta se da una vuelta completa al ruedo. Desdeña el primer capotazo de Monje y nueva vuelta al ruedo. Hace lo mismo al segundo capotazo. Demasiado abanto. Como sale suelto de los capotazos aislados que le propina el torero jerezano, el novillero finalmente se va a por él al centro del ruedo, donde todo lo que consigue es administrarle una verónica. Seguidamente uno de los banderilleros lo lleva al burladero de suertes del tendido 1 para fijarlo en espera de que los picadores ocupen los lugares reglamentados. El piquero que cubre la contraquerencia, frente al tendido 4, se eterniza en llegar a su sitio en medio de una parsimonia desesperante.
Con lances por delante sin cruzar, que resultan enganchados en el remate, Monje lo deja, tras recorte, en la jurisdicción del piquero quien haciendo la suerte de la aceituna se agarra arriba. El novillo no aprieta y sale suelto para aquerenciarse en tablas.
Un banderillero lo saca de la querencia y lo deja en el capote de Monje quien, tras capotazo suave, solicita el cambio de tercio que presidencia concede.
Mientras transcurre la suerte de banderillas en las localidades bajas del tendido 3, una señora sufre un desvanecimiento requiriéndose las asistencias. El primer banderillero coloca un buen par. El tercero de la cuadrilla, entrado muy en corto, las deja arriba. Cierra tercio el primero, con un par arriba. Se ha recreado toreando el lidiador, pues el novillo mete bien la cara.
Monje brinda al público y recibe la ovación pertinente.Con la muleta en la derecha se va a por el novillo que está en el burladero del tendido 3 y comienza doblándose por ambos pitones al tiempo que le gana terreno. Fuera de las dos rayas remata con un pase de pecho sobre la mano derecha.
Da distancia al novillo. Buenos redondos ligados, que remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda, tras cambio de muleta por la espalda.
Tras dar distancia nuevamente, sigue al redondo citando de lejos, aguantando y continuando con una serie de cuatro redondos buenos, que remata con el de pecho sobre la derecha y dobla con el de la izquierda. Ovación.
Nueva distancia y nueva serie de cuatro redondos ligados con perdida de dos pasos entre pases que remata, tras cambio de muleta por la espalda, con el de pecho sobre la mano zurda.
El novillo se ha ido a las tablas. Tirando de él lo saca a la altura de las dos rayas y allí se lleva la muleta al izquierda. Naturales aislados en los que no encuentra la distancia adecuada. Un natural que resulta enganchado en el remate porque el novillo no quiere nada por arriba.. Finalmente remata con el de pecho sobre la mano derecha. Comienza a sonar la música.
Muleta nuevamente en la mano derecha. Tres buenos y ligados redondos. El novillo se para. Serie de tres molinetes encadenados, que remata con un pase de pecho de rodillas sobre la mano derecha al que sigue un desplante torero y salida de la cara del novillo. Torea sin torear con la muleta portada en el antebrazo izquierdo. Se acerca al novillo para interpretar tres manoletinas que remata con un trincherazo y sigue toreándolo por la cara hasta llevarlo a la altura de las dos rayas. En la suerte natural pero con el novillo perpendicular a las tablas logra una estocada que hace guardia por abajo en la zona del esternón y uno de los banderilleros la saca de inmediato. Sangra abundantemente por la zona esternal. Nuevas entradas en la suerte contraria dando una serie de pinchazos. Finalmente en la suerte contraria logra una excelente estocada arriba. Tras capoteo de los banderilleros el novillo se acula en las tablas del tendido 3, Suena un aviso. El novillo aunque tarda, dobla. El puntilleo lo atrona al primer golpe de puntilla.
Palmas para el novillo cuando es arrastrado y las mismas sacan al novillero al tercio a saludar.
Reportaje gráfico de lo acontecido en este novillo.


















































Sale el 2º. Nº 25. 410 kilos. De salida remata en el burladero del tendido 3. Lo hace también en el del tendido 1 y en el del 4. Remata abajo. Seguidamente se da una vuelta completa al ruedo.
Cuando llega al capote de Álvaro Sanlúcar frente al tendido 2, el novillero se dobla con él para cuando lo tiene fuera de las rayas rematar con una media de buena ejecución.. El novillo tiene muchos pies y acosa al novillero.
Desde el burladero de suertes del tendido 1 lo lleva al caballo de picar andándole para atrás con lances templados. Lo deja a la altura de la raya de fuera de picar y el picador, tras hacer la suerte de la aceituna, se agarra arriba para marrar cuando trata de apretar la puya. El novillo aprieta y el piquero levanta la presión sobre la vara pero sin quitar la puya de la herida. En la salida de la suerte, el novillo pierde las manos. Sanlúcar le da tiempo y seguidamente andándole bien para atrás lo lleva al centro del ruedo sonde se dispone a realizar su quite de capote. Lo hace por delantales y remata con una media. Pide el cambio de tercio que es concedido.
En banderillas el primer banderillero ha de pasar en falso porque el novillo en el embroque pierde las manos. En la segunda entrada logra clavar arriba para tomar precipitadamente el burladero porque el novillo lo acosa. El tercero entrando muy en corto deja un solo palo arriba. Cierra tercio el primero quien entrando por el pitón derecho, prende un par ligeramente caído.
Älvaro Sanlúcar brinda al público y recibe la ovación pertinente. Deposita la montera con mimo sobre el albero. Seguidamente con la muleta portada en la mano derecha se va a por el novillo que está en el burladero frente al tendido 1. Con dos pases por alto lo saca a los medios. Un natural a la salida del cual ,el novillo pierde las manos.
Le da distancia. Un natural. El novillo se para. Otro nuevo. Nueva parada del novillo. Natural. Ha de perder tres pasos entre pases porque el novillo aprieta. Dos naturales sueltos porque el novillo no repite ni el novillero pierde los pasos justos.
Le da mucha distancia. Dos buenos naturales ligados Sigue con naturales aislados a un novillo dotado de nobleza en la embestida. Remata con un pase de pecho sobre la mano izquierda seguido de un desplante.
Tras distanciarse, se acerca artísticamente. Ha de insistir para lograr unos buenos redondos. Arrimón. La música ha cesado porque el novillo se ha echado. Ha de ser coleado por un banderillero.
Un pase de pecho sobre la mano derecha deja al novillero posicionado para el toreo al natural. Dos naturales aislados. Un invertido por la espalda. El público aplaude la voluntad del novillero.
El novillo hace un amago de rajarse y finalmente se echa. El novillero lo levanta y entra a matar al filo de las tablas en la suerte natural. Logra menos de media estocada ligeramente caída El novillo vuelve a echarse y aunque tratan de levantarlo finalmente es apuntillado acertando el puntillero al primer intento.
Cuando el novillero es arrastrado pitos y gritos de ¡Fuera! ¡Fuera!, mientras hay palmas para el novilleroque sale al tercio a saludar.
Reportaje gráfico de lo acontecido en este novillo.













































































Sale el tercero. Nº 22. 415 kilos. Un novillo con algo más de presencia que los dos hermanos anteriores que remata en el burladero del 4 al ser llamado por un banderillero. Su lidia y muerte corresponde al novillero debutante con picadores Antonio Santana.
El novillero lo lancea tratando de fijar la embestida. Se estira en una verónica en la que el novillo pierde las manos. Nuevo capotazo y nueva pérdida de manos.
Lo fijan en el burladero de suertes en espera del posicionamiento de los picadores. Desde alli lo lleva Santana llamándole desde la misma boca de riego. El novillo acude con prontitud y lo lleva con capotazos templados andándole para atrás rematados con un recorte lo deja a dos metros de la raya de fuera de picar. El piquero se agarra arriba. El novillo aprieta. Pitos del público que conminan a que levante la vara. Novillo muy encelado con el peto. Lo saca un banderillero y lo deja en el capote de Antonio Santana. Dos capotazos del novillero que remata con una especie de media y seguidamente solicita el cambio de tercio que es concedido.
En banderillas uno de los banderilleros le baja el capote y el novillo da una voltereta completa. El banderillero que lidia, en el primer capotazo lo tira nuevamente. El primer banderillero deja un excelente par arriba. El tercero prende un buen par a pesar de que el novillo en el embroque perdió las manos.Se cambia el tercio con dos pares.
Santana brinda a uno de sus banderilleros en una larga perorata y comienza su faena con la muleta portada en la derecha tras irse a por el novillo que está fijado en el burladero del tendido 3. Dos pases por alto ganado terreno, hasta llevarlo a las dos rayas donde se dobla con el novillo y abrocha la serie con el pase de pecho sobre la mano derecha.
Lo cita de largo para el toreo al redondo. El novillo se arranca. Serie de buenos redondos que remata con el de pecho sobre la mano derecha. Nueva serie de buenos redondos. El novillo se para. Toma posición. Un redondo. En el segundo, el novillo lo desarma y está a punto de echarle mano. Lo cambia de terreno. Un buen redondo. En el segundo se le cierne. Remate con el de pecho sobre la mano derecha.
Se distancia. Muleta en la zurda. Un natural a media altura en el remate del cual la muleta es enganchada. En el segundo se le cierne y esta a punto de ser cogido. Se distancia. Dos naturales enganchados en el remate. Natural a pies juntos que resulta también enganchado. En el siguiente el novillo se cae. ¡El novillero no encuentra la distancia adecuada para torear artísticamente!
Tras aliñarlo toma el estoque de matar. Busca la igualada La encuentra en la suerte contraria a la altura del tendido 2 y entre las dos rayas. Pinchazo arriba que encuentra hueso. Pases por bajo en uno de los cuales pierde la muleta. En la suerte natural nuevo pinchazo arriba. En la suerte contraria mete la mano con habilidad y logra menos de media estocada tendida, que va saliendo a medida que le capotean los banderilleros. Nueva entrada y logra media estocada perpendicular que es suficiente. El novillo dobla y el puntillero acierta al segundo intento.
El novillo es pitado en el arrastre,
Reportaje gráficode lo acontecido en este novillo.



















Sale el cuarto de la tarde. Un novillo con más cara que lo anteriores, si bien está menos rematado de los cuartos traseros.  De salida, se emplaza y comienza a escarbar. Acude cuando lo llaman desde el burladero del tendido 3, pero nuevamente se va a los terrenos de nadie para emplazarse. Tampoco remata en el burladero del tendido 4 cuando es llamado.
Desdeña el primer capotazo de José Monje para salir suelto. Al cuarto capotazo se hace con él. Trata de torear por delantales pero el novillo se queda en los pies. Remata con una especie de media.
El novillo sin fijar aún, es llevado al burladero de suertes del tendido 1. Monje desde allí por chicuelinas al paso lo lleva al piquero, lo deja con un recorte a un metro de la raya de fuera delimitadora de la suerte de varas. Ha de trabajar el piquero para que el toro se arranque. Como no lo hace un banderillero mete al novillo más cerca del caballo. El piquero le administra un picotazo. Lo saca el banderillero y lo deja en el capote de Monje quien pide el cambio de tercio.
En banderillas el primer banderillero deja un par bastante caído. El novillo se duele en exceso de los hierros. El tercero, entrando desde muy cerca, deja un par muy trasero a un novillo que le entra rebrincado. Se cambia el tercio con 4 palos.
Monje brinda a Ruíz Miguel  ubicado en el tendido 3. Con la muleta en la derecha se va en busca del novillo que está entretenido en cornear el burladero del tendido 1.Serie de cuatro doblones ganando distancia, que remata con un pase de pecho sobre la mano derecha.
Se distancia del novillo. Serie de redondos buenos algunos, otros enganchados en el remate y otros echándole fuera. El cuarto redondo lo vacía por arriba. Cambia la muleta de mano y remata con un pase de pecho con la izquierda despegado en exceso.
Se distancia del  novillo. Muleta en la mano derecha. Novillo que escarba y  entra rebrincado Tres buenos redondos ligados, de mano baja que, tras martinete, remata con el pase de pecho sobre la mano derecha. Ovación del público al tiempo que comienza a sonar la música.
Sigue el novillero con buenos redondos que, tras cambio de muleta por la espalda, remata con el de pecho sobre la izquierda en dos tiempos puesto que no ligó al principio al perder más pasos de los requeridos.
Buenos redondos. El novillo se para. Se posiciona nuevamente el novillero. Un buen redondo que vacía por arriba y remata con el de pecho sobre la mano derecha.
Muleta en la zurda. Un natural echándose fuera al novillo en el remate. El segundo es bueno. El novillo se para. El novillero se posiciona. Serie de naturales aislados con pérdida de tres pasos entre pases. Remata con el de pecho sobre la mano izquierda.
Muleta en la mano derecha. Serie de redondos que remata con un molinete seguido del pase de pecho sobre la derecha. Invertido que remata con una trinchera.
Busca la igualada en la suerte natural y entre las dos rayas frente al tendido 1. Pinchazo que encuentra hueso y el novillo escupe el estoque. Aplausos de consolación. El novillo dobla. Cuando se acerca el puntillero se levanta. Capoteo de banderilleros. El novillo se echa nuevamente. El puntillero lo levanta nuevamente. Cuando dobla nuevamente el puntillero acierta.
Se pide la oreja de manera mayoritaria y el presidente la concede.
Reportaje gráfico de lo acontecido en este novillo.



















































La tablilla anuncia la salida del quinto novillo. Nº 16 390 kilos. El novillo de salida remata en el burladero del tendido 1.
Sanlúcar lo saluda con unas buenas verónicas ganándole terreno y llevándole al centro del ruedo. El novillo se duele mucho de la mano derecha. Lo fijan en el burladero de suertes del tendido 1. Desde allí con pases de delantal lo lleva al caballo de picar El piquero se limita a señalar el puyazo y es muy aplaudido. A la salida el novillo se cae de manera estrepitosa. El presidente, quizá de manera precipitada, devuelve el novillo a corrales en medio del disgusto del novillero que como siempre es el novillo que vale.
El novillo es metido a chiqueros a base de capotazos.
Sale el primer sobrero de la tarde. Es el nº 17. 415 kilos. Un zapatito que desdeña los dos primeros capotazos de Álvaro Sanlúcar. Lo deja en el capote de su banderillero que al tratar de llevarlo al burladero del tendido 1, le echa el capote abajo, el novillo humilla y metiendo el pitón en la arena se le parte por la cepa.
Lo lleva al caballo de picar en medio de las protestas del público cuando el piquero se agarra arriba y el novillo aprieta. Pierde el cuerno y las manos en la salida. El presidente saca el pañuelo verde de manera totalmente antirreglamentaria.
El meter el novillo a chiqueros a base de capote es un poema, por lo que después de un cuarto de hora perdido, salen los mansos. Una parada preciosa compuestas por cinco (cuatro berrendos en coloraos y uno en negro) pero inútiles para su función porque carecen de dirección. Mansos que posiblemente no se hayan placeado convenientemente pues desconocían por donde debían entrar a chiqueros. Voluntarios que salen al ruedo para ayudar a los cabestreros en su función. Después de mucho tiempo perdido, entra el novillo a base de capote y ahora el problema es que no entran los mansos. Alguien a nuestro lado aboga porque se apuntillen los cinco cabestros y otro dice que esto va durar más que aquellas corrida en la que con actuación de “El Merlo”, “El Pavero” y Salvador Fernández se perdieron más de dos horas y que cuando el peón Atienza llegó a casa su mujer le dijo: ¿Tú, acaso has toreado hoy en Bilbao? Y en medio de estos gracejos andaluces fue transcurriendo el tiempo hasta meternos en las diez de la noche cuando aún nos faltaban dos novillos por lidiar.
Cuando sale el segundo sobrero lo lancea Sanlúcar y después, desde el burladero de suertes lo lleva al caballo de picar con lances por delante sin cruzar, templados. El piquero se agarra arriba en medio de las protestas del público que está cansado y muy sensibilizado con los novillos. El novillo aprieta sin cabecear aunque con la cara a media altura. A la salida del caballo, pierde las manos. ¡Ha sufrido un fuerte castigo en varas!
Sanlúcar realiza su quite en base a dos buenas verónicas que remata con una media.
En banderillas el primero clava un buen par. El tercero tirándolas, deja una arriba. Cierra el primero con un buen par a pesar de que el novillo perdió las manos en el embroque.
La faena de muleta la comienza Álvaro doblándose por ambos pitones y rematando con un pase de pecho sobre la derecha en el que el novillo en el remate pierde las manos.
Se distancia del burel. Dos naturales en los que le pierde tres pasos entre pases con lo que no logra ligazón. Dos naturales aislados que ha rematado con el de pecho sobre la izquierda. El novillero esta falto de valor para aguantar al novillo en el remate de los muletazos y ligar.
Al faltarle valor para quedarse quieto da una serie de redondos aislados para perder más pasos de los requeridos y posicionarse nuevamente. ¡Es en realidad lo que ven en los matadores de campañillas!
Se lleva la muleta a la izquierda para seguir toreando en pases aislados donde no quiere intentar ligar para no exponer un alamar ante un novillo que no se come a nadie.
Mantazos por arriba en las suertes más fáciles del toreo. Se lleva la muleta a la izquierda y ayudándose del simulado puesto que el viento molesta un poco, naturales aislados enganchados en el remate. Un buen natural. Nuevo posicionamiento para no aguantar el siguiente pase. Le aliña en busca de la igualada. En la suerte natural logra menos de media estocada atravesada. El novillo se acula en tablas y acierta al primer intento de descabello.
Reportaje gráfico de lo acontecido en este novillo.



















El último novillo de la tarde. Nº 27. 450 kilos. El novillo hace lo mismo de sus hermanos. Sale abanto, desdeña los primeros capotazos de su matador.
Antonio Santana trata de fijarlo. No juega bien los brazos el novillero y con los mantazos que esta dando es difícil fijar al novillo que por otro lado carece de afectividad de embestida, tiene falta de fuerzas y posee media arrancada.
Prácticamente no ha habido suerte de varas pues el piquero le ha dado un picotazo.
En banderillas el primero prende un buen par. También el tercero.
Santana esta mejor de muleta. Una serie de buenos redondos a un novillo que no quiere nada por arriba. Es un novillero muy tranquilo que sabe posicionarse.
Sigue por redondos. Seguidamente se distancia del novillo para darle aire. Se lleva la muleta a la mano izquierda. Dos buenos naturales a un novillo noble. Ahora se pega un arrimón.
Cuando logra cuadrar al novillo en la suerte contraria entra a matar de manera muy peculiar flexionando la pierna izquierda y retrasándola. Pinchazo arriba sin soltar. Nueva entrada en la misma suerte estoconazo arriba del que el novillo dobla. El puntillero le propina cuatro puntillazos seguidos acertando en el último.
Reportaje gráfico de lo acontecido en este novillo.



























Otras fotos de la novillada.