JavaScript

miércoles, 25 de junio de 2014

CUANDO LOS PAÑUELOS SE NIEGAN SALIR AISLADOS A LA CONTERA DEL PALCO PRESIDENCIAL..

CUANDO LOS PAÑUELOS SE NIEGAN SALIR AISLADOS A LA CONTERA DEL PALCO PRESIDENCIAL.
Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
A veces es necesario ver una corrida de toros en plaza de 2ª de una capital de provincia para comprender el por qué es tan difícil triunfar en Madrid.
En la corrida de Alicante los tres diestros cortaron trofeos. Dos de ellos por partida doble en un solo toro y el otro, menos mediático, una en su segundo oponente.
En las faenas de las dos orejas, a los diestros no se les vio de capote, hubo exceso de pases superfluos y pincharon antes de conseguir estocadas más efectivas que bien posicionadas.
El presidente se aturrulla con facilidad, se deja influir demasiado por las preferencias del público, e incluso no acierta a sacar el pañuelo blanco sin que aparezca pegado con el de concesión de la vuelta al ruedo, como si de una protesta formal del toro se tratara tratando de pedir trofeo para la labor desarrollada durante su lidia.
Y ese público soberano viene a la plaza más a ver a las figuras in situ que a valorar lo realizado acorde con las características del oponente a lidiar. Jalea sin mesura las trincherillas, los doblones posturales, el tiempo dado entre series de muletazos y al final no considerando la realización ni la efectividad de la considerada de siempre como la suerte suprema.
En la primera plaza del mundo, los astados son otra cosa. Tienen presencia y leña en sus cabezas. Son grandotes y suelen estar rematados por lo que, independiente del juego que luego den en la lidia, siempre dan sensación de peligrosidad y en eso se basa nuestra Fiesta más nacional, ya que sin toro sería una pantomima de la tragedia que conlleva en su esencia. Han de ir, como mínimo, por dos veces al caballo de picar por lo que han de demostrar su bravura en la decisiva suerte de varas.
Los presidentes de Madrid suelen tener muy claros los criterios para concesión de trofeos por partida doble cuando el segundo es potestativo de sus apreciaciones y conocimientos. Si no hay lucimiento en los tres tercios de la lidia y por supuesto no se culmina con una estocada perfectamente ejecutada es muy difícil que se consiga el doblete en trofeos. Valoran más la calidad que la cantidad de lo realizado, de ahí que se fijen en el criterio de los aficionados cuando conminan al diestro a que abrevie las faenas carentes de contenido y por ende de posibilidades de éxito artístico.
Desde siempre he estado acorde con la teoría de un amigo mío de Valladolid quien siempre decía que para ver toros había que ir a la plaza de Las Ventas. Por ello a lo largo de las temporadas siempre acudíamos a Madrid a ver unas cuantas corridas del ciclo isidril y otras tantas de las corridas dominicales de la temporada donde el toro tenía más presencia por aquello de que había que limpiar corrales y dar “oportunidades” a los que aún no se habían consagrado en figuras.
Siempre sacábamos consecuencias de las protestas de los aficionados del tendido 7, pues éramos conscientes de los conocimientos taurinos de “El Rosco” y Cía forjados tras la contemplación de miles de corridas al igual que los que presidían el palco de la Monumental de Las Ventas.
Por eso Madrid es la número uno en cuestión taurina y las demás plazas de las capitales de provincia no dejan de ser sucedáneos donde los espectadores acuden a un acontecimiento social donde lucirse ante sus congéneres y son felices pidiendo trofeos a tutiplén que en nada benefician a la pervivencia y exaltación de nuestra Fiesta.

Mañana asistiremos a la primera corrida a pie del ciclo ferial de la vecina Algeciras. La plaza de "Las Palomas"es amplia, cómoda y está perfectamente cuidada. Los carteles son extraordinarios, pero seguro que los espectadores pedirán muchos trofeos y nosotros se lo contaremos pormenorizadamente  para que ustedes se hagan una idea perfecta y precisa de lo ocurrido en ese albero que en el día de ayer se vio inundado hasta el extremo de tener que suspender el festejo de rejones programado. 
Hoy hace un día espléndido de sol aunque fresquito por el viento de poniente reinante y mañana esperemos que siga el buen tiempo. Hoy no acudiremos al Festejo de los Alumnos de Escuelas Taurinas por aquello de comenzar a las 21,30 de la noche y no estamos por jugarnos el tipo al regresar a Tarifa de madrugada a través de una carretera muy peligrosa.

No hay comentarios: