JavaScript

martes, 25 de diciembre de 2012

LA CUARTA CORRIDA DE TOROS DEL CICLO FERIAL SAN MATEO VALLADOLID 1980.

LA CUARTA CORRIDA DE TOROS DEL CICLO FERIAL SAN MATEO VALLADOLID 1980.
Por LUIS ALONSO HERNANDEZ. Veterinario y escritor.
Cuando estábamos en el bar de la plaza de toros del Paseo de Zorrilla en espera de conocer las características de la corrida recompuesta a lidiar por la tarde, Alfonso Navalón nos comunicó la muerte, en la tarde de ayer, del crítico taurino D. Antonio Díaz Cañabate. Ese abogado que tras aprobar las oposiciones de Secretario Judicial no encontró acomodo en ninguno de sus destinos, porque sencillamente no le gustaba la profesión que estudió, como él decía,. “por no saber que estudiar”.
Contactó con el pintor y escritor francés André Villeboeuf quien como corresponsal de el periódico “Le Figaró” había venido para escribir unos artículos sobre el momento político español y como le faltaba tiempo se los encargó a Antonio momento en que comienza a colaborar con la prensa francesa.
Al acabar la guerra civil española Antonio Díaz Cañabate no tiene más remedio que trabajar para poder sacar adelante a la familia y comenzó a escribir instigado por su gran amigo José María de Cossío con quien colaboraría en el quinto tomo de Enciclopedia “Los toros” de Espasa.
“Historia de una taberna” e “Historia de una tertulia” son sus primeras obras antes de entrar en el mundo del toro, hacerse partidario de los toreros Vicente Pastor y Domingo Ortega y comenzar a escribir crónicas taurinas para el periódico “ABC” que leía ante los micrófonos de Radio Madrid por petición de su primo Antonio Garrigues, peso pesado de la cadena de radio.
Descanse en paz el inventor de “el rincón de Ordóñez” o la “mandanga de Paco Camino” que formó parte de ese repoker de ases de críticos taurinos integrado por Gregorio Corrochano, “Clarito”, Federico Alcázar y Celestino Espinosa Capdevila.
Por la tarde la corrida del miércoles 17 de septiembre con 4 toros de los Hermanos Martínez Uranga y 2 de Antonio Pérez será lidiada por los diestros Sebastián Palomo Linares, Tomás Campuzano y Juan Antonio Ruiz “Espartaco” que se presentaba en este coso como matador de toros.
Había habido cambios importantes en el cartel anunciador puesto que desde el día anterior se sabía que no vendría “El Cordobés” consecuente a que la herida sufrida en Quintanar de la Orden no termina de curar y ha retrasado la recuperación, no pudiendo actuar ni ayer en Salamanca ni hoy en Valladolid. Los toros tampoco son los anunciados, pues de los seis de D. Antonio Përez solamente quedaron 2 y los otros cuatro serán de los Hermanos Martínez Uranga.
Casi lleno en una tarde calurosa.
Una corrida en la que al final aparecieron en la arena tres ganaderías ya que el segundo toro de la tarde perteneciente a la ganadería de D. Antonio Pérez con 440 kilos al saltar al ruedo era tan corto de trapío que hubo de ser devuelto ante las protestas del público y sustituido por otro de la ganadería de doña Eusebia Galache. Toros desiguales en presentación, pitones y bravura y que únicamente coincidieron en recibir un solo puyazo.
Palomo Linares (blanco y plata) en su primero que mostró en tablilla un peso de 491 kilos, realizó una faena de muchos pases de los cuales solamente merecieron la pena dos o tres por resultar limpios y artísticos. El toro era muy soso pero noble.
A la hora de matar Palomo se volcó en el morrillo y salió rebotado del encuentro, por lo que el público le obligó a dar la vuelta al ruedo tras el saludo desde el tercio.
En su segundo con un peso de 510 tomó excesivas precauciones ante un toro que tenía verdadero peligro. Lo mato de pinchazo hondo y descabello al tercer intento por lo que recibió pitos.
Tomás Campuzano (verde y oro) en los comienzos de faena a su primero de 530 sobrero de Eusebia Galache que brindó al actor Tomás Zori, hubo buenas maneras que hicieron concebir esperanzas para desvanecerse pronto ya que los pases no dijeron nada. Una faena de medio centenar de pases en la que el toro se fue sin torear como lo demostró al presentar enormes dificultades para cuadrar en la suerte suprema.
Horrendo en la suerte suprema donde necesitó de cuatro pinchazos, estocada atravesada y descabello al tercer intento. Aviso y saludos. Recordaron la buena actuación del dñía anterior.
En su segundo con 535 kilos de peso, estuvo a la defensiva en todo momento. Ni un pase.
Mato de pinchazo y media estocada y su labor fue silenciada.
“Espartaco” en su primero un toro con 470 kilos faena de aliño Mató de un bajonazo y su labor fue silenciada.
En su segundo un torazo con 610 kilos. Calentó al público en los tres muletazos de rodillas con que inicio la faena de muleta Luego estuvo voluntarioso por lo que tras acabar con su enemigo de pinchazo, estocada caída y descabello fue aplaudido.

No hay comentarios: