JavaScript

sábado, 27 de octubre de 2012

AFICIONADOS DE TARIFA: HOY MARÍA VILLANUEVA.

AFICIONADOS TAURINOS DE TARIFA: HOY MARIA VILLANUEVA.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
Si a cualquier vecino de Tarifa le preguntamos si conoce a María de los Ángeles Villanueva Benitez, la mediana de los tres hijos del matrimonio Villanueva-Benítez (los otros son Luis el mayor, empleado de Galerías Villanueva y Marcos el pequeño, empleado en la Cía marítima Transmediterránea ) es muy posible que le conteste con un no rotundo. Pero si le preguntamos por “Maria la de la Fonda Villanueva” no solo la conoce sino que además este conocimiento se amplía a muchísimas personas de España y la mayoría de los residentes en el Campo de Gibraltar quienes, con seguridad algún fin de semana han comido en su cualificado restaurante.
Una casa de comidas muy antigua regida por su abuela, a la que sucedió su padre y a éste María quien trabajó desde niña en el negocio familiar con la interrupción del periodo en que, tras casarse con José Torres Jiménez, trabajó por espacio de tres años como gobernanta del “Hostal La Peña” donde el bueno de Pepe estaba de encargado del mismo.
Pepe, conocido como “Pepe el francés” por aquello de su idioma. Un bizarro mozo natural de Casablanca que pasó por Tarifa de manera circunstancial camino de un viaje turístico por España en compañía de su hermano que tenía novia en la muy noble y leal ciudad. D. José, creó el sin vivir en las mocitas del pueblo, pero vio a Maria, se enamoró de ella y concretó matrimonio en un año.
María a la muerte de su padre, tomó las riendas del negocio familiar fijando su residencia en la fonda y desde ese momento de convirtió en el alma de La Fonda Villanueva. Un restaurante donde por precios módicos se podían degustar generosos platos cocinados por esta excepcional cocinera heredera de las virtudes de su padre, mientras Pepe con su medio español se ocupaba del mantenimiento, de la caja y de llevar a su esposa diariamente a Algeciras para efectuar las compras de las materias primas componentes de sus excelentes platos de comida. De Algeciras, que de siempre ha contado con un completo mercado, procedía todo menos la carne que le compraba a Antonio Escribano.
¡Que rica estaba y está, esa urta a la roteña! sin duda el plato estrella de Casa Villanueva donde, también destacan en la carta los entremeses variados junto a otros muchos platos, todos caseros y cocinados con gran amor y técnica por María. De siempre contó la fonda con un menú turístico que por su excelente calidad y cantidad era consumido, tras llevárselo a casa, por muchos hogares tarifeños.
Esa urta (Pagrus auriga) pescado azul de agua salada perteneciente a la familia de los Sparidae, que María ha convertido en la verdadera especialidad de la casa.
Recordamos las enormes colas esperando mesa los fines de semana cuando era “Casa Villanueva” el único restaurante de Tarifa a donde venían los domingueros de los pueblos limítrofes a degustar los platos de Mariquita Villanueva, una mujer simpática, dicharachera, trabajadora hasta la extenuación y sobre todo excelentísima cocinera., que con su trabajo y dedicación a este negocio, logró cambiar el antiguo aspecto de la fonda de su padre en el moderno hotel-restaurante de la actualidad, aún a costa de que sus hijos de pequeños tuvieran que estar en los brazos de ayas que María elegía cuidadosamente entre las mujeres de confianza de Tarifa.
El inmovilismo del padre contrasta con la inquietud de Maria quien convirtió, las siete habitaciones sin agua corriente y sin servicio, dotadas de lavabo de madera sustentador de jofaina, la jarra con el agua y de orinal bajo la cama dotada de colchón de lana de oveja, en la docena de habitaciones con todas las modernidades de los tiempos actuales (cuarto de baño incorporado, teléfono, aire acondicionado televisión digital con canal + y ADSL) que, con la comodidad del buen restaurante en la planta baja anexa, hacen las delicias de quienes vienen a Tarifa a disfrutar de los deportes del viento y buscan el reposo recuperador de energías.
También el restaurante fue ampliado, con incorporación al negocio de una nueva sala restaurante sustraída a los primitivos dormitorios familiares. Sala donde todo es luz y limpieza. Y finalmente, tras la compra de una terraza a una vecina, se amplió la cocina convirtiendo la primitiva en una amplia y diáfana, donde al lado de María trabajan un cocinero profesional y el hijo Carlos, mientras en el restaurante actúa de maitre “Yeyo” el hijo pequeño del matrimonio Villanueva-Torres que hace las funciones que su padre desempeño en su día
Cuadros de fotografías antiguas de Tarifa en blanco y negro realizadas por el fotógrafo Juan Villalta y modernas fotos del Estrecho y del mar que circunda a Tarifa, realizadas por el
fotógrafo Manuel Rojas cubren las paredes de los comedores, mientras la sala de recepción del hostal cuenta con cuadros familiares de los que destaca el óleo de la abuela fundadora de Casa Villanueva.
El resto de los hijos han tomado otros derroteros distintos a la restauración, pues el mayor José Luis es Profesor de EGB, el tercero Marcos es industrial y la hembra, María del Mar, no ha optado por ser continuadora de las virtudes restauradoras de su madre.
Su afición a los toros arraigó en María desde muy pequeña, ya que el padre era muy aficionado a este arte y siempre la llevaba con él a cuantos festejos acudía que eran muchos. Prácticamente todos los que se celebraban en los alrededores, desde Jerez hasta La Línea de la Concepción, pasando por El Puerto de Santamaría, Chiclana, Algeciras, Los Barrios, San Roque y naturalmente Tarifa, por citar a los pueblos dotados de plazas permanentes. También, una vez al año iban a una corrida de Sevilla, y otra de Málaga.
El medio de transporte utilizado, el taxi del que era propietario y conductor Isidoro Villalta un personaje peculiar. Luego con el paso del tiempo se hizo abonada de la feria de Algeciras y desde hace muchos años no se ha perdido ninguna corrida de esta Real Feria taurina, ocupando la contrabarrera del tendido 3.
De los toreros antiguos la gustaba sobre todos Antonio Ordóñez al que conocía personalmente a raíz de los Festivales que el rondeño organizó y toreo en Tarifa. De los actuales ha sentido que deje los toros Cayetano Rivera Ordóñez porque era su ídolo actual.
La pregunto si la gusta Ponce y me dice que es fino toreando pero…acaba con un mueco de su boca. Morante también la gusta mucho, pero a “El Fandi” solamente lo aprecia en el tercio de banderillas. ¡Indudablemente la gustan los toreros de arte!
Por su restaurante han pasado muchos toreros y también muchos artistas del espectáculo que paraban aquí cuando iban camino de Ceuta y Tánger en la época de Diego Piñero que era quien les traía. Algunos hacían noche pero la mayoría lo que hacían es comer tanto a la ida como a la vuelta al continente de enfrente.
Suelo verla en la contrabarrera de la plaza de toros “Las Palomas” algecireña, acompañada de uno de sus hijos, Carlos del que dice que no es aficionado pero que va a los toros simplemente por acompañarla.
Y ha venido aquí porque los toros y la restauración siempre han marchado unidos. Madrid y José Luis el de los huevos fritos. Valladolid y Paco el de la Criolla, San Sebastián y ArzaK, Algeciras y Restaurante Montes y Tarifa- Maria Villanueva.

No hay comentarios: