JavaScript

lunes, 22 de octubre de 2012

LA ENCERRONA DE MANUEL ESCRIBANO EN LA PLAZA DE ANTEQUERA.

LA ENCERRONA DE MANUEL ESCRIBANO EN LA PLAZA DE ANTEQUERA.


Por LUIS ALONSO HERNÁNDEZ. Veterinario y escritor.
A la hora fijada de las 18,00 horas con algo más de un cuarto de plaza el presidente de la corrida saca el pañuelo blanco sobre la contera del palco presidencial. El alguacil abre plaza montado sobre un caballo colín de capa torda vinosa rodada, mientras la banda de música irrumpe con un pasodoble torero en la sonora plaza de Antequera.









Manuel Escribano vistiendo traje rosa palo y plata, encabeza paseíllo seguido de cerca por los dos sobresalientes:”Chamaquito de Granada” y Joaquín Agudo uno con un traje verde oliva y plata y el otro con el mismo color de tafetán bordado en oro. Siiguen dos cuadrillas de banderilleros como es preceptivo, los cuatro picadores, los monosabios y mulillas.
Sale el primer toro de la tarde. Remata en el burladero al ser llamado por un banderillero. Acusa flojedad en los cuartos traseros. Manuel Escribano lo recibe con una larga cambiada de rodillas en terrenos de tablas que repite cuando acude por el otro lado. Ya en pie, le enjareta una serie de verónicas de las que el toro sale suelto. Ovación para Manuel.
Manuel lleva al toro al caballo de picar. Lo cita desde el mismo centro del ruedo y lo hace por chicuelitas al paso, galleando. Tres chicuelitas que remata con una revolera.
El picador rebasa la raya de dentro y es recriminado por el público. Cuando entra el toro, la puya queda caída y como el toro aprieta está a punto del derribo. El toro es sacado por un banderillero, y Manuel Escribano, tras dos capotazos de prueba, solicita el cambio de tercio que el presidente concede.
El toro va al centro del ruedo donde queda hecho un marmolillo. Manuel, conscientemente del hecho, deja reposar al toro para que los picadores abandonen el ruedo. Realiza su quite de capote por tapatías en serie de tres que remata con una revolera. Ovación grande del público al vistoso quite.
Escribano toma el primer par de banderillas vestidas con papelillos blancos. Brinda este par al público recibiendo una ovación al tiempo que la música inunda la plaza con sus sones. El toro situado encima de la raya de dentro delimitadora de la suerte de varas. El burel se arranca, le gana la cara y prende el par en todo lo alto.
Toma el segundo par vestido con los papelillos verdes y blancos, mientras el toro se va a los terrenos de tablas en acusada mansedumbre. Desde el centro del ruedo se va en busca del toro, le gana la cara y clava el par arriba. Ovación.
Toma el tercer par vestido con los papelillos blancos y la bandera nacional en el centro. Pide a uno de sus banderilleros que se lo cierre posiblemente porque quiere parear al quiebro. En terrenos de tablas ambos contendientes. Cita al toro, el toro se pasa y Manuel deja el par desigual y bastante caído a pesar de lo cual es ovacionado por el público.
Fijan al toro en un burladero mientras Manuel toma los trebejos y seguidamente va a cumplimentar a presidencia y desde allí se dirige al centro del ruedo para brindar a la concurrencia quien le corresponde con la ovación pertinente. Deposita con mimo la montera sobre la arena y se va en busca del toro. Lo cita desde el centro del ruedo y cuando se arranca le da un pase cambiado por la espalda. Pase por alto. Otro nuevo cambiado por la espalda y remate con el pase de pecho sobre la mano izquierda recibiendo una gran ovación.
Se distancia del toro y se va acercando con la muleta portada en la mano derecha. Comienza a sonar la música. Serie de cuatro excelentes redondos que, tras cambio de muleta por la espalda, remata, no sin aguantar el parón del toro, con el pase de pecho sobre la mano izquierda. Ovación
Vuelve a distanciarse del toro. Con la muleta montada sobre la derecha se va a por el toro y como a dos metros de distancia le adelanta la muleta. Cuando se arranca, le administra tres excelentes naturales que, tras cambio de muleta por la espalda, remata con un pase de pecho sobre la mano derecha de los denominados de pitón a rabo.
Tira del toro, que esta en terrenos de tablas, para sacarlo al centro del ruedo y una vez allí, le enjareta tres redondos que, tras invertido por la espalda, remata con un pase de pecho sobre la izquierda y desplante torero.
Deja reposar al toro. Un redondo. Se cambia la muleta de mano ante la cara del toro. Un natural y metido entre los pitones se lleva la muleta a la izquierda para ejecutar un excelente natural. El toro gazapea. Nuevo natural que remata con una trinchera sobre el pitón derecho del toro seguida de un pase del desprecio y finalmente con desplante de rodillas. Ovación fuerte.
Se va a por el estoque de matar. En la suerte contraria con el toro situado entre las dos rayas estocada hasta las péndolas refrendada con una ovación del público. El toro se amorcilla por unos instantes, pero finalmente dobla. El puntillero falla en cuatro ocasiones. Cuando finalmente atrona al toro aparecen los pañuelos de manera mayoritaria y el presidente demora la concesión de la oreja para que no le pidan la segunda. Las protestas arrecian y finalmente la concede. ¡Muy mal el presidente que no concedió de inmediato la oreja potestativa del público!
Manuel da la vuelta triunfal al ruedo.
Reportaje gráfico de lo acontecido en este toro.

















































































































Sale el segundo de la tarde que remata en el segundo burladero con el pitón derecho. Es un toro castaño muy oscuro, listón y ligeramente chorreado en verdugo. Manuel en terreno de tablas lo recibe de rodillas toreándole a la verónica en serie de cuatro de las que el toro sale suelto. Ya en pie y a la vuelta del toro, serie de cuatro verónicas excelentes, le segunda sumamente ajustada, que remata con una media. Ovación.
Manuel con lances por delante sin cruzar lo lleva al caballo de picar. El picador se agarra arriba y nada más meter las cuerdas levanta la vara a instancias de su matador. Ha levantado la presión de la vara pero ha martilleado con la puya sobre la herida. El toro en la salida del caballo dobla las manos en dos ocasiones demostrando la escasez de fuerzas. Se ha quedado muy parado y ha comenzado a gazapear. Manuel solicita el cambio de tercio que presidencia concede.
Manuel Escribano en el centro del ruedo le administra un farol y sigue por faroles en serie de tres cayendo el toro en el remate del último. Tímidas palmas para Manuel que se va al burladero de matadores para tomar las banderillas.
El primer par con los papelillos blancos y la bandera de España en el centro. Se lo brinda al público y éste le tributa la ovación pertinente. Un espectador pide la música. El toro cerrado en un burladero. Manuel en el centro lo cita. Se arranca el astado con alegría, le gana la cara y clava en lo alto. El toro aprieta, hace hilo con el banderillero y Manuel casi ha de tomar el olivo.
Toma el segundo par de banderillas vestidos con papeles verdes y blancos. El toro en la raya de dentro de picar y Manuel en el centro del ruedo. Se va a por el toro y a toro pasado deja un solo palo arriba.
Pide que le cierren el toro lo cita y el toro gazapea. Se separa Manuel del toro para provocar la arrancada y cuando lo hace, le prende un par al quiebro y al violín. Gran ovación mientras juguetea con el toro hasta que consigue pararlo al estilo de ”El Fandi” que fue su testigo de alternativa en Aranjuez.
Tras tomar los trebejos brinda a sus apoderados que han salido al ruedo requeridos por el matador.
Comienza la faena de muleta de rodillas muy cerrado en tablas vaciando al toro por alto sobre ambos pitones. Ya en pie un pase por alto a una mano y remate con un molinete. Ovación.
Con un pase por delante contrario y sin cruzar, cambia al toro de terreno y se lleva la muleta a la mano izquierda. No puede posicionarse porque el toro gazapea. Finalmente logra una serie de naturales en los que el toro en el remate de los muletazos da unos derrotes terribles. Remata finalmente con el pase de pecho sobre la mano izquierda. Ovación.
Se retira del toro y con la muleta montada sobre la mano derecha se va acercando al toro. Dos buenos redondos. En el tercero el toro no pasa. Lo aguanta y sigue toreando al redondo donde en el remate el toro le pone los pitones en el cuello. ¡Valiente Manuel! Remata con el pase de pecho sobre la mano derecha.
Torea sin torear con la muleta plegada en el antebrazo izquierdo. Tres molinetes en cadena que remata con el pase de pecho sobre la mano derecha y se queda posicionado para el toreo al redondo. Dos redondos en los que el toro no humilla y comienza a gazapear.
Manuel opta por el encimismo. Metido entre los pitones le enjareta un redondo. Se cambia la muleta de mano sobre el pase. Un natural en el que resulta desarmado. Toma la muleta del suelo momento en que la música que estaba amenizando la faena deja de sonar.
Dos naturales a media altura para no molestar al toro. Vuelve la música. Naturales en los que el toro no se emplea mientras Manuel está valiente y sigue insistiendo con la muleta en la zurda. Como el toro no quiere embestir finaliza con un pase de pecho sobre la izquierda seguido de un pase del telón. El toro gazapea y Manuel hace un desplante torero para seguidamente salir de la cara del toro.
Sigue insistiendo al redondo a media altura para no molestar al toro. El toro desentendido del torero que pasa apuros en un arreón del toro porque está metido entre los pitones. Finalmente viendo que no hay posibilidad de remontar la faena, le torea por la cara y se va a por el estoque de matar.
Un banderillero con un capotazo cierra al toro y lo deja en la raya de fuera. Hasta allí va Manuel a por el toro y trata de buscar la igualada.
En la suerte contraria con el toro sobre la raya de fuera, al puñetazo, estocada caída que hace guardia por el costado derecho del toro. Estoque que tratan de sacar los banderilleros sin decisión por parte de ninguno. Finalmente la saca uno de ellos recibiendo una ovación.
En la suerte contraria entra derecho y logra una estocada en la yema. Capoteo de los banderilleros y el toro dobla. El puntillero acierta al segundo intento. El toro es pitado en el arrastre mientras las palmas del público sacan a Manuel Escribano al tercio para que salude.
Reportaje gráfico de lo acontecido en este toro.


















































































Manuel Escribano se va a recibir a su tercero a portagayola. Cuando sale el toro, Manuel ha de echar cuerpo a tierra porque el toro se le viene encima. Se levanta raudo y le administra una serie de tres verónicas ajustadas y ligadas que levanta al público de los asientos al tiempo que le tributa una gran ovación.
Tres nuevas verónicas extraordinarias de las que el toro sale huido. Otras dos más que remata con un farol. Gran ovación.
El toro comienza arrastrar las dos patas y el público protesta sonoramente por lo que el presidente saca el pañuelo verde de devolución a chiqueros. El toro es introducido a punta de capote.
Sale el tercero bis. Un toro corniveleto dotado de unas buenas velas. Un toro con un pecho fuerte que sale desafiante y engallado.
Manuel muy valiente lo lancea muy cerrado en tablas con una serie de verónicas que remata con una serpentina.
El toro lo han fijado en el burladero del tendido de sol mientras se posicionan los picadores. El astado está muy pronto cortando excesivamente por el pitón izquierdo.
En el caballo el piquero se agarra arriba. El toro aprieta pero el picador no acierta a meter las cuerdas y en los intentos enerva al público que lo pita con fuerza. Lo saca un banderillero dejándolo en el capote de Manuel quien tras probarlo con dos capotazos solicita el cambio de tercio que presidencia concede.
Manuel Escribano da tiempo al toro mientras salen los picadores. Una excelente chicuelita pero como el toro gazapea no puede posicionarse parta seguir con el quite que pretendía realizar a base de enlazar las chicuelinas con tafalleras. Remata con una media verónica a media altura que es aplaudida.
En banderillas, se va a por el toro en el primer par, lo gana la cara y clava en lo alto. En el segundo par se sube al estribo de los terreno de sol sale en busca del toro, le gana la cara y clava en lo alto. En el tercer par, con mucha tranquilidad girando sobre si mismo para que el toro se fije, se va a por el toro y cuadrando en la misma cara clava el par en todo lo alto recibiendo una gran ovación.
Manuel brinda a un señor que esta en los burladeros de sombra. Comienza la faena con la muleta portada en la mano izquierda y ayudándose del simulado, con ayudados por alto. El toro se aquerencia a tablas y Manuel tira de él con la finalidad de sacarle de la querencia. Lo lleva a los medios y sigue tirando para dejarlo en el mismo centro del ruedo. Un redondo, le pierde tres pasos. Dos redondos ligados. El toro se para. Se vuelve a posicionar Manuel. Otro más que remata con el pase de pecho sobre la mano derecha. Se pide la música.
Con la muleta portada en la mano derecha, dos redondos, a los que sigue un circular completo. El toro se para. Se posiciona nuevamente el torero. Dos buenos redondos. El toro se queda muy corto con una media arrancada. Duda el toro a embestir para el pase de pecho que le ofrece Manuel. Cuando lo logra recibe una ovación.
Con la muleta en la izquierda, le arranca un natural en el que el toro se ha arrancado dando un arreón. Otro natural más, sacado a base de valentía. Lo anima con la voz para que se arranque, pero el toro está muy mirón y muy pendiente del torero. Manuel le roba el pase de pecho y tras desplante, colocando el simulado sobre el testuz del toro, sale artísticamente de la cara.
Se vuelve a pedir la música. Manuel muy despacio y muy toreramente, se va acercando a la cara del toro. Tres redondos dados de uno en uno porque el toro no embiste con continuidad. Realiza el péndulo ante la cara del toro para dar fijeza a la siguiente embestida. Un pase por alto. Nuevo péndulo y se queda quieto entre los pitones. Nuevo pase por alto que trata de rematar con el pase de pecho sobre la mano derecha pero como el toro no quiere embestir realiza un desplante para salir toreramente de la cara del toro tras realizar el péndulo mirando a los espectadores.
Metido entre los pitones, un redondo. Se cambia la muleta de mano ante la misma cara del toro en acción temeraria. Se cruza entre los pitones citando para que se arranque el toro, pero éste rehúsa el ofrecimiento. Un natural que trata de rematar con el pase de pecho sobre la izquierda pero el toro no embiste y tirando los trebejos delante de la cara del toro se descara con él. El toro en un arreón le pone en apuros, esquiva y finalmente le toca el testuz.
En medio de la ovación del público se va a por el estoque de matar. Pases por bajo para buscar la igualada. En la suerte contraria y fuera de las dos rayas pinchazo arriba sin soltar. Nueva entrada y estoconazo que desgraciadamente hace guardia sobre el costado derecho del toro. El toro se va a las tablas. Manuel trata de sacar el estoque con el de descabellar, mientras un espectador detrás de nosotros dice: “Es igual no la saques que ya lo hemos visto todos”. Finalmente lo saca un banderillero y Manuel acierta al primer golpe de descabello. Recibe una ovación.
Reportaje gráfico de lo acontecido en este toro.



























































































Sale el cuarto. Es el toro más fino, más bonito y es el que más está en el tipo del encaste. No remata de salida en el burladero. Se emplaza en el centro de la plaza. Se le nota falta de fuerzas en el tercio posterior. Manuel Escribano le saluda con tres verónicas de las que sale suelto, para irse a los terrenos de nadie, lo que demuestra en principio mansedumbre.
Cuando trata de llevarlo al caballo, el toro sale suelto del primer capotazo y se va por su cuenta al caballo de picar. El piquero le da un picotazo. Lo saca un banderillero y lo deja en el capote de Manuel, quien con dos capotazos de prueba, solicita el cambio de tercio que presidencia concede.
Manuel toma las banderillas y desde el centro del ruedo se va en busca del toro que está entre las dos rayas de picar. Le gana la cara y prende el par arriba recibiendo una ovación. Toma el segundo par. Se sube en el estribo y saliendo en busca del toro y tras ganar la cara clava en todo lo alto. A la salida del par, el toro canta la gallina y se va a los terrenos de chiqueros. Un banderillero tira del toro con lances por delante sin cruzar y lo lleva a donde está Manuel subido en el estribo. Llama al toro que de momento no quiere acudir, pero cuando lo hace, le pone un par al quiebro y por dentro, que el público, puesto en pie, premia con una gran ovación.
El toro se refugia en el burladero de sombra. Allí va a por él Manuel quien tirando de él, lo lleva al centro del ruedo donde el toro canta la gallina huyendo hacia los terrenos de nadie. Vuelve a por él para tirar de él y tratar de llevarlo al centro del ruedo. Allí se lleva la muleta a la mano izquierda para enjaretarle un buen natural. En el segundo la muleta resulta enganchada en el remate y el toro vuelve a irse a los terrenos de nadie. El toro que no está por la labor por lo que el mismo espectador de antes grita: “Que clase de toros nos has traído”.
Manuel se va a por él y allí en ese terreno se dispone a torear al redondo. Dos redondos aislados. A la salida del segundo el toro se va descaradamente a las tablas del terreno de chiqueros y allí Manuel con un pase por delante sin cruzar trata de sacarlo de su querencia.
Decididamente ha de plantear la faena en ese terreno elegido por el toro. Un redondo a un toro que tiene media arrancada. Se cambia la muleta de mano y cuando le cita, el toro le da la espalda y lo saluda con una coz.
Manuel opta por una faena encimista a un toro con el que hay que tener cuidado por lo incierto en la embestida pero dotado de fuerza en los arreones.
El público conmina a Manuel para que lo mate. Tras unos pases por bajo de pitón a pitón Manuel opta por ir a por la espada de matar.
Entra a matar y al puñetazo logra una estocada que hace guardia El toro se acula en tablas. Manuel toma el descabello y acierta al segundo golpe.
El toro es pitado en el arrastre mientras Manuel Escribano saluda desde el tercio.
Reportaje gráfico de lo acontecido en este toro.


















































































Manuel ante la salida del quinto se va a portagayola. El toro sale de chiqueros directo a por el torero. Manuel logra esquivar la acometida. Ya en pie le administra una serie de verónicas, de pierna flexionada al tiempo que lo gana terreno, jaleadas por el publico. Remata con una media también de pierna flexionada. Gran ovación.
El toro sale suelto de cuantos capotes se interponen en su camino y se va a por los caballos de picar que están saliendo al ruedo. El primer picador le da un refilonazo.
Manuel le ejecuta un farol en el centro del ruedo y seguidamente por gaoneras lo lleva al caballo de picar rematando con una media verónica muy buena. Recibe una gran ovación por el toreo variado que ha realizado de capote.
El picador se agarra arriba en medio de las protestas del público que no quiere, incomprensiblemente, que el toro sea picado. Manuel solicita el cambio de tercio que presidencia concede, para seguidamente realizar su quite con el capote a la espalda por gaoneras en serie de cinco excelentes gaoneras que remata con una revolera. Gran ovación.
El toro en el centro del ruedo. Un banderillero se queda al cuidado mientras Manuel toma un buchito de agua y seguidamente tomar las banderillas.
Brinda el primer par al público y recibe la ovación pertinente. En medio de los sones de la música que interpreta el pasodoble “Puerta Grande” que en esta plaza suena a gloria, Manuel clava un excelente par. Toma el segundo par. Lo clava en todo lo alto siendo posiblemente el mejor par de cuantos ha prendido hasta ahora. Tras tomar el tercer par pide a sus banderilleros que le cierren el toro pues posiblemente lo ponga al violín. El mismo lo pone en suerte toreando sin torear. Trata de clavar al violín pero el toro en el embroque se echa fura y solamente clava un palo. Luego juguetea con el toro hasta lograr pararlo. Gran ovación que agradece desde el tercio.
Brinda a un joven que ocupa barrera de sombra. Comienza su faena de rodillas en el centro del ruedo toreando al redondo. Ya de pie se lleva la muleta a la mano izquierda y se va acercando lentamente al toro. Cuando está en las proximidades del astado monta la muleta sobre la mano derecha para lograr tres buenos redondos. El toro se para. Otro nuevo redondo que, tras cambio de muleta por la espalda, remata con el de pecho sobre la izquierda. Ovación.
Muleta en la diestra. Tres buenos redondos. En el último el toro le acosa. Se cambia la muleta de mano, le administra un natural y remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda seguido de un desplante torero.
Se distancia del toro. Se acerca con la muleta portada en la mano izquierda. Cuatro excelentes naturales. En el quinto el toro se para. Lo aguanta y remata con un pase de pecho sobre la mano izquierda.
Deja reposar al toro mientras se acerca toreramente con la muleta montada sobre la mano derecha. El toro se entretiene en escarbar. Tres buenos redondos en los que el toro se sale del pase al final de la ejecución.
Dos buenos redondos en los que ha aguantado la embestida descompuesta del toro. Cambia la muleta de mano sobre el pase. Un natural y remate final con el pase de pecho sobre la mano izquierda. Desplante en el que con la pierna izquierda toca la pala del pitón del toro.
Se distancia del toro y se acerca a él con la muleta portada por la mano izquierda. Tres excelentes naturales. El toro se para. Tres buenos naturales. El toro se para nuevamente. Un invertido. Aguanta delante de la cara del toro. Se cambia la muleta de mano y remata con el pase de pecho sobre la mano derecha. Muy en las cercanías del toro administra un invertido muy lento acomodándose perfectamente a la lenta embestida del toro. Ovación.
Desplante de rodillas dando la espalda al toro. Ya de pie el toro se niega a embestir. Un natural. Tira los trebejos y se queda ante la cara del toro tocando el pitón izquierdo con la mano izquierda.
Tras tomar el estoque de matar se va al toro para terminar la faena. Manoletinas. La primera muy despegada. Cuatro manoletinas más un redondo que remata con el pase de pecho sobre la mano derecha.
En la suerte natural, y delante de chiqueros, entra a matar y logra una estocada ligeramente trasera tras entrar de muy largo. El toro dobla y la plaza se puebla de pañuelos blancos al tiempo que aparecen gritos de ¡Torero! ¡Torero!. El presidente que vuelve a remolonear en la concesión de la primera oreja. Cuando la concede los gritos piden la segunda con insistencia y finalmente la concede. El toro es aplaudido en el arrastre. Dos orejas.
Reportaje gráfico de lo acontecido en este toro.




















































































































Manuel se va a recibir a su sexto y último toro a portagayola.
El silencio se corta en la plaza de toros de Antequera. El, toro tarda en salir porque no le han apagado la luz del pasillo de salida de chiqueros y está deslumbrado.
Manuel en tanto, aguanta impertérrito la salida del toro con las rodillas en tierra. Lo recibe con la larga y luego en pie lo torea ajustadamente a la verónica en medio de los aplausos del público que ha comprendido el enorme valor que posee el diestro de Gerena. Ha intercalado chucuelinas entre las verónicas con la finalidad de dar continuidad a la embestida del toro. Finalmente remata con una media sobre el pitón derecho del toro. Gran ovación.
El toro se emplaza en terrenos junto a la puerta de salida de los picadores y les impide la salida. Finalmente tirando de él lo han llevado al extremo opuesto de la plaza.
El toro ha sido toreado pero no fijado de ahí que se vaya a por el picador cuando aún no se ha posicionado. El piquero se agarra arriba. El toro sale suelto y vuelve nuevamente al ataque al picador, quien nuevamente le administra otro picotazo. El toro sale suelto y se va en busca del otro picador sin que cuando está cerca le ataque.
Manuel Escribano solicita el cambio de tercio que el presidente concede. Cuando los picadores abandonan el ruedo Manuel realiza su quite por chicuelitas rematando con un recorte. Ovación.
Toma las banderillas y brinda el primer par al público recibiendo la ovación pertinente.
Manuel en el centro del ruedo. El toro en un burladero. Cuando lo cita se arranca como una locomotora. Le aguanta le gana la cara y le clava el par en todo lo alto. El segundo par, en medio de los sones de un pasodoble, arrancando desde muy largo Manuel se va a por el toro le gana la cara y clava en todo lo alto. Para el tercer par pide que le cierren al toro. De rodillas le pone el par entre las dos rayas al quiebro. Gran ovación.
Manuel saca a todos los que han intervenido en esta corrida y les brinda la muerte de este toro por dar con esta corrida por finalizada su temporada. Al final del acto recibe una gran ovación del público de la plaza.
Manuel sin probatura alguna comienza la faena de muleta toreando al redondo. Serie de tres redondos que remata con un molinete. Otro redondo más y sale andando elegantemente de la cara del toro.
Se retira mucho del toro. Lo cita. Un molinete. Serie de buenos redondos. El toro se para. Un redondo más. Se cambia la muleta de mano, sobre el pase. Un natural y en medio de los sones de la música que es seguida con palmas por los espectadores, remata con el pase de pecho sobre la mano izquierda.
Serie de buenos redondos templados y perfectamente rematados que remata con el pase de pecho sobre la mano derecha seguido de un desplante torero.
Se distancia del toro. Con la muleta en la diestra se va acercando al toro. Un redondo. Se cambia la muleta de mano sobre el pase. Un natural en el remate del cual es desarmado.
Molinete artístico dado con la muleta portada en la mano izquierda y se queda posicionado para el toreo al natural. Un toro muy mirón que está más pendiente del torero que de la muleta. ¡Toro con peligro!
Por el pitón izquierdo el toro no tiene un pase. Manuel intenta el natural y el toro por poco se lo lleva por delante. El potable es el derecho. Después de unos buenos redondos Manuel opta por la faena encimista metido entre los pitones.
Se distancia del toro. Con la muleta plegada sobre el antebrazo izquierdo, gira en torno al toro.
Muleta en la mano derecha. Una buena serie de redondos en medio de los sones de la música.
Manuel se va a por el estoque de matar. A la vuelta le enjareta tres manoletinas.
Busca la igualada y en la suerte contraria un estoconazo del que el toro dobla. La plaza se llena de pañuelos. El presidente concede la primera oreja. Un sector del público pide la segunda que no es concedida. El toro es pitado en el arrastre.
Reportaje gráfico de lo acontecido en este toro.




















































Hay que ser muy buen torero para en una encerrona no aburrir a la concurrencia. Manuel Escribano  hizo corta la estancia en la plaza a los aficionados y eso fue muy importante. Finalmente el torero es sacado a hombros de la plaza como dejo constancia en las siguientes imágenes.
































No hay comentarios: